Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Bombyx Mori es el gusano que se usa normalmente para producir seda. Se alimenta de hojas frescas de mora.
20/04/2018

Qué es y cómo funciona el Proyecto Seda

Por Florencia Rodriguez Petersen | Especialistas del INTI promueven la sericultura a través de Proyecto Seda, un programa de alcance internacional destinado a promover la sericultura en todo el país.

La industria de la moda comienza mucho antes del show. Industriales textiles, productores de hilados y diseñadores de estampas se darán cita esta semana en Emitex, Simatex y Confemaq, el salón que reúne a los proveedores de la industria textil y de confección. Uno de los espacios destacados en esta edición -que lleva como nombre Moda + Tecnología, del hilado a la indumentaria- será el de Proyecto Seda, impulsado a nivel local por el INTI y con financiamiento europeo. “Lo que nosotros promovemos es una producción complementaria a una pequeña explotación agrícola. Unas dos o tres hectáreas con conejos, gallinas o algo similar. No sugerimos que las familias sólo se dediquen a producir seda porque en gran escala aumenta mucho el costo por la mano de obra. Una pequeña explotación, manejada por la familia da un ingreso adicional interesante ya que el capullo, la fibra y la lana de seda se venden muy bien”, explica la Ingeniera Patricia Marino, Directora del Proyecto Seda que comenzó a gestarse en 2016 y que hoy provee huevos de Bombyx Mori -gusano productor del capullo de seda- a más de 50 emprendedores agrícolas en las provincias de La Pampa, Misiones, Jujuy y Buenos Aires. El cultivo no requiere grandes espacios, pero sí es necesario que se lleva a cabo en un clima templado propicio para el crecimiento de la planta de mora ya que los gusanos se alimentan con hojas recién cosechadas.

“Una pequeña explotación, manejada por la familia da un ingreso adicional interesante ya que el capullo, la fibra y la lana de seda se venden muy bien”, explica la Ingeniera Patricia Marino.

En el espacio que Proyecto Seda tendrá en Costa Salguero (sede de la feria textil organizada por Messe Frankfurt), los visitantes podrán ver los distintos momentos de la producción del gusano además de apreciar diferentes usos de la seda. En la Facultad de Agronomía de la UBA se crían gusanos del tipo Bombyx Mori. “Mantenemos un banco genético, estamos desarrollando diferentes líneas adaptadas a las condiciones de Argentina. Los huevos se guardan en heladera entre 1 y 5º. Duran hasta un año, por eso estamos continuamente haciendo cría. Queremos lograr un capullo más grande, que tenga mayor filamento. Nosotros mejoramos el rendimiento del capullo, en el INTI evalúan la devanabilidad”, explica el Ingeniero Agrónomo Claudio Basso de la Cátedra de Producciones Animales Alternativas mientras muestra las bandejas donde los gusanos se alimentan con hojas frescas de las moreras que crecen junto al galpón.

Una vez que el gusano está maduro, teje un capullo con un solo hilo y una sustancia que se endurece con el aire afin de proteger a la larva situada dentro del mismo. Pasan unas dos semanas entre este proceso y el nacimiento de la crisálida por lo cual se recomienda a los productores cortar el proceso alrededor del décimo día colocando los capullos en horno suave durante una hora a fin de evitar que el animal rompa la fibra. “El capullo se ablanda con agua caliente y se usa una máquina devanadora para hilar. Cada uno tiene un solo hilo de seda que puede medir entre 800 y 1300 metros: es como un ovillo de hilo”, desarrolla Basso. “Esto se llama filamento continuo. También se hace lana de seda, con fibras cortadas. Por ejemplo, cuando la mariposa rompe el capullo”, agrega Marino antes de marcar que entre el hilado continuo, la lana (que se hace a partir del vellón de seda, cuando el capullo fue partido) y el capullo de seda (que se usa en artesanías) hay una gran diferencia de valor por lo que parte del Proyecto Seda tiene que ver con motivar a los productores a llevar a cabo el proceso de hilado, cuya delicadeza depende en gran parte de la habilidad de quien hila. “En el INTI tenemos una máquina devanadora para sacar el hilo del capullo y hacer el hilado continuo. Desarrollamos esta máquina con la idea de que los productores no vendan el capullo sino el hilado porque genera una diferencia de precio muy importante”, señala. Si bien Bombyx Mori es la especie principal para producción se seda, existen diferentes hilados en la naturaleza. “Esta es una especie que ya fue domesticada y permite calcular una producción agraria teniendo en cuenta la cantidad de huecos y estimando el alimento que se necesita. Es algo estandarizado. Además, a diferencia de las especies salvajes, la crisálida no podría vivir si naciera ya que sus alas son demasiado pequeñas y no puede volar”, cuenta Marino. Si bien es poco habitual la sericultura silvestre, en nuestro país hay una experta en el tema: se llama Paula Quiroga y vive en la localidad de Ancasti (Catamarca). Cosecha capullos del monte y aprendió de su abuela la forma de transformarlos en hilo con un arte increíble, utilizando técnicas antiguas de la seda andina. Sus hilos no son blancos, como los que produce el Bombyx Mori sino dorados, porque así es el hilo que producen las especies silvestres, ese es el tono de la seda salvaje.

Edición Nro:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.