Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

26/08/2018

Leo Sbaraglia: “Me separé pero con Lupe seguimos siendo familia”

Pablo Steinmann l El actor está por estrenar Acusada, junto a Lali Espósito, y por primera vez habla del duelo de su separación. Además, reflexiona sobre su rol de padre, su casi vuelta a Telefé y su pronto debut bajo las órdenes de Pedro Almodóvar.

Merece, por amplio margen, el título de viajero frecuente de casi cualquier compañía aérea. Entre rodajes, festivales, giras teatrales y sus recurrentes viajes a España, Leo no para realmente de volar. En breve, de hecho, partirá a Venecia, para la premiere mundial de Acusada, película que protagoniza junto a Lali Espósito e Inés Estévez y que se estrenará en nuestro país el 13 de septiembre, fecha para la que seguramente volveremos a tenerlo en estas tierras. Y tan conectado a la actualidad social y política de acá como siempre. Esta nota, por caso, se hizo poco después de la votación en el Senado al proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo y el tema le brotaba a Leo por los poros. Desilusionado con el rechazo de la Ley, mostró videos de la marcha en el Congreso que hizo junto a su hija Julia, de 12 años. “Quería acompañarla sí o sí, como ya lo había hecho en la anterior votación en Diputados”. Sobre ese vínculo y sobre un presente en el que se mezclan Almodóvar, su separación y su casi vuelta a la televisión local hablará largo y tendido este -errante- actor argentino.}

-Te veremos en breve en Acusada como papá de Dolores, personaje que interpreta Lali Espósito. ¿Te costó verte en ese lugar?
-Sí, mucho. Cuando me contaron que era ella les dije: “Acabo de hacer de novio de Eva De Dominici, que es más chica que ella. ¡No me hagan esto ahora!” (risas). Finalmente Gonzalo (Tobal, el director) me lo explicó con la pura verdad: “nosotros tampoco la veíamos a Lali pero hizo, por lejos, la mejor prueba de todas”. Y apenas comenzamos a filmar, pude comprobarlo. Lali es una chica genial, hiper profesional en todo sentido. Y es muy llana, muy simple, se lleva bien con todos. Me hizo acordar mucho a Dolores (Fonzi), que también maneja un código muy similar, bien de “varonera”, como decíamos antes. Ya es tiempo de que le inventemos otro nombre a esa cualidad… (sonríe).

“No sé si algún día llegás a recuperarte del todo de una separación. Es como una muerte en algún punto. Está ahí y hay que aprender a convivir con ella”.

-La película interpela a cualquier padre de adolescentes de hoy, ¿te interesaba esa faceta del trabajo?
-Elegí hacerla por eso. No porque mi hija tenga 20 años, de hecho tiene 12, y en ese momento tenía 10, pero desde el minuto cero sentí que era un guión que nos iba a hacer pensar a todos los padres. En nuestros hijos, en cómo conectarnos mejor con ellos, con sus búsquedas y necesidades…

-¿Y con los riesgos de la edad también? El tema alcohol y drogas es central en Acusada
-Sí, y calculo que también lo será en nuestras vidas dentro de unos años pero siento que para eso falta todavía. Por ahora lo que más me preocupa es el tema del celular. Es una locura realmente. Ningún chico hoy puede despegarse de su teléfono, es desesperante. Este año, de todos modos, mi hija Julia está estudiando muchísimo para dar el ingreso al Nacional Buenos Aires así que tanto tiempo libre no tiene. En parte por esto último, para acompañarla en ese proceso, es que aposté a quedarme mucho más en el país este año. De hecho cuando apareció la propuesta de Telefé (Morir por amor), sentí que había llegado el proyecto ideal en el momento indicado…

-¿Y qué paso?
-(Suspira) A medida que fue avanzando el proyecto vi que la historia iba hacia un lado al que no me animé ir. Tan simple como eso. Con todo el dolor del mundo, porque me había súper entusiasmado y porque no tenía un plan B, decidí bajarme. Por supuesto que cuando se lo conté a Anahí (Berneri, la directora) y a Griselda (Siciliani) casi me cachetean, pero finalmente lo entendieron. No fue una decisión tomada contra ellas ni contra el proyecto. Fue algo muy personal y meditado.

-¿La nueva película de Almodóvar no tuvo nada que ver?
-No. Eso apareció meses después de aquella decisión. Me invitaron tres días a España para hacer una prueba con él. Y me eligió.

-¿Sos de festejar en momentos así?
-El mismo día que me dijo que sí, fui y me compré este reloj (muestra su Apple Watch). Lo quería hace rato y ese día me dije: “me acaba de elegir uno de mis cinco directores preferidos de todos los tiempos. Me lo merezco”.

-En los últimos años te han separado en varias oportunidades. ¿Cómo está hoy tu vínculo con Guadalupe Marín?
-Muy bien pero efectivamente estamos separados, hace ya un tiempo. Ojo que también me han inventado varios romances en el medio pero te aviso que son todos muy disparatados. Con “Lupe” estamos bien, transitando el duelo de la separación, que es un proceso largo y delicado. No sé si algún día llegás a recuperarte del todo de una separación. Es como una muerte en algún punto. Está ahí y hay que aprender a convivir con ella. Además, si bien nos separamos es un hecho que seguimos siendo una familia. Todas mis decisiones laborales, por ejemplo, se toman de a tres, las consulto tanto con ella como con Julia.

-En junio cumpliste 48 años, ¿cómo te llevás con tu edad y el paso del tiempo?
-Es rarísimo porque pasan los años y yo me siento cada vez joven. De verdad lo digo. Hago lo que me gusta, estoy con la gente que quiero estar y además, siento que tengo muchísimo por aprender todavía. Eso es un motor súper valioso. Parece una frase hecha, pero es la pura realidad. –

 

Entre Baires y Madrid

“Te juro que todo el tiempo le estoy diciendo que no a trabajos en España”, -comenta enfático- Pero la realidad de la ficción acá es clara: hay menos créditos, menos rodajes y menos trabajo. Mis ganas siguen siendo las mismas de siempre: vivir acá”, sentencia y pone como ejemplo varios proyectos locales en danza: un capítulo del unitario de Pol-ka Otros pecados (estrena en septiembre) y una posible película con Carlos Sorín. En breve concretará su participación en Dolor y gloria, la nueva opus de Pedro Almodóvar junto a Penélope Cruz y Antonio Banderas. “Lo conocí en las primeras lecturas de guión y confirmé lo que todo el mundo dice, es un divino total”, sentencia Leo.

Edición Nro:

 

 

3 pensamientos en “Leo Sbaraglia: “Me separé pero con Lupe seguimos siendo familia””

  1. pero que boludo es este hombre, si te separas no sos mas familia porque cada uno hará la vida propia por su lado sin intervención alguna del otro. cambia el verso que es insostenible e increible

  2. Leo, who cares? Qué necesidad hay de hacer declaraciones que solo incumben a tu flia?
    Pero ya que contás: la separación también la decidienron entre los 3?

  3. Leo, who cares? Qué necesidad hay de hacer declaraciones que solo incumben a tu flia?
    Pero ya que contás: la separación también la decidieron entre los 3?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.