Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

30/08/2019

Decoración

Bañeras muy diferentes y duchas de todos los colores

Las tendencias mandan y hoy, las bañaderas ya no son lo que eran ni se ubican donde indican los criterios clásicos. Por otra parte, uniendo confort y salud emocional, la cromoterapia avanza aplicada a la hora de ducharse. ¿Te imaginás una ducha en rojo, azul o verde?

En materia de diseño no hay límites, todo es posible. Hoy en día se está viendo cada vez más la bañera en medio de la habitación. Si uno tiene la posibilidad, ¿qué mejor que colocarla libre, en el centro del espacio, y no en un rincón, casi presionada contra una pared?

Es más, quien puede, la coloca cerca de una ventana que mire hacia afuera, con total libertad. Si queremos hacer algo tan innovador, tendremos que tener en cuenta algunas cuestiones, ya que la instalación necesaria será totalmente diferente. Y el cálculo del espacio también debe ser preciso.

Espacio: al menos seis metros cuadrados.

Por supuesto, la bañera que está en medio de un ambiente requiere de más espacio que la que se encuentra en un rincón pegada a la pared. La gran diferencia es que en este nuevo diseño la bañera se convierte casi en un objeto de decoración del espacio. “Puede hacerse en cuartos de baño pequeños, pero deben tener al menos entre seis y ocho metros cuadrados”, comenta Thilo Dreyer de la asociación alemana de diseñadores de baños Aqua Cultura. De todos modos, Dreyer advierte que con esas medidas la bañera quedará seguramente muy próxima a una pared y recomienda optar por este diseño cuando la habitación tiene diez metros cuadrados o más.
”Entre la pared y el borde de la bañera debe haber una distancia
mínima de diez centímetros. En algunos casos incluso 20, dependiendo del modelo de bañera”, explica el experto. En esos casos, los grifos pueden estar en la pared.

Si queremos, en cambio, que la bañera esté más hacia el centro del
espacio, la distancia debería ser de al menos 50 centímetros en
cualquiera de las direcciones, recomienda el experto Stefan Würzner. ”Es la distancia mínima para que realmente dé la impresión de estar libre de toda pared”, explica. Si bien se puede buscar una distancia aún mayor, hay que tener en cuenta que, si es de más de un metro, la grifería ya no podrá estar colocada en la pared.

Dirección: La diagonal es mejor

La dirección u orientación de la bañera hará una gran diferencia en el diseño. “Si colocamos la bañera de forma diagonal en lugar de paralela a la pared lucirá mucho más”, afirma Jens Wischmann,
especializado en instalaciones sanitarias. El experto apunta que eso además facilitará el ingreso desde cualquiera de sus costados.
También habrá que prestar atención al espacio que se deja entre la bañera y el lavabo y el inodoro, algo mucho más sencillo de manejar en espacios cuadrados que en espacios alargados. Si el cuarto de baño tiene ventanas grandes, “lo ideal es que la bañera sea colocada de manera que uno pueda mirar por la ventana”, recomienda Wischmann.

La base: ¿Es necesaria una plataforma?

Cuando la bañera está en medio de la habitación, necesita una instalación diferente, para poder disimular las cañerías debajo de esta. “En las construcciones más bien nuevas la superficie está algo más elevada y eso facilita la instalación de las tuberías”, explica
Dreyer. “Si el tipo de construcción es más antigua, puede que sirva
instalar una plataforma que permita ocultar la tubería hasta que llegue a la pared y conecte con la salida mayor de agua”, aconseja.

La grifería también será distinta. “La conexión requerirá mejores
juntas y una impermeabilización diferente del suelo”, sostiene
Würzner. Las cañerías de agua potable son algo más finas y suelen
estar instaladas al nivel del suelo, no en modo vertical. Desde allí se las conecta con los tubos de la grifería, explica. A este respecto, contar con asesoramiento especializado será el mejor modo de estar seguro de que la instalación se hizo bien (Fuente: Dpa).

Bañate en colores y cambiá tu energía

Entrás a la ducha y al abrir la canilla, una lluvia de agua azul baña tu cuerpo… ¿Lindo, no? Si ya ducharse nos da una sensación placentera de por sí, ¿te imaginás hacerlo a colores? Es que la cromoterapia a la hora de bañarnos sigue siendo una opción alternativa que muchos eligen para combatir el estrés, trabajando en el bienestar físico y mental. Aplicada a la ducha, esta disciplina es un método que busca aliviar tensiones y relajarse por completo, mejorando el estado de ánimo. En esta nota te contamos más sobre esta opción que se logra a través de grifería tecnológica y vibraciones de colores.

Sabemos que el color es energía y que desde hace siglos se lo comenzó a considerar como una fuente de tratamiento por el poder que tenía en las emociones y el ánimo. De hecho, la idea de terapia nace para ayudar a conseguir un equilibrio perdido por alguna afección física o mental. Mil veces te habrán dicho, por ejemplo que el color naranja es bueno para una cocina, o te habrán aconsejado pintar tu cuarto de rojo, ya que a la hora de la cromoterapia, la decoración del hogar es un objetivo fundamental para alinear tu ánimo emocional. Lo mismo sucede con la moda y los colores de la ropa que usás.

En lo que a la hora del baño respecta, quienes impulsan esta terapia alternativa explican que “aplicando luz de colores específicos con las vibraciones correctas, el cuerpo tiende a recuperar su estado de salud”, tal como se detalla en el sitio de Grupo Edisur.

“Expertos en grifería se basaron en la cromoterapia para crear un sistema de ducha que permitiera bañarse y aprovechar al mismo tiempo las propiedades de los colores. Hoy se pueden encontrar estas duchas con leds, que presentan siete colores fijos. En algunos equipos, las tonalidades varían de acuerdo a la temperatura del agua, otros vienen programados para que el color cambie de manera gradual y a ritmo constante”, detallan los responsable de Edisur.

Así, cuando el agua cae sobre el cuerpo con un color puntual, esa vibración específica es la que contribuye a lasanación y al logro de la relajación, creando una experiencia completamente distinta a la ducha tradicional.

“El mantenimiento y la limpieza no son problemas; la mayoría de los sistemas viene con función anticalcárea que ayuda a remover el sarro fácilmente”, agregan.

Colores y energía

Rojo: estimulante. Es recomendable para problemas de circulación sanguínea. No se emplea en personas con ansiedad.

Amarillo:: energético. Considerado como purificante y desintoxicante, se lo usa para desequilibrios físicos.

Azul: antiséptico y refrescante. Es calmante por lo que es el indicado para quienes sufren dolores y también problemas de sueño.

Verde: sedante. Es el equilibrio y la armonía por lo que puede emplearse para cualquier afección.

Cian: relajante. Al estar relacionado con el mar y el cielo, sus vibraciones conducen tranquilidad y calma. Antiestrés.

Violeta: inspirador. Ayuda a curar la melancolía y la angustia. Calma el estrés mental y emocional.

◊Blanco: limpieza. Entendido como la suma de todos los colores, irradia pureza y energía positiva. Activa el intelecto, aclarando ideas y emociones.

Incomparable

“El baño se ha convertido en uno de los rincones con más potencialidad para explotar todo lo relacionado al relax. Así, junto a la cromoterapia, otras variantes se suman para crear sistemas de duchas multifuncionales que prometen combatir estrés, contracturas y cansancio.Algunos de estos equipos son los conocidos como sistemas de spa termostáticos, que pueden instalarse fácilmente en casa y que están caracterizados por lluvias simultáneas, cascadas, y jets, que expulsan agua a gran velocidad y en ritmos intermitentes”.

Fuentes: Grupoedisur.com.ar. FV Grifería, TerraPilar, Salud Terapia y Psicoactiv.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.