Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

NIDO | Juana della Paolera y Carolina Ceballos - En 2017 ganaron el I Concurso Terma Bafweek. “Elaboramos nuestros productos en una cadena limpia de producción, utilizamos desechos textiles y no textiles”.
27/04/2018

Reusar: una tendencia para salvar al mundo

Por Florencia Rodríguez Petersen | Reutilizar fue la consigna en el primer desfile de Positive Label, una plataforma creada para impulsar a las marcas que siguen lineamientos de diseño sustentable.

“Me interesa la cuestión ambiental y mi pasión siempre fue la indumentaria. Fuí víctima de la moda: me encanta viajar y ver qué se hace y usa afuera. En algún momento empecé a darme cuenta de otras cosas ligadas al sector, la moda no era lo que yo pensaba”, cuenta Vanina Chiappino para explicar qué la impulsó a crear, hace poco más de un año, Positive Label. Su socio en este proyecto -que intenta promover otra forma de hacer y consumir ropa- es Santiago Bouquet Roldán. “Él es economista, está orientado a la filantropia y tiene un costado de negocios muy fuerte. Se ocupa más de lo contable y los papeles, de enfocar esto como un negocio porque no somos una ONG sino una empresa”, explica al tiempo que reconoce que, aunque se formó en relaciones internacionales y siguió una orientación en asuntos medioambientales, ella tiene una faceta más artística. Preocupados por el impacto de la industria de la moda en el mundo -principalmente la gran cantidad de descartes e insumos tóxicos que se utilizan- decidieron crear una firma que reuniera a firmas sustentables y sirviera al mismo tiempo para promover conductas más responsables en marcas y consumidores.

Lee también: >United Creators: el nuevo diseño argentino

 

“Empezamos a reunirnos con firmas que hacen las cosas bien. O que están interesadas en mejorar. Sabemos que hay un mercado para esos productos y queríamos darles mayor visibilidad”, señala.
El desfile es uno de los pilares de la compañía que pretende convertirse en un paraguas no sólo para mostrar colecciones sustentables sino también (y principamente) servir como canal de ventas a nivel local e internacional. “Estamos trabajando para abrir el market place de Positive label. Vemos que hay una oferta de marcas sustentables pero a veces es difícil encontrarlas y no están nucleadas en un mismo lugar”, afirma. Ella selecciona marcas que estén en sintonía con valores sustentables, especiamente en lo que respecta al uso de recursos. Este es un tema que preocupa a las creadoras de Abre. “Nos caracteriza el patchwork. Realizamos piezas con recortes que quedan de la tizada. A veces es un camino más costoso, pero es el indicado para que el mundo esté mejor y eso es fundamental para nosotras”, asegura Luz Arpajou de la firma.
En el show compartieron la pasarela marcas que recién comienzan, como Umbral (trabajan con fieltro y realizaron una cápsula con reciclados para Positive Label) y otras con más trayectoria y firmes políticas de sostenibilidad, como Manto o Abre. Aunque la consigna fue reciclar, no fue una condición sine qua non para los diseñadores participantes. “Hay quienes trabajan con otras bases igualmente sustentables”, explica Vanina y sigue: “por ejemplo Manto o Cúbreme que tienen una gran trayectoria en este ámbito. Sin embargo, hay otras firmas que aun necesitan ser educadas: queremos educar, que los diseñadores sepan que pueden hacer todo de un modo más sustentable”. Un ejemplo de reciclado es Jessica Pullo: “Trabajo con descartes urbanos como sachets de leche o paquetes de snacks; también trabajo con descartes de la industria textil como retazos y bolsas que envuelven los rollos de tela”, dice quien desarrolló una técnica con dobleses y encastres que le permite lograr piezas al cuerpo con esos materiales. Con la misma inquietud, Greta Gurfein (Content Not Found) se concentra en el otro extremo de la vida útil de sus accesorios y prefiere materiales biodegradables. “Se convierten en compost una vez que el producto se descarta”, afirma.
Una de sus mayores preocupaciones es el volumen de descarte textil y la contaminación que genera. Esta inquietud obligó a Chiappino a cambiar de hábitos: “Hoy no me importa sólo verme bien sino que me pregunto si estoy haciendo bien. Miro las etiquetas para ver de qué está hecha la ropa, de done viene y trato de vestirme de la forma más natural posile: lana, seda, algodón. Trato de usar las prendas al máximo y si me canso de algo, busco la forma de transformarlo: hablo con la modista del barrio para ver la forma de reinventar. Creo que soy más consciente de lo que costó hacer cada ítem”, relata. Tal vez por esto, invitó a la uruguaya Alice Otegui, alma mater de Calmo. “Trato de hacer prendas atemporales y juego mucho con la moldería buscando el mínimo desperdicio. Eso me lleva a usar cortes geométricos y de ahí surgen siluetas con una estética bastante constructivista”, comenta.

Lee también:
>Cómo se hizo la primera escuela sustentable del país

Junto a su socio, tiene previsto realizar en mayo una misión comercial a Brasil, que les permitirá introducir los productos de las marcas que integran Positive Label en el mercado carioca. “Aparte de que el consumo es mayor, allá hay más conciencia del cuidado del medio ambiente y de las personas. La gente valora y compra diseño sustentable”, sostiene. Para dejar claro que la postura es salir de los cánones a los que la moda nos tiene acostumbrados, fue ella misma quien eligió a las modelos para el desfile en el Museo del Traje y le llamó la atención que muchas se sorprendieran al ser convocadas: “Una me dijo que como era muy baja y jamás la llamaban para los desfiles; otra me comentó sobre sus caderas anchas y cuando llamé a una que estaba embarazada me avisó que no iba a poder por eso”, describe y remata: “Me encanta la diversidad y esto también es inclusión: subir a la pasarela modelos que no están dentro de un estereotipo”. No es casual que quiera cuestionar los parámetros de belleza establecidos: “lo que nos importa -asegura- es generar un impacto positivo y por eso el nombre de la firma”.

Edición Nro:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *