Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

13/06/2019

Chica de Tapa

Zaira Nara: “Hoy me parece muy anticuado el casamiento”

Por Pablo Steinmann | En pareja hace más de cuatro años con Jakob von Plessen, padre de su hija Malaika, la conductora repasa todo lo que cambió desde que formó su propia familia. Además, habla de Wanda, de su padre, de los celos, y de su notable afán comercial.

Dice que admira (y un poco envidia) la capacidad organizativa de su hermana Wanda (¡madre x 5!), pero lo cierto es que ella tampoco se queda atrás. Tiene cronometradas todas sus actividades diarias y varias máximas que regulan su rutina. En particular, una inquebrantable: no trabaja jamás los fines de semana. “Antes era de sumar compromisos y eventos sin parar, pero desde que nació Mali (cuyo nombre completo es Malaika Andina) eso cambió. Hoy mis fines de semana son solo para ella, Yaco (cuyo nombre completo también es más largo: Jakob von Plessen) y el campo”. Al sur de la provincia de Buenos Aires, muy cerca de Sierra de los Padres, allí se ubica ese campo al que escapan todos los viernes los tres más la flamante mascota del clan, una coneja a la que la pequeña Mali bautizó de manera bien fantasiosa (y también extensa): “Pelusita Roja y el Lobo”. Regresan los domingos a la noche, poquito antes de que Zaira vuelva a calzarse el traje de coconductora de Morfi, ahora junto a su nuevo coequiper, Leandro “Chino” Leunis.

-¿Nunca te nació decirles a las autoridades del canal: “no me busquen más compañeros, puedo conducir el programa sola”?
– Estuve conduciéndolo sola el verano pasado y la verdad es que no siento que sea un programa para eso. Morfi es un programa largo, que necesita de diferentes energías y complicidades. Es parte de su esencia. Sí siento que crecí y aprendí mucho con cada uno de los conductores con los que trabajé (N de la R: Gerardo Rozín, Damián De Santo y el ya nombrado Leunis) y que sin duda es mucho más difícil hacerlo así que sola. Hay que aprender a no pisarse, a encontrar los espacios y fortalezas y debilidades de cada uno. Parece sencillo, pero no lo es.

-¿No fantaseás entonces con la idea del programa propio?
-Mmm, la verdad es que me imagino Morfi para rato. Tiene humor, actualidad, entretenimiento, entrevistas… Pasa por prácticamente todos los climas posibles. Hoy no encuentro otro programa que pueda superar eso. Ya hice otros programas más segmentados, como Tendencia, que era de moda, y hoy siento que esta variedad es la que mejor me representa.

-¿Cambió el programa tu relación con la cocina?
-Es en el único aspecto que en lugar de crecer, retrocedí varios casilleros… Antes cocinaba mucho más, pero hoy en todo caso me lo tomo más como un plan, no como algo cotidiano. Al estar todas las mañanas fuera de casa la verdad es que me gusta llegar y tener el tema comida resuelto. Y los fines de semana es el mundo del asado, de Yaco.

“Si descubro que Yaco me fue infiel me separaría, pero también me apenaría un poco por él. Estoy convencida de que no podés ser feliz si vivís mintiendo”.

-Es muy “campero” él, ya incluso desde su propio look. ¿Nunca quisiste hacerle un styling?
-Ya desistí de esa idea. Le he regalado miles de prendas y todas quedaron en el fondo del cajón con la etiqueta puesta. Es una batalla perdida y además entendí que no tengo por qué cambiarlo. Sí es cierto que es muy gracioso vernos juntos porque yo suelo estar toda “tuneada” y el siempre igual: boina, alpargatas y bombachas de campo. Su look es ese, por más que esté en la 9 de julio, bajo el Obelisco.

-¿Pensaste alguna vez en mudarte al campo de forma definitiva?
-No, ni a palos. Mi hija acaba de empezar el jardín y por más que viva alejada del centro (N de la R: San Isidro), la verdad es que estoy plenamente conectada a la ciudad. Amo la vida de campo, pero también me apasiona, y mucho, lo que hago.

-Y en eso habría que contar tus múltiples emprendimientos. Cada vez que hacemos nota, tenés uno diferente… Ahora es Zaira Beauty.
-(Ríe) Sí, soy muy inquieta… Me gusta ir por más, siempre. En este caso, quise meter mano en algo que uso todos los días: el maquillaje. Me llevó un año entero la preparación de la línea, buscar bien a mis socios, hacer bien cada una de las pruebas. Y acá estamos…

-Tenés un marcado afán comercial…
-Sí, desde chiquita que soy así. Recuerdo que mis abuelos, como a muchos, me daban platita cada gtanto y no te digo que la invertía pero sí la guardaba y pensaba muy bien qué hacer con ella. Nunca fui de patinarme la plata, siempre tuve una cierta visión de futuro. A los 17 años me compré mi primer auto y ahí nomás empecé a ahorrar para mi departamento. Soy así.

-¿De quién heredaste eso, de tu madre o tu padre?
-De ninguno… (ríe). Fuera de broma, mi madre fue muy ama de casa siempre y mi papá siempre fue más busca, pero por otro lado… Nunca se quedó quieto, es cierto.

-¿Cómo está hoy tu relación con él?
-Nunca estuvo mal, eh. No es que nos peleamos,en todo caso nos distanciamos un poco. Y eso se mantiene así…

-¿Por qué?
-(Suspira) Lamentablemente, cuando mis viejos se separaron con mi hermana tuvimos que elegir un bando. Es horrible, pero la verdad es que fue así. Y las dos decidimos apoyar y contener más a mi mamá, que era la más vulnerable y débil en ese conflicto. Pero yo nunca dejé de estar comunicada con mi papá. Hay un montón de cosas en las que discrepamos, pero con el tiempo entendí que él es una persona independiente y adulta. Si yo decidí estar en los medios, ¿por qué él no puede hacer lo mismo? Somos libres, y por más que me moleste, él no tiene por qué cambiar sus decisiones por mí.

“Cuando mis viejos se separaron con mi hermana tuvimos que elegir un bando. Es horrible, pero la verdad es que fue así”.

-A tu hermana Wanda parece chocarle mucho más…
-Es que ella es muy visceral. Yo soy lo contrario, recontra conciliadora, pacífica… Es muy difícil que me pelee con alguien. Me tenés que hacer algo demasiado jodido, si no enseguida me olvido. No recuerdo haberme peleado con alguien, ni en mi familia ni tampoco en el ambiente… Muchas colegas me han dicho, “por esto te tendrías que haber peleado a muerte” y no ni a palos. No me sale. Me pasó con mi viejo, a Wanda le cayó mal su exposición y listo, cortó el lazo, pero yo no, enseguida empecé: “entendelo, habrá sido por esto, por lo otro…”.

-¿Y ella te escucha en esos casos?
-Sí, las dos nos escuchamos siempre, pero más para reírnos y comprobar que realmente somos el agua y el aceite. Yo siempre fui así, la comprensiva.

-¿En tu pareja también tenés ese rol?
-Sí, te juro que no hemos tenido prácticamente peleas. Podemos opinar distinto en pavadas y ahí queda. Por suerte, no somos de pelear.

-¿Por celos tampoco?
-No. Fui celosa durante mucho tiempo, pero ahora ya no. Hoy no te reviso un celular ni loca. Tengo su clave y todo, pero no necesito buscar algo ahí…

-Ya la pasaste mal una vez por eso, y de ahí devino la famosa frase: “menos mal que no me casé” (con Diego Forlán)…
-Sí, es cierto, y de hecho hoy me pregunto: ¿para qué lo haría? En definitiva, si buscás algo es porque querés encontrarlo. Si me llegase a enterar por casualidad de que Yaco me fue infiel o que tiene una doble vida, creo que lo primero que pensaría es: “pobre, todo el trabajo que hizo para ocultarlo”. Fuera de broma, si bien me separaría, me apenaría un poco por él. Estoy convencida de que no podés ser feliz si vivís mintiendo.

-¿Te quedó una mala espina con la idea del casamiento?
-No, pero siento que hoy no lo necesito. Veo cada vez a más parejas cercanas –y hasta similares a la mía– que se están separando y lo primero que pienso es: “¿hacía falta casarse?”. Esa idea de “hasta que la muerte nos separe” me parece medio anticuada. En realidad es el amor, o mejor dicho la falta de amor, lo que te separará. Yo hoy siento que lo que me une a Yaco es el amor, no necesito firmar nada para corroborar eso. Y una cosa más: antes me divertía, quizá, la idea de una linda ceremonia en la Iglesia, pero después me replanteé todo: si ni siquiera voy a misa, ¿para qué seguir ese mandato? Mirá, si el día de mañana mi hija me lo pide especialmente, lo vuelvo a pensar pero hoy no está en mi cabeza la idea del casamiento.

 

 

Edición Nro:

 

 

2 pensamientos en “Zaira Nara: “Hoy me parece muy anticuado el casamiento””

  1. Tiene toda la razón pero la hermana por estar casada , desplumo mejor a los maridos. Pensarlo no esta mal, sabemos que la cosa termina con el tipo poniendo en la cuenta corriente tuya amor

  2. “Zaira Nara: “Hoy me parece muy anticuado el casamiento””YO CREO QUE EL CASAMIENTO ES LA UNICA MANERA DE LEGALIZAR UNA RELACION CON TODAS LAS DE LA LEY…LAS ”PAREJAS” SIN DOCUMENTACION QUE LO ACREDITE ESTAN LIBRADAS A SU PROPIA SUERTE Y SEGUN TENGO ENTENDIDO LOS HIJOS DE PAREJAS INDOCUMENTADAS PODRIAN SER CONSIDERADOS ”BASTARDOS” PARA LA LEY AUNQUE LOS PADRES LOS QUIERAN MUCHO…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.