Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

La filosofía osteopática tiene su raíz en los principios de la vida
19/01/2020

Salud

Introducción a la osteopatía: las manos que oyen

Por Ariel Pantanali, Osteópata D.O.* En esta disciplina que puede tratar infinidad de trastornos, las manos del osteópata son los ojos que escuchan lo que viene del interior de los tejidos en tres planos: cuerpo, mente y energía.

Por Ariel Pantanali  Osteópata D.O. *

Las manos del osteópata son como ojos que escuchan lo que proviene del interior de los tejidos, en diferentes planos, cuerpo, mente, energía.  Escuchan y brindan lo que denominamos Fulcro o punto de apoyo,  perciben de forma sensible las tendencias, fuerzas,  facilidades o impedimentos que devienen desde el interior de los tejidos transmitiendo mensajes propios de cada problemática a tratar.

Las sensaciones sobre las distintas texturas, asimetrías  y recorridos de la movilidad, van orientando a las manos en acumular determinados parámetros buscando una resolución liberadora de las barreras tensionales.

La escucha atenta brinda información de lo tenso, seco o  duro, falta de irrigación o retorno venoso, problemas interóseos, hipertonías o hipotonías, trofismo, ritmo etc.

Qué es un osteópata

El origen de la medicina manual es tan antigua como la historia misma del hombre, y el camino de nuestra evolución no puede concebirse sin la ayuda de nuestras manos.

Andrew Taylor Still nace un 6 de agosto de 1828 en Virgina, EE.UU. y es considerado el padre de la osteopatía.

Todas las partes del cuerpo son interdependientes, lo que confiere al hombre su especificidad y su inocuidad. Still hace referencia a la estructura pensando en las piezas del esqueleto y habla de función pensando en los distintos órganos que aseguran las funciones vitales.

La osteopatía es un arte que se apoya en la ciencia, se trata de una disciplina en la que marca la interrelación de estructura y función del cuerpo, facilita la capacidad innata del cuerpo para curarse a sí mismo y adopta un enfoque integral de la persona mediante la práctica del tratamiento manual.

Un osteópata es un profesional dedicado  al servicio  de la salud integral de otras personas,  que busca alivio a diversos motivos de consulta,  un terapeuta  que desarrolla el arte de la escucha y la palpación en forma holística, integrando cuerpo, mente y emoción dentro de los parámetros éticos correspondientes.

El osteópata se identifica por la utilización de sus manos y su criterio de escucha en armonía con la filosofía de la naturaleza y la búsqueda de las causas que provocan restricciones, limitación y pérdida de las condiciones de normalidad en la salud, orientándose a favor de la vitalidad presente en los tejidos vivos.

La filosofía osteopática tiene su raíz misma en los principios de la vida y como tal responde a leyes universales respetando la integridad de las personas.

Ejerciendo el arte de la gestión de la salud, se apoya en ciencias biológicas como anatomía y  fisiología (entre otras), buscando alinear el cuerpo, liberando sus limitaciones de la motilidad y movilidad,  restaurando  la libertad de relación simultánea entre  estructuras y funciones orgánicas.

Variadas y diversas dolencias pueden tratarse osteopáticamente, está indicada para diversos padecimientos o trastornos como: dolores de cabeza, de espalda, de articulaciones, presión alta, escoliosis, trastornos del sueño, depresión nerviosa, síndrome del túnel carpiano, diabetes tipo II, mala digestión, acidez, dolor hemorroidal, dolor hiatal, piernas pesadas, ciertos dolores menstruales, cansancio crónico idiopático, dolores digestivos, dolor intercostal, mareos repetitivos, tendinitis, luxaciones crónicas, pérdida del equilibrio, entre otros. 

La osteopatía también está indicada como prevención para evitar posibles dolencias derivadas de la actividad deportiva así como de malas posturas en la actividad diaria.

Desde la niñez temprana hasta la vejez la osteopatía contiene herramientas de abordaje tanto terapéuticas como preventivas.

La OMS  considera la osteopatía “una profesión sanitaria de primera intención e independiente de otras”,  es decir, que sus profesionales, los osteópatas, trabajan la salud de los pacientes y pueden ejercer sin necesidad de que el paciente venga derivado por otro profesional de la salud.

Un osteópata es un profesional de la medicina tradicional y complementaria (MTC), que brinda un servicio eficaz, seguro y no invasivo de las personas y sus dolencias.

No es un médico, complementa y respeta los tratamientos convencionales trabajando en forma interdisciplinaria con el conjunto de profesionales de la salud: psicólogos, fonoaudiólogos, médicos, fisiatras, etc.

Un osteópata es un profesional que se caracteriza por la identidad de su filosofía  y se diferencia en el enfoque de la llamada búsqueda de las causas disfuncionales  que restringen la vitalidad de la fisiología normal.

La osteopatía es preventiva

  • Procede de manera segura, eficaz y competente, no se interesa solo en un síntoma o en una enfermedad, considera al organismo del paciente como una totalidad y por lo tanto pretende comprender a todo su ser.
  • Trabaja principalmente sobre las causas y/o los desequilibrios (problemas primarios) que causan el dolor y la enfermedad, en estructuras que se hallan muchas veces alejadas del lugar del síntoma.
  • Respeta la integridad física, emocional y psicológica de cualquier persona que concurre a la consulta.
  • Conoce muy bien los límites de sus maniobras y deriva al paciente si fuera necesario.
  • Cumple un rol importante en la prevención trabajando tanto sobre adultos y ancianos, como también en el campo de la pediatría y la neonatología.
  • Los osteópatas frecuentemente trabajan en colaboración con otros profesionales de la salud.

Tiempo y resultados

El tratamiento puede extenderse de  tres a cinco sesiones aproximadamente dependiendo de las características propias de la naturaleza de cada persona.

Luego se puede continuar con  el mantenimiento del equilibrio de la salud con fines preventivos, esta fase puede aplicarse  realizando una sesión por mes.

El tratamiento osteopático se caracteriza por la escucha y el  diálogo respetuoso con los tejidos del paciente y de ninguna manera tiene que ser doloroso o invasivo.

Las maniobras que realiza el osteópata  devienen suaves, basadas en la sensibilidad, la percepción y la ética del profesional.

La evolución y mejoría se suelen ver a ver en forma inmediata, luego de 2 o 3 días posteriores a la sesión. Puede haber reacciones de los tejidos que pueden ser molestas en los días siguientes a la sesión de osteopatía, pero esto se debe a la acción reguladora de los sistemas profundos del organismo (sistema vascular, sistema neurovegetativo)

De gran ayuda para las personas mayores, un campo muy frecuente de aplicación es el terreno de la acción degenerativa propia del paso del tiempo o bien por un mal uso acumulado del cuerpo. Sobre todo en edades avanzadas y en relación al plano circulatorio, sobrepeso, mala alimentación, posturas viciadas, tensiones innecesarias al caminar, cansancio, disfunciones digestivas, etc.

Por lo general con el paso del tiempo se convive con síntomas crónicos de dolor de rodillas, lumbago, problemas de concentración, equilibrio, marcha, mareos, vértigo.

La osteopatía bien practicada puede ayudar a las personas de  edad avanzada a mantener una buena calidad de vida estimulando la vitalidad de sus tejidos.

* Ariel Pantanali  Osteópata D.O. Miembro del Registro de Osteópatas de Argentina (MROA) (web: osteopatiaysalud.com.ar).

 

 

4 pensamientos en “Introducción a la osteopatía: las manos que oyen”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.