Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

22/04/2018

Conocé a la excéntrica hija de Ágatha Ruiz de la Prada

Por Fernando Gomez Dossena | Divertida, colorida e irreverente, así es está joven que trabaja en la empresa de su madre, es DJ y sueña con escribir un libro. Cómo ser hija de una mujer tan singular y no morir en el intento.

Cósima es mucho. Mucho color, mucho ruido, mucho humor, mucha carcajada. La hija de la diseñadora Ágatha Ruiz de la Prada y del periodista español Pedro J. Ramírez (ex director del diario El mundo) no pasa para nada inadvertida. Llegó por primera vez a Buenos Aires y, por supuesto, fue un torbellino. La excusa de la visita fue el lanzamiento de la nueva fragancia que la tiene como imagen. Cósima (28) estuvo 15 años interna en una escuela en Inglaterra, luego estudió Historia en la Universidad de Brown en Estados Unidos y hace poco tiempo se sumó al team que trabaja en el emporio Ágatha Ruíz de la Prada.

Lee también:
>Ágatha, “Yo misma soy una tendencia”

-¿Cómo te definirías?
-¡Uy qué pregunta complicada! Parte de lo que me ayuda a definirme es mi ropa, lo multicolor que me visto…

-¿Te definís como Dj?
-Para nada, tampoco como bloggera, ni it girl…Soy Cósima, ¿qué más?

-¿Fuiste rebelde con tu madre? ¿te vestiste de negro, por ejemplo?
-¡Claro! En mi adolescencia hice todo lo posible por hacerle la guerra. Me vestía de negro y tenía un spray “anti Ágatha”. Sólo usaba ropa prestada y vintage para parecer normal. La gran rebeldía era vestirme de beige con tailleur. Mi mejor amiga, que tenía una familia clásica y tradicional, era mi ídola. Su vida me parecía fascinante. Luego me di cuenta que era una rebeldía absurda, hay algunas más interesantes que vestirse de negro…

-¿Cuáles?
-La rebelión perpetua, ¡claro!
-¿Cómo fue ser hija de dos personas tan importantes en España?
-No son importantes, ¡son intensas! Son megalómanas ambos. Y yo he salido un poco así, es inevitable. En casa siempre hubo grandes batallas de egos. Por otro lado, tuve muchísima suerte porque me han dado grandes ejemplos. Mi mamá es una fiera del trabajo y eso me lo inculcó. Si eres feliz trabajando puedes ser infinitamente feliz. Y es así.

-¿Cómo es trabajar con ella?
-¿Con mi jefa? (risas). Al principio fue difícil y nos dimos cuenta que nos parecemos mucho. Pero con el tiempo las aguas se fueron calmando, gracias a que mi hermano Tristán entró también al estudio. El es Buda reencarnado. Ahora nos peleamos mucho menos y me encanta porque cada vez me hace más caso. Soy como ella, intensa y mandona.

-¿Qué hacés en tu vida además de trabajar?
-Tengo demasiados hobbies.

-¿Cuáles?
-Estoy empezando a tocar el bajo electrónico, hago jujitsu brasileño y quiero probar nuevas artes marciales con espadas. Por otro lado, me encanta la literatura, quisiera escribir novelitas o historias cortas. También tenemos una columna en el diario La razón bajo el nombre de mi madre y mío supuestamente, pero hasta el día de hoy diría que no hay ni una sola palabra que no la haya escrito yo (risas).

-¿Qué te inspira?
-Soy fanática de la ciencia ficción y de la historia. Es muy difícil ser original en la literatura, me gusta experimentar con la conciencia, las realidades paralelas, con todo lo freaky. Acabo de descubrir al escritor Philip K. Dick y estoy apasionada.

-¿Vivís sola?
-Ahora no, vivo con mi madre y mi hermano y trabajamos juntos, así que es muy entretenida la cosa. Mi mamá viaja muchísimo, entonces no nos cruzamos tanto.

-¿Es un hogar muy colorido?
-¡Claro! Y a rayas.

-¿Sos rebelde en el amor?
-En todo, me gusta ser rebelde. No quiero resistirme a los estereotipos y a lo que se me imponga. La mejor rebeldía es hacer lo que te da la gana en todo momento. Es cuestión de fortaleza propia, yo viví siempre el amor de manera alocada y hasta a mi madre le costó entenderme…

-¿Cómo cuándo te enamoraste de una mujer?
-Claro, por eso digo que soy rebelde. Y mi mamá que siempre fue híper moderna, pero en ese aspecto le costó entenderlo. Definirme por mis elecciones sexuales le costó. Crecí con una educación bien liberal, así que hago lo que quiero y no me rotulo.

-¿Estás en pareja?
-No, con tantos hobbies no tengo tiempo. Y encima tengo 12 perros en el campo, en cuanto tengo un momento libre es para ellos. Son mi pareja olvidada. Tengo mis favoritos, casi todos rescatados, desde que volví a España fue creciendo el número de acumulados y se nos conoce por ser perrunos, entonces cuando hay un perro maltratado me llaman a mí.

-¿Cómo fue vivir el famoso divorcio de tus padres? (N. de la R.: el padre abandonó a Ágatha de sorpresa luego de 20 años de matrimonio porque tenía otra mujer).
-Fue demasiado mediático para mi gusto. Es curioso vivirlo, porque te sentís más adulta que tus padres. Hay una inversión de los papeles curiosa y eso significa crecer. Me tuve que tomar todo con sentido del humor y calma y apoyando a cada uno de ellos.

Edición Nro:

 

 

2 pensamientos en “Conocé a la excéntrica hija de Ágatha Ruiz de la Prada”

  1. ME PARECE RARISIMO QUE UNA PERSONA DE 28 AÑOS VIVA EN CASA DE SUS PADRES Y NO TENGA LA MAS MINIMA INTENCION DE IRSE A VIVIR SOLA COMO LO HACE LA MAYORIA…ALGUN PROBLEMA PSICOLOGICO DEBE TENER…ME PARECE QUE DEBE ESTAR VIVIENDO UNA ADOLESCENCIA TARDIA DESPUES DE TANTOS AÑOS DE AISLAMIENTO EN UN COLEGIO INGLES…TENDRIA QUE IR A VER AL PSIQUIATRA…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.