Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

La casa se levanta en el más privilegiado enclave de Punta Piedras, justo donde se dividen las aguas del Río de la Plata y el Océano Atlántico.
El pedido de los dueños fue disfrutar de todos los ángulos. El living, con grandes ventanales, cumple el deseo. Hormigón en el techo, blanco como paleta y un sector de avistaje y otro de lectura con chaise longue Le Corbusier delimitan las zonas.

Imagen anterior
Imagen siguiente
Placer desde cada rincón
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *