Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

04/05/2018

Las nuevas it girls creadas por computadora

Por Florencia Rodríguez Petersen | Influencers y celebrities marcan el ritmo de la moda. Pero ya no están solas: ahora también compiten con modelos creadas digitalmente que buscan ser las favoritas.

¡A Lil Miquela le hackearon su cuenta de Instagram! Noonoouri es la infuencer del momento. Shudu Gram conquista al mundo con su estilo refinado. Bermuda desafió a su compañera a revelar su origen. Estos titulares dejan al descubierto el poder de los influencers en el mundo de la moda. Y no deberían llamar la atención… Salvo por el pequeño detalle de que ninguno de estos nombres hace referencia a una persona de carne y hueso. Se trata de modelos creadas digitalmente (CGI, Computer Generated Imagery, es como se conoce a este tipo de creaciones). Igual que las celebrities -locales e internacionales- ellas muestran sus vidas (bueno, algo así) en las redes sociales, opinan sobre los desfiles más exclusivos, presentan nuevos productos de compañías de alcance internacional y… ¡hasta se pelean entre sí!

“Los influencers son producto de una sociedad en tránsito a una nueva forma cultural”, explica Carla Ivaldi, consultora en Diseño de Indumentaria y docente universitaria y agrega: “Se trata de un cambio de paradigma impulsado por avances tecnológicos y, sobre todo, por la influencia que en la actualidad tienen las redes sociales”. En este sentido, la Dra. Laura Zambrini, socióloga e investigadora de CONICET, agrega: “Hay un cambio muy significativo en los modos de construir lazos sociales e identidades colectivas. Aplicaciones como Facebook o Instagram potencian la cultura visual en donde la imagen anula o desplaza a la palabra”. Efectivamente las relaciones ya no son lo que eran: los medios de comunicación masivos perdieron peso frente a otros mucho más personalizados e inmediatos.

Lee también:
>Amor 2.0: parejas en la red

 

“La figura del influencer actúa como canalizador de estéticas y estilos de vida, se convierte en una herramienta para llegar a la comunidad, opera desde la autenticidad y la credibilidad”, explica Ivaldi, quien sostiene que el hecho de que tengan un público muy segmentado promueve la fortaleza de los mismos, que son legitimados por sus usuarios. Justamente esta “autenticidad y relativa naturalidad de contenido de las publicaciones es clave en el marketing de los influencers que avanza veloz”, explica Florencia Mangini, del equipo de Visiones Trend Forecasting y adelanta que el surgimiento de influencers creadas por computadora (capaces de compartir detalles cotidianos y que tienen interacciones “reales” con sus seguidoras) es una de las microtendencias que analizarán en el próxima edición del Seminario Visiones los días 16 y 18 de mayo en Alcorta Shopping. “El reemplazo de los humanos por las máquinas es uno de varios cambios que deberemos afrontar social y culturalmente”, comenta y anticipa el nombre de la sección: Tomorrow is un real (mañana es i real). En pocas palabras, Ivaldi sentencia: “rompen el límite de lo real y lo falso, desafían las actuales demandas sociales”. Zambrini, por su parte, entiende el surgimiento de personajes como Noonoouri, Shudu Gram, Bermuda y Lil Miquela como “expresión de un clima de época” marcado por las nuevas tecnologías y su (aparentemente infinito) potencial.

Asimismo, señala que “nos permiten debatir sobre los límites y los dilemas éticos sobre lo real/virtual y los usos de la inteligencia artificial. Es difícil hoy saber el impacto a largo plazo desde lo sociológico, lo que sí sabemos que se está modificando es el modo de percepción hacia los otros”, remata. Estos avatares se muestran tan reales como una modelo o una celebrity, tienen una personalidad, una contextura física, un modo de hablar y hasta ciertos gustos que las identifican. “Nos lleva a planteos filosóficos: ¿Qué es lo real? ¿Qué es lo virtual? Son temas que se irán desarrollando durante el nuevo milenio. Quizás hoy sea el momento de preguntarnos a quién son funcionales estos influencers”, enfatiza Zambrini. Y, con algo más de irreverencia, Mangini reflexiona: “¿Qué hay de real en el mundo de la moda? Poco y nada”.

Edición Nro:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *