Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

20/03/2019

Nuestro Hombre

Colin Farrell: “Para ser felices tenemos que aceptar nuestras propias limitaciones”

Por Fernando Gomez Dossena | Protagonista de la nueva versión live-action de Dumbo, a cargo nada menos que de Tim Burton, el actor irlandés habló en exclusiva con LUZ sobre ese esperado estreno, sus hijos y el bullying.

Nunca imaginó que a los 42 años le llegaría esta propuesta que llamaría la atención de todos. Para Colin Farrell, ponerse en la piel del entrenador de circo Holt Farrier en Dumbo fue una gran aventura que pudo compartir principalmente con sus hijos (James Padraig, fruto de su relación con la modelo Kim Bordenave, que a poco de nacer fue diagnosticado con el Síndrome de Angelman, y Henry Tadeusz, cuya madre es la actriz polaca Alicja Bachleda-Curuś) y sus amigos de toda la vida que se sorprendieron gratamente con la noticia. Después de 78 años de su estreno original, la película Dumbo cobra vida nada más y nada menos que de la mano del director Tim Burton y con Danny De Vito y Eva Green como parte estelar del elenco. El filme del elefante es parte de la seguidilla de estrenos con la que Disney propone revivir clásicos animados con actores reales. Desde Los Ángeles, el galán –hoy, sin pareja a la vista-, atiende a LUZ con muchas ganas de contar por qué Dumbo fue un filme que le “cambió la vida”.

-¿Cómo fue sumergirte por primera vez en el mundo del director Tim Burton?
-Él es un artista impresionante, es una gran experiencia haber sido dirigido por Tim porque sabe exactamente lo qué quiere y te hace formar parte activa de ese gran plan que tiene en su cabeza. La pasamos muy bien trabajando juntos. Además, a través de la escenografía y la música recreó un mundo fantástico, muy “sweety” tanto para grandes como para chicos.

-¿Qué es lo que más te interesó de tu personaje Holt Farrier, la estrella del circo?
-Para empezar, me encantó inmiscuirme en el mundo del circo, fue la primera vez en mi vida que conocí todo de ese universo y la gran familia que forman. Por supuesto que hoy los shows son diferentes y ya no involucran a animales, pero la cultura y magia del circo tienen una fuerza impresionante. Fue un regalo hacer esta película y me cambió la vida. Por otro lado, mi personaje es muy especial, sufrió mucho, perdió a su mujer en la Primera Guerra Mundial, le falta un brazo y tuvo que hacerse cargo de sus dos hijos pequeños. Ellos y el elefante le enseñan a aceptarse, a aflojarse y a conectarse con su entorno de manera más sensible. Esa es la clave siempre, me parece que para ser felices tenemos que aprender a aceptar nuestras propias limitaciones.

“Mis hijos fueron parte esencial de todo este proceso. Dumbo es un filme que une a los niños y a los adultos, se trata de crecer y de hacerse valer en la vida y eso nos incluye a todos”.

¿Recordás cuándo y con quién viste la versión original de la película?
-Nunca la vi de niño, aunque no lo creas la disfruté por primera vez solo unos meses antes de volar de Londres a Los Ángeles para el rodaje. No tengo ninguna explicación de por qué no la vi antes, de chico miraba muchas películas como El libro de la selva, que me encantaba… pero nunca Dumbo.

-¿Lloraste cuando la viste?
-Sí. Me puso muy triste cuando el entrenador trabaja con él y le exige cosas que los animales no tienen por qué hacer. Eso me dio muchísima pena.

-¿Fue importante la opinión de tus hijos al momento de aceptar el papel en esta película?
-Es la película preferida de mi hijo más chico. Entonces claramente fue importante lo que ellos me digan porque conocen la historia, podían opinar y los involucraba en comparación a otras películas en las que trabajé. Fueron parte esencial de todo este proceso. Este es un filme que une a los niños y a los adultos, se trata de crecer y de hacerse valer en la vida y eso nos incluye a todos los seres
humanos, ¡hasta a mis amigos que se entusiasmaron cuando les conté que iba a participar de la película! (risas).

-¿Alguna vez sufriste bullying, como le sucedió al elefante por sus orejas grandes?
-Seguro. Lamentablemente, no creo que alguien haya crecido sin haber sufrido algún tipo de bullying. En mayor o menor medida a todos nos cargaron por petisos, por tener nariz grande o por cabezones…Lo importante es poder trascender eso y seguir adelante aceptándonos como somos. Creo que eso es lo más difícil de todo y lo sufren tanto los niños como los adultos. La historia de Dumbo muestra cómo algo inusual puede convertirse en un don maravilloso. Esa es la cuestión de fondo. –

Edición Nro:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.