Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

01/04/2019

Chica de Tapa

Emilia Attias: “Estamos en un momento muy importante para la mujer”

Por Silvia Pardo | La actriz, modelo, DJ y flamante conductora del programa Resto del mundo habla de amor, maternidad y feminismo. Además, cuenta cómo renovó su pasión por los viajes y la espiritualidad.

Se define como una persona muy apasionada, “cuando algo me enciende, brillo”, afirma con una sonrisa luminosa y perfecta. Cuenta con más de 1.200.000 seguidores en Instagram, su “espacio para contar cosas y canalizar acciones con marcas”, pero que maneja consuma responsabilidad porque siente que es un diario abierto de su  vida. En abril estrena La sequía, un filme de Martín Jáuregui donde protagoniza a una actriz que entra en crisis y viaja en busca de respuestas. Y justamente, comenzó en marzo como conductora de Resto del mundo, tomando la posta de Iván de Pineda y Liz Solari en el ciclo de viajes de El Trece que cuenta ya con 16 temporadas. Fresca y natural, pero también con un aire sofisticado y magnético, Emilia se siente feliz con el trabajo, la maternidad, los viajes, el amor y, lo más importante, consigo misma.

-¿Sos viajera?
-Súper. Desde muy chica nos mudábamos cada dos años con mi familia por el trabajo de mi papá y a partir de los trece empecé a viajar para hacer publicidades. Soy muy curiosa, me encanta conocer el mundo. No extraño Argentina cuando me voy, mi casa es donde viva. Me encanta sentirme una local. Soy una viajera a la que le gusta meterse en la sociedad y en la cultura del lugar. También soy una turista de la naturaleza. Para mí viajar es un ejercicio mental, te abre la cabeza y el corazón. Cuando no encontrás una respuesta, viajás y aparece.

-¿Tu lugar predilecto?
-Me gusta mucho el Mediterráneo, me tira mi sangre italiana y marroquí. Me encantan Italia, Francia, España, Portugal y el Medio Oriente mediterráneo. Me gusta el mundo… Vamos todos los años a Ecuador con mi marido (N. de la R: Naím “el Turco” Sibara) y nuestra hija Gina. Ahí practicamos surf con Naím, desde hace muchos años. Vamos a Montañita, una aldea muy relajada, surfista, llena de artistas. Ahora está muy hippie chic, hay una vibra muy deportiva y astral, con mucho yogui. Hacemos “La ruta del spondylus”, que recorre toda la costa ecuatoriana. Yo soy muy citadina, me crié en Belgrano, entonces me gustan las ciudades, vibrarles la onda, pero también necesito ir a los pueblos, donde encuentro lo originario.

-¿Cómo cuidás tu cuerpo y estética?
-Primero, quiero aclarar algo. Estamos en un momento muy importante para la mujer y hay un compromiso que estoy adquiriendo de no vender dietas o cosas para tener mi cuerpo bien porque me parece que no está bueno ya que afecta a muchas mujeres. Yo creo que eso tiene que cambiar y, por suerte, está cambiando. Sé que soy un referente de belleza, la gente me pregunta qué hago… Todo lo que yo hago es porque me gusta verme y sentirme bien. Entonces, creo que las formas del cuerpo de cada una hay que aprender a aceptarlas y amarlas tal cual son. Lo que más recomiendo es hacer deportes. Es vida. Si hacés deportes, tu cuerpo entero te lo va a agradecer.

-¿Qué deportes hacés?
-Además de surf he corrido carreras de ciudad y aventura. Tal vez en el futuro incorpore natación y bicicleta y me atreva a un triatlón. Me encanta hacer deporte y estar en contacto con la naturaleza. También me gustan el baile, el yoga, las artes marciales… Como verás, me gustan muchas cosas. Practico algo todos los días, menos los domingos, lo hago porque lo necesito y es un momento de desconexión, el deporte me hace bien.

-¿Cómo te alimentás? ¿Sos vegetariana?
-Yo no como carne roja, sí pescado y pollo orgánico. Soy muy hincha con la calidad de los productos con los que me alimento. Fui vegetariana y vegana hace muchos años, ahora trato de comer saludable, con muchas verduras,frutas y frutos secos. Cocino con frecuencia, trato de comer todo fresco y nada industrializado.

-También tenés una conexión muy especial con la espiritualidad…
-Me gusta mucho estar en contacto con la naturaleza, respirar aire puro, las lecturas y experiencias espirituales. En algunos momentos de mi vida me sumergímucho en algunas disciplinas espirituales. Cuando era más chica me metí con la astrología a full y la Cábala o Kabalah. Son herramientas que me quedaron. Salí de mi estructura de familia católica y quise bucear hacia otro tipo de respuestas. Estudié chamanismo, budismo, astrología, metafísica…

-¿Te casaste en Brasil por el rito de Iemanjá?
-Sí, la cultura brasileña tiene como religión la católica y el candomblé, que tiene otros dioses, de la naturaleza. Como Naím y yo tenemos tanta conexión con el mar, nos quisimos casar por una ceremonia que honra a Iemanjá, la diosa del mar. Fue muy hermosa. Toda la ceremonia fue con música, baile, había que cantar de a momentos fuerte, otras veces, bajito. Dicen que eso es lo que le gusta a Iemanjá. Al final había que entrar todos al mar gritando, llevando una barca con caramelos, flores blancas y los deseos de los invitados para los novios escritos en papelitos… fue inolvidable.

-Naím te lleva 21 años, ¿se nota la diferencia?
-No se nota para nada…, nunca se notó, ni cuando nos conocimos, en ShowMatch. Yo era muy chica, tenía 18 años, pero nunca fui muy chiquilina, fui muy adulta desde chica, entonces era lógico. Mis anteriores noviecitos eran grandes también. Andaba con chicos de veinte y pico, nunca pude andar con chicos de diez y pico…,no, no, no (risas). Trabajé desde muy chica, entonces siempre fui muy autónoma, independiente y adulta.

-¿Qué te gusta de él?
-Naím tiene muchas cosas que son compatibles conmigo. Armamos una vida, hace casi 14 años que estamos juntos. Somos muy compañeros y compinches. Elegimos estar muy cerca uno del otro y al mismo tiempo ser muy libres, para el desarrollo de cada uno, nos respetamos mucho en lo que cada uno quiera hacer. Hay mucha libertad, respeto y compromiso de compañerismo. Elegimos la familia. Nos gusta estar en casa, con nuestra hija, viajar juntos. Naím es muy inteligente, con un sentido del humor encantador, sabe manejarse muy bien, tiene calle y mucha cultura. Es súper aventurero como yo. No somos una pareja tradicional. Creo que es difícil estar conmigo y estar con él, los dos somos medio loquitos , y nos llevamos bien juntos (risas).

-¿Qué opinás del poliamor?
-Para mí las parejas tienen que ser libres, pero esto no significa que sea poliamor. A mí me parece que el poliamor está bien, si las dos personas están de acuerdo. Creo que hay tanta infidelidad en el mundo, y siempre la hubo, que debe ser la respuesta que habrá que empezar a aceptar en las parejas a las que no les funciona la fidelidad. A mí me funciona, pero hay parejas a las que no, y se están metiendo los cuernos todo el tiempo, entonces, en vez de romper una historia por ese motivo, tal vez el poliamor puede ser algo evolutivo que la salve.

-En noviembre del 2018 asesinaron a Leila Sibara, medio hermana de Naím, ¿cómo viviste esta tragedia?
-Fue un femicidio, uno más de los que ocurren en Argentina. La cultura machista de la mujer como objeto y perteneciente al hombre. Algunos no pueden entender que esto no es así y pasan estas tragedias. El Estado tiene que tener más compromiso en reeducar a la sociedad, a la mujer que se pone en ese rol y al hombre que naturaliza ese rol de la mujer. Falta mucho trabajo por hacer. Nos tocó de cerca y fue una desgracia, acompañamos a Naím y a la familia de ella lo mejor posible.

-¿Cómo sos como mamá?
-Es la experiencia más hermosa, fuerte, difícil y cansadora de la vida, pero la que más vale la pena. Gina es la luz de mi vida y de Naím. Disfrutamos muchísimo de ser padres, los dos somos primerizos y vivimos la experiencia a la vez. Nos tocó una hija divina, un ser maravilloso. Es muy inteligente, enérgica, seductora, simpática, una payasa. Irradia algo que enamora a todos.

-Hacen colecho, ¿verdad?
-Sí, es imposible sacarla de la cama grande. La maternidad es un aprendizaje día a día y soy una mamá muy instintiva. Creo que es lo que más me funciona. Decidí la lactancia prolongada hasta los dos años. Era una tortura tener que levantarme cada vez que le tenía que dar la teta, por eso me pareció más cómodo el colecho. Para mí la maternidad es el tema donde existen más libros que se contradicen. Decidí tirar todos los libros a la mierda y seguir mi instinto, porque me vuelven loca. Me quedo con la versión que yo siento. En algún momento vamos a sacar a Gina de la cama grande, por ahora, sigue ahí… (risas). –

Edición Nro:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.