Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

20/10/2018

Mariano Martínez: “No me llevo bien con la mentira”

Por Fernando Gomez Dossena | A poco tiempo de cumplir 40 el actor regresó al teatro y a la producción. Acá, habla sobre los vínculos amorosos, la diferencia de edad con su pareja y de su fiesta de cambio de década.

El camarín de Mariano en el teatro Astros es amplio y muy despojado. Sólo llama la atención la cantidad de fotos que cuelgan del gran espejo que cubre casi toda la pared. Cartitas, mensajes de amor y felicitaciones, imágenes de su familia, de sus padres y dibujitos de sus hijos decoran todo el espacio. A poco de cumplir 40 años el galán esta produciendo y protagonizando la obra Mentiras inteligentes. Junto a Arnaldo André, Betiana Blum y Florencia Torrente se sube al escenario para contar los vericuetos de una típica relación amorosa. El mandato de la familia, la traición, lo oculto, el amor y el desamor son parte de esta pieza teatral francea dirigida por Valeria Ambrosio.

-¿Qué temas de la obra te hicieron reflexionar?
-(Piensa). Muchísimos, pero más que nada el tema de las mentiras y el desgaste de una pareja. Siento que uno cuando ya tiene una relación de varios años a veces deja de mostrar su lado brillante para mostrarse opaco y eso no está bueno. Pienso que tenemos que prestar más atención a los vínculos y no dejar que con el paso del tiempo suceda eso.

-Pero, es una tarea difícil…
 ¡Obvio!…Creo que si nos detuviéramos aunque sea un segundo cuando notamos un problema en la pareja, se podrían solucionar muchos conflictos y hasta salvar vínculos. Prestar atención a nosotros y al otro es muy importante.

-¿Cómo te llevás con las mentiras?
-Existen (suspira)… Claramente uno no dice todo lo que se le cruza por la cabeza, porque sino no habría ningún tipo de relación. En lo personal y más hoy, que me siento más maduro, no me llevo bien con la mentira. Trato de decir las cosas que siento y pienso de la mejor manera, pero sin ocultar nada.

-¿Cómo papá sos de ir también de frente y hablarle claro a los chicos (N. de la R.: Milo (9) y Olivia (5) de su relación con Juliana Giambroni y Alma (1) con Camila Cavallo)?
-Intento no ocultarles nada. Quiero que mis hijos me cuenten los qué les pasa porque siempre voy a estar a su lado, entonces trato que sean sinceros, así como soy yo con ellos. Por suerte mis hijos mayores confían mucho en mí y tenemos un canal de comunicación muy fluido.

-En poco tiempo cumplís 40…
-Sí, en diciembre (risas). Estoy bien tanto mental como físicamente. Tengo una familia hermosa y trabajo de lo que me gusta. ¿Qué más puedo pedir? El paso del tiempo es parte de la vida.

-¿Vas a festejarlo?
-Sí, tengo ganas de hacer una fiesta con la gente que más quiero. No va a ser una súper celebración, sino algo más íntimo para compartir. Tengo la familia y los amigos que quiero tener y voy a disfrutarlo con ellos.

-Tenés una pareja que está lejos de los 40…
-Lejísimo, ¡a 16 años!

-¿Cómo manejan esa diferencia de edad?
-Funciona muy bien. Ella es increíble, estoy re enamorado de Camila y todo fluye. Nos encanta acompañarnos. Hay muchas cosas que yo viví y pasé y hablamos de eso pero para que tenga su propia experiencia. Ella, aunque se defina impulsiva, tiene una paciencia increíble y una mirada de la vida interesante. La escucho un montón.

-¿Te hace sentir “más viejo” a veces?
-Y todos me cargan (risas), especialmente mi hija. El otro día fuimos a ver un colegio para los chicos con Camila y Juliana, mi ex, y la directora pensó que Camila era mi hija más grande. Yo le seguí el chiste hasta que le contamos la verdad y la mujer se quería matar (risas).

-¿Disfrutás mucho de tu rol de papá como se ve en las redes sociales?
-Sí, la paso muy bien y me encanta todo lo que implica ser papá. Hago de todo con ellos, con el bebé estoy todos los días y con los otros dos mucho tiempo también porque tenemos tenencia compartida. Charlamos cuando vamos al colegio, salto en la cama elástica, les preparo la vianda, me acompañan a mi trabajo, Olivia me cuenta sobre sus novios, tengo conversaciones con ella muy adultas que me sorprenden…

-Para terminar, ¿cuál es tu postal de la felicidad?
-Estar en casa con mis tres hijos, riéndonos, haciéndonos cosquillas o en una pijamada. Y dándole un beso a mi mujer, claro. Disfrutar el ahora con lo que tengo sin esperar ningún resultado es lo importante.

-¿Te costó mucho llegar a eso?
-Un montón. Y tomar conciencia ni te digo. Uno muchas veces se siente un pelotudo preocupándose de tonterías, pero si te tomás un segundo y ves tu alrededor empezás a disfrutar de verdad lo que tenés y sos. Conectarte con lo bueno es la verdadera felicidad.

Edición Nro:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.