Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

15/02/2018

8 playas de arena rosa

Por Florencia Rodríguez Petersen | ¿En busca de algo diferente? Además de mar azul e increíbles puestas de sol, algunas playas enamoran a los visitantes con su peculiar color. Corales y conchas son los responsables de teñir de rosa la arena, que tiene un encanto particular.

1

Horseshoe Bay, Bermudas

La joya de la isla

Podría ser uno más de tantos spots paradisíacos en las Islas Bermudas, el archipiélago británico cerca de la costa Este de Estados Unidos. Pero llama la atención -en una línea costera que se caracteriza por sus cuevas y amplias explanadas de arena- por su tonalidad rosada. Situada el sur de la isla, fue reocnocida como una de las 10 mejores playas del Caribe y es sede del Bermuda Sand Castle Competition, un concurso en el que se pueden apreciar construcciones increíbles.

2

Spiaggia Rosa, Italia

El mejor trío

Ubicadas en el estrecho de Bonifacio, al norte de Cereña, las playas de Budelli se encuentran entre las predilectas de la región. Fragmentos de coral, conchas y moluscos dan color a la arena del balneario que desde hace veinte años es territorio protegido y hoy ofrece cuadro un espectacular: el azul del mar choca contra la playa rosa y un poco más allá se descubre el verde intenso de la vegetación. Sin dudas, una postal para admirar.

3

Tangsi Beach, Indonesia

Paraíso oriental

Poco importa que sea un balneario alejado y de difícil acceso. Llegar a esta playa de Lombok es como arribar al paraíso. Snorkelling, pesca, buceo y surf son algunas de las actividades predilectas en la zona en cuyas aguas calmas y claras se puede nadar tranquilamente. Muchos turistas también aprovechan para remar y tomar inolvidables pstales desde el kayakl a pocos metros de la costa.

4

Elafonisi, Grecia

Pura naturaleza

La pequeña isla, al sudoeste de Creta, es uno de los destinos que sorprenden a los turistas que recorren la zona. Allí se encuentra la Reserva Natural de Lafonisi, lo que convierte el paisaje -colmado de narcisos de mar- en un sitio aún más espectacular. Unos pocos kilómetros al norte se encuentra Gramvousa, otro balneario de arena pastel.

5

Pantai Merah, Indonesia

Lujo asiático

Se encuentra en el Parque Nacional Komodo, conocido por ser hábitat natural del dragón de Komodo (el lagarto más grande del mundo) que toma su nombre de la isla. Agua turquesa, montes de color verde intenso, cielos despejados y claros se convierten en un marco de lujo para la explanada de arena rosa. El escenario es encantador tanto afuera como dentro del agua donde se pueden observar jardines de coral en incréibles condiciones además de un sinfín de especies de peces de diferentes matices y tamaños. La vía de acceso habitual es a traves de Bali, que tiene un aeropuerto muy activo: allí aterrizan aviones internacionales y desde allí despegan pequeños aeroplanos a Labuan Bajo, desde donde parten ferries al parque.

6

Playa de Ses Illetes, España

Máximo encanto

Formentera, al igual que las demás Islas Baleares, es conocida en todo el mundo por la calidad de sus playas. Esta, situada al norte dentro del Parque Natural de Ses Salines, fue reconocida entre las cinco mejores playas del mundo y muchos consideran que es la más bella en Europa. Está rodeada por islotes y arrecifes, a cuatro kilómetros de la savina y se puede acceder a ella por tierra o por mar. Tiene una pendiente suave: a 50 metros de la orilla el mar alcanza una profundidad de un metro y medio. Por su riqueza natural y su valor paisajístico, fue declara por UNESCO Patrimonio de la Humanidad.

7

Kaihalulu, Hawai

Pasión por el mar

El color rojo intenso de la arena deriva de la fuerte concentración de hierro de la región de Maui donde se encuentra este pequeño y solitario paraje. Sin dudas, aparte de ser una excentricidad a nivel visual, este rincón de Maui es un destino paradisíaco que bien vale la larga y extenuante caminata que se requiere para acceder. Debido a las numerosas corrientes, el mar no es apto para nadar, pero aun así es un sitio que vale la pena conocer.

8

Pfeiffer Beach, Estados Unidos

Atardecer colorido

Como la mayoría de las playas californianas -y aunque sea menos conocida que otras- esta es perfecta para hacer surf. Lo que la diferencia es el tono violáceo de su arena, causado por la alta cantidad de manganeso. Otro de los atractivos de este destino (unos 250 kilómetros al sur de San Francisco) es cómo cambia su brillo a medida que cae el sol, ofreciendo a los visitantes atardeceres inolvidables.

Edición Nro:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *