Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

02/07/2018

Flores blancas: las favoritas para seducir

Por Fernando Gomez Dossena lDicen presente en la mayoría de las nuevas fragancias del mercado. Qué aportan estos hermosos ejemplares y por qué son ingredientes ineludibles para recrear un aroma bien actual.

Los perfumes claramente no existirían si no fuera por las flores. De cientos de colores y aromas son protagonistas indiscutidas de cada fragancia. Está más que claro que es imposible destronar la predominancia de la rosa en todas sus versiones y que manda en muchísimos y famosos jugos de altas casas de moda; pero de a poco y en silencio muchos ejemplares de flores blancas se hicieron lugar en el universo olfativo. Hoy en día prácticamente no existe fragancia femenina que no tenga aunque sea un toque de estas hermosas y cálidas flores. “Estos ejemplares aportan sensualidad al jugo. Tienen un perfume naturalmente cálido, casi carnal y embriagador según la intensidad, y eso nos da una sensación envolvente, como los brazos de una persona”, describe Alexandra Nadal, Jefa de producto de fragancias de Lancôme y Armani. En tanto, Martha Harff, creadora de Perfumumbue comenta: “El jazmín, la gardenia, el muguet, la camelia y la magnolia son las flores blancas más conocidas y utilizadas en la perfumería. Aportan un acorde delicado, sofisticado, transparente y energético”.

A la lista esbozada por la especialista se le suman especies como la rosa blanca, el lirio, el Ylan Ylan, la flor de azahar y la tuberosa. “A primera vista, las flores blancas se parecen mucho. Pero cuando entramos en la esencia de la flor, nos damos cuenta que cada una tiene un lado distinto. Algunas son más frutales, otras más solares o especiadas. Eso nos permite combinarlas a la perfección con notas que comparten este lado distinto como el coco, la vainilla, el mango, el ámbar, o especias tipo la pimienta rosa”, señala Nadal.

La tuberosa y la gardenia son las que tienen aroma mucho más fuerte y gran personalidad. En estos últimos tiempos se han incluido en muchísimos productos. Según explica la especialista de Lancôme y Armani, se debe a que las mujeres comenzaron a animarse a los aromas más fuertes e invasivos, entonces la inclusión de ellos amplió la familia olfativa. Para culminar, Pablo Schenfeld, embajador de fragancias Dior para Latam acota: “Las flores blancas le impregnan a una fragancia frescura, sutileza, feminidad y esa sensación de querer sentirlas más y más, de acercar cada minuto la nariz a la piel y gozar del aroma que llevamos.Las flores blancas como el jazmín según de donde sea su procedencia puede darle al perfume hasta un toque animal, que va más allá de lo sensual”.

Edición Nro:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.