Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

16/05/2019

Nuestro Hombre

Nico Francella, un galán (muy) enamorado

Por Silvia Pardo | A punto de estrenar la nueva película de Campanella, el actor habla del desafío de conquistar a Graciela Borges en la pantalla grande y de su propia historia de amor con Candela, su joven novia.

Nicolás Francella, 28 años, libriano, con unos ojos celestes encantadores y una sonrisa perfecta, cuenta que le gusta Diego Torres y que su canción preferida es Hoy es domingo, que escucha ese día, aunque sin bailar ni un paso porque se considera un “patadura”. “La música de Diego es muy como mi personalidad. Yo soy muy alegre, me tomo las cosas con humor. En mi familia, los cuatro somos muy alegres”, afirma Nico, el hijo mayor de Guillermo Francella, uno de los grandes actores argentinos, que ha sabido construir su carrera con éxito y versatilidad. Nico comenzó como productor en el unitario El hombre de tu vida, que protagonizaba su padre. Luego, debutó en cine con Corazón de León y en tevé con Aliados. Trabajó en Las Estrellas, ahora está por grabar Victoria Small (una serie de Daniel Burman) y por estrenar el 16 de mayo El cuento de las comadrejas, película de Juan José Campanella, con Graciela Borges, Luis Brandoni y Oscar Martínez, una suerte de remake de Los muchachos de antes no usaban arsénico.

-¿Qué sentiste al trabajar con esa verdadera “selección” del cine nacional?
-Fue una experiencia única. Yo creo que El cuento de las comadrejas es lo mejor que hice. Son oportunidades que te llegan y las querés aprovechar al máximo. La pasé muy bien con ellos. Me gusta mucho la forma en la que escribe Juan, tiene un humor tan inteligente en sus diálogos, un humor irónico, a cara de perro, serio, me encanta… En la película había una esgrima verbal constante, era decir la frase, para que el otro venga, cabecee y haga el gol, cada quince segundos (risas).

-¿Cómo compusiste ese seductor que tiene como blanco al personaje de Graciela Borges?
-Lo que más quería Juan era que Francisco, el personaje, fuera encantador todo el tiempo. Entonces, trabajé desde la sonrisa, junto al texto, que acompañaba en esa fascinación. Además, Juan, más allá de tener su película en la cabeza, escucha las propuestas que le quieras hacer. Con Graciela disfrutamos mucho nuestro vínculo, el personal y el de los personajes. Fueron siete semanas de rodaje y estuvimos casi cuatro conviviendo en Brandsen. Estábamos todo el día filmando, comiendo juntos, con mucho frío… La parimos un poco (risas) porque rodamos en junio/julio del año pasado. Éramos como una gran familia.

“No estoy pendiente de las redes. Si las uso, es para difundir mis trabajos, pero no estoy viralizando lo que hago”.

-¿Qué dijo tu papá de tu trabajo?
-Vio la película con mi madre, ambos se emocionaron y disfrutaron mucho. Con papá somos una fuente de consulta todo el tiempo. Yo leo proyectos de él y él lee los míos, tenemos una relación de amigos. Hablamos de laburo, de nuestras vidas, siempre nos consultamos mutuamente.

-Hiciste un corto con tu papá, que se viralizó, en el que se tocaba el tema de las redes sociales…
-Sí, Conexión Real, era un corto para concientizar sobre el mal uso de la tecnología que participó en el Festival de Cannes. Con papá no tenemos esos problemas de comunicación, pero más allá de eso, yo no soy mucho del teléfono. No estoy pendiente de las redes. Si las uso, es para difundir mis trabajos, pero no estoy viralizando lo que hago. Todo el mundo sabe que no soy amigo de la tecnología. Si profundizamos en aplicaciones o usos, siempre estoy para la chacota… Mis amigos se ríen porque no pueden creer que no sepa algunas cosas (risas).

-¿Estás enamorado?
-Sí, estoy enamorado y de novio (N de la R. con Candela Yanigro, 25 años, licenciada en publicidad). Es una historia larga. Nos conocimos estando de vacaciones en Mar del Plata, con nuestras familias, cuando yo tenía 18 y ella 15 años, éramos chicos. El flechazo fue de auto a auto, nos miramos a los ojos, y surgió algo. Fue como un amor a primera vista. Después nos volvimos a encontrar y nos pasamos los contactos, pero no hubo forma de vernos. Pasó un año más y, de casualidad, volvimos a coincidir en Mardel, y ahí surgió un vínculo. Pasaron siete años y nos volvimos a encontrar, por redes. Me vino a ver a una obra de teatro que estaba haciendo con Selva Alemann, Madres e hijos, y a partir de ese encuentro nació nuestra relación.

-¿Ya presentaste a Candela en la familia? ¿Se van a casar?
– Esperemos a lo que el tiempo diga. Hace dos años y medio que estamos juntos, pero no convivimos. Todavía no lo he pensado…

-¿Te gustaría ser papá, formar una familia?
-Sí, claro, pero no es algo que hoy en día tome espacio en mi cabeza. Me encantaría en algún momento ser padre, pero cuando realmente lo sienta. Más allá de que soy joven aún, me gusta sentir las cosas que voy a emprender, no hacerlas por mandato. Nunca en mi vida estuve de novio y cuando lo sentí, lo hice, como ahora con Candela. Hay personas que tienen muchas relaciones, y lo respeto, hay quienes en un año tienen cuatro novias…. pero eso está lejos de mí.

-¡Qué difícil, porque tenés muchas fans!
-No, porque es un tema de elección mía, no compro estar de relación en relación. Yo siento que enamorarse es algo especial y cuando se da, se da, y así hay que disfrutarlo.

-¿Fuiste de estar en los escenarios de niño, con tu papá?
-No, porque tenia doble escolaridad. Pero siempre sentí un cosquilleo en la panza de que ese era mi lugar. Me encantaba ir a las grabaciones, quedarme en un decorado a oscuras mientras actuaban en otro, o dibujar en el set… Amaba pertenecer a ese mundo. Me encantaba ponerme un handy en el bolsillo, Jugar a que trabajaba en la televisión, cosa que después se dio, cuando laburé como productor. A partir de ahí empezó todo… –

Edición Nro:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.