Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

15/03/2018

El rodaje de Edha desde adentro

Por Pablo Steinmann | A días del estreno de la primera serie que Netflix produjo en nuestro país, sus protagonistas nos cuentan de qué va esta misteriosa historia centrada en el mundo de la moda.

“Bienvenidos a Edha”. La frase -que resonará tanto durante la visita al rodaje como en los propios diálogos de los protagonistas- es el resumen perfecto de una sensación compartida: Edha es mucho más que el nombre de un personaje, es una marca, un universo complejo y flexible en el que orbitarán todas las historias de este esperado envío, el  primero que Netflix produce en nuestro país y para cuyo estreno sólo faltan cuatro días (próximo viernes 16).

Hasta ahora no es mucho lo que se sabe de la trama y en el encuentro con cada uno de los actores se notará la extrema cautela para no caer en spoilers. Con ese mismo cuidado, diremos entonces  que la historia se centra en Edha (Juana Viale), una diseñadora de alta costura local que busca crear una colección que la consagre definitivamente (y la saque además de varios apuros económicos). Junto a ella trabajan su padre (Osmar Nuñez), su fiel asistente (Juan Pablo Geretto), y un grupo de costureras que ella misma decidió instalar en su propia casa. Tiene una rival acérrima (Julieta Zylberberg) y una “madrina artística” (Inés Estévez), que durante muchos años fue íntima amiga de su madre (que está muerta y sólo aparecerá en flashbacks).

Divorciada, y madre de una hija adolescente (Delfina Chaves), está atravesada por múltiples misterios y crisis. “Edha, al igual que la serie, es muy compleja. Es como una telaraña gigante, y eso es lo que la hace tan atractiva. Es una pieza fundamental de un gran rompecabezas”,  resume Juana Viale  en un alto de las grabaciones. Está en su “casa”, una antigua mansión de la zona de Retiro en la que se mezclan hilos, telas y muchas obras de arte (sin contar, claro, los infinitos tendidos de cable, luces y micrófonos que invaden todo el backstage). Enfundada en uno de sus característicos vestidos  negros, la actriz completa: “Todas las creaciones de mi personaje están relacionadas con su vida, su madre y el arte. Esos son sus principales vectores hasta que se cruza con Teo (interpretado por el galán español Andrés Velencoso), un tipo que viene de un mundo muy distinto al de ella y que se terminará  transformando en su musa inspiradora”.

Dos mundos

Dirigida por Daniel Burman y escrita por Mario Segade y Virginia Martínez, la serie indaga en el lado B de la moda, en su costado más oculto y prohibido, anclado en las periferias, más precisamente en los talleres clandestinos que ofician de proveedores a muchas de las marcas top del circuito. De allí proviene Teo, un muchacho que buscará venganza tras la repentina muerte de su hermano (el colombiano Daniel Pacheco).

Para ello se meterá en la vida de Edha, gracias a su tesón pero sobre todo a su innegable sex appeal. Con mucha experiencia en el fashion business –fue modelo  de Chanel y protagonizó una recordada campaña de Louis Vuitton junto a Jennifer Lopez en 2003- Andrés Velencoso señala: “Esta cuestión de Pigmalión que hay en la moda yo la vi muy de cerca, sobre todo con colegas brasileños, muchos de los cuales venían de favelas y de un día para otro se convertían en los modelos más cotizados del momento, apadrinados por tal fotógrafo o diseñador”. Tras él aparece otro galán, el argentino Pablo Echarri, que compone al ex marido de Edha y padre de su única hija, con quien intentará recuperar el vínculo tras una prolongada ausencia. “La serie juega mucho con las apariencias y los diversos puntos de vista. No es un melodrama clásico, hay misterio, suspenso, crimen…. Y mucha doble intención. En ese sentido, nunca queda del todo claro para qué vuelve mi personaje, que está a punto de convertirse en juez de la Suprema Corte, si es por amor a su hija o por conveniencia política…”, comenta.

Como si fuera una sutil ironía del destino (aunque claramente no lo es), la casa y principal locación de la serie está divida en dos: por un lado, la morada de Edha, y por el otro, los distintos ambientes que componen aquel mundo marginal. Justin (interpretado por Flavio Mendoza) también vive acá, rodeado de sus “chicas” (tiene una agencia de modelos) y de muchos de sus secuaces.  “Justin no tiene nada que ver conmigo. Si bien ambos tenemos un origen humilde, lo cierto es que yo siempre fui un fifí y él es todo lo contrario, un tipo muy duro, bastante mafioso te diría”, comenta entre risas. Por allí se la puede ver también a Sofía Gala, que interpreta a Celia, la novia de Teo y por ende, futura enemiga de Edha, con quien ya estuvo relacionada en ese pasado tan oscuro como misterioso. Al respecto, la propia Juana comenta: “Todos nos preguntamos en algún momento de nuestra vida “¿por qué soy así? Y de eso trata Edha. De revolver. En nuestra historia, nuestros vínculos y en nosotros mismos”, concluye.

Archivado en: , , ,
Edición Nro:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *