Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

26/05/2018

Gaby Natale: la argentina que ganó tres Emmy

Por Malen Lesser | Pasó de grabar su TV Show en un depósito de alfombras a ganar tres premios Emmys. La argentina que triunfó en Estados Unidos habla acá de su singular historia y de sus recetas
para cumplir los sueños. Incluso los más osados.

Estrella televisiva en Estados Unidos, mujer y latina en plena era Donald Trump, Gaby Natale (38) nació en La Plata y se recibió en nuestro país de la carrera de Relaciones Internacionales con posgrado en Periodismo. Estuvo buscando trabajo por casi dos años, en plena crisis del 2001. Ella asegura que esa fue su oportunidad más grande, el origen de su fuerza y de lo que logró tener después: un programa televisivo (SuperLatina) que se ve en todo Estados Unidos, un Emmy a Mejor Programa y dos a Mejor Conducción. A la lista habría que agregarle un flamente libro
(El círculo virtuoso) y el protagónico de una Ópera en homenaje
a Piazzola.

-¿Cómo empezó la historia de tu éxito?
-Salí de la universidad como todos los graduados con ganas de comerme el mundo, pero el mundo tenía un plan diferente para mí. En ese momento, el país tenía más de 20 por ciento de desocupación… Cuando pasás mucho tiempo desempleada pensás que esa falta de respuesta es un reflejo de lo que valés. Estaba desesperada. Un día me llamaron para trabajar gratis en una convención, no tenía nada mejor que hacer que quedarme lamentándome y fui. Tenía que acomodar sillas y repartir flyers, pero falló un traductor, yo era bilingüe y los salvé. Ese comité de profesores de Washington quedó contento y cuando se fueron empezaron a mandarme investigaciones para que las traduzca. Con el tiempo se les abrió una vacante y me llamaron. Pasé de estar desempleada en Argentina a ser empleada en Washington. Tenía 24 años.

-¿De qué creés que se trata el éxito?
-De estar enfocada, de aprovechar las oportunidades y no darse nunca por vencida. Si yo me hubiese quedado aquel día en casa apenada porque tenía que ir a hacer un trabajo no remunerado ni relacionado a mis estudios, nada de esto hubiera pasado. Le puse actitud y llegó mi oportunidad. De ahí me derivaron a México por un cliente y comencé a cubrir como periodista free lance historias de frontera. Estaba entre Arizona y Sonora, una zona complicada. Por esa época cubrí para radio Continental el encuentro entre Néstor Kirchner y George Bush en la Casa Blanca. Univisión vio mi trabajo y me ofreció el puesto de presentadora de noticias en Texas así que ahí volví a Estados Unidos.

-Pero vos querías tu propio show…
-Sí, veía a Ophra Winfrey y a otras y quería eso. Finalmente había obtenido la green card que era más que la visa de trabajo, era la residencia: podía quedarme. Yo me enamoraba de las historias, siempre sentía que me quedaban aspectos sin contar. Ese fue el impulso.

-¿Entonces creaste el show SuperLatina?
-Sí, quise crear un concepto de un programa que representara a la mujer latina. Porque aún hoy existe el estereotipo: o es la bomba sexy o hace sólo determinados trabajos como camarera o mucama. Salimos a buscar socios y ni siquiera sabíamos que teníamos que ir con un piloto, fuimos con nuestra presentación en power point. Nuestra visión y nuestro entusiasmo impactaron en un americano que nos ofreció un bloque latino los fines de semanas. Nos dio un camarógrafo, un director y un depósito de alfombras para filmarlo. Yo dije que sí, quizás otro no se hubiera rebajado. Así nació SuperLatina.

-¿Y ahí todo marchó sobre ruedas?
-Nooo, cuando vino la crisis en Estados Unidos dijimos, o nos expandimos y salimos para adelante o muere el show. Estábamos en una sola cuidad (Texas), y salimos por todo el país a venderlo, hasta que recibimos la propuesta de que fuera nacional. Era el llamado que queríamos recibir desde que empezamos en el depósito. Ya teníamos cámaras y equipos propios, teníamos el copyright de lo que hacíamos y por eso fue posible el libro, porque el libro es mezcla de un concepto personal con las entrevistas a los diversos personajes que hice. Ese programa es el que ganó 3 Emmys.

-¿Y cómo es ser mujer latina en la era de Trump?
-Todos los días te dan razones para luchar. Es una administración que decide temas de la mujer sin tenerla en cuenta, tratándola como objeto y denigrándola, refiriéndose a ella como “ésta es un 7, un 8”. Un verdadero espanto. Creo que ese machismo radical funcionó como un despertar para las mujeres. Es histórico lo que está ocurriendo. Yo me sumo siempre a ser portavoz de la fundación Voto Latino, para incentivar la participación política de las latinas. Hemos logrado récords de gente que se postula para cargos públicos por primera vez, desde chicas trans a mamás, todas mujeres latinas que dijeron “basta, hay que meterse”.

-¿Es tan fuerte la discriminación?
-Sí. Este año estuve entre las elegidas de la revista People como Mujeres más influyentes y todas sentimos que no era una edición más. Fue después del #MeToo. Creo que todas nos dimos cuenta de que hoy el poder de nuestra voz, sumado a las posibilidades que da la tecnología, es prácticamente infinito.

-En el medio de todo esto protagonizaste una ópera, ¿verdad?
-Cuando una logra sus objetivos, creo que no hay que acumular éxitos individuales sino utilizar eso para ayudar a los demás, siento que eso hago con SuperLatina y para que eso siga siendo así yo tengo que seguir incomodándome. Me ofrecieron un protagónico en María Buenos Aires, escrita por Horacio Ferrer, letrista de Piazzola a quien admiro y lo hice. Me fui del escenario sintiéndome victoriosa sobre mí misma porque me había animado a hacer algo que estaba fuera de mi zona de confort. El desafío es con uno mismo.

Edición Nro:

 

 

2 pensamientos en “Gaby Natale: la argentina que ganó tres Emmy”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *