Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Un pensamiento destructivo e inconducente
16/04/2020

Coaching

Rumiantes del coronavirus: Pensando todo el día en lo mismo

El eje principal de los pensamientos rumiantes, por lo general, no cambia sino que se intensifica y crea un círculo vicioso en el cual nuestra cabeza retroalimenta la misma idea.

Por Florencia Serritella, coach transformacional

No podemos estar todo el tiempo pensando en el coronavirus, es un pensamiento destructivo e inconducente. Agravado por la connotación con la que ese tipo de pensamientos aparecen en nuestra mente, imaginamos que podemos ser diagnosticados y al borde de la muerte  escribiendo cartas de despedida a nuestros familiares. 

Lamentablemente, el coronavirus se ha convertido en la personificación del terror mismo y sinónimos de muerte inminente.  Como no es algo que podamos manejar a nivel pensamiento, propongo que en lo que respecta al coronavirus tomemos la misma medida: prevenir para luego soltar. 

Hay una gran diferencia entre rumiar y pensar, la real academia española define la acción de rumiar como masticar por segunda vez, y si bien se está refiriendo a la manera de alimentarse que tienen muchos animales, en lo que respecta a los patrones de pensamiento que solemos tener los seres humanos encaja perfectamente.

Para evitar ser consumidos por pensamientos repetitivos, el primer paso es identificar que no estamos pensando sino rumiando. Al reconocer la diferencia entre ambas acciones podemos descalificar las ideas que vengan cuando dejamos de pensar y comenzamos a repetir pensamientos. Etiquetar esas ideas como una simple rumiación hace que las mismas pierdan entidad y que no creamos cada pensamiento que viene a nuestra cabeza. 

Sacarle credibilidad es la clave para cortar el círculo vicioso que se forma con las ideas repetitivas, si dejo de alimentar un pensamiento el círculo se corta, puede que la preocupación no desaparezca pero al menos no se intensifica.

El segundo paso es tolerar la incomodidad de convivir con un pensamiento negativo sin hacer nada al respecto, esto quiere decir no “contestarle al pensamiento” y ni siquiera decirnos a nosotros mismos que esa idea no es cierta, simplemente observar nuestra preocupación y tolerar el malestar que genera.

Los pensamientos rumiantes tienen un pico de malestar, si dejamos que alcance ese punto entonces la ansiedad comenzará a descender automáticamente. Muchas veces nuestro cerebro nos juega una mala pasada, la mente en repetidas ocasiones nos usa a nosotros en lugar de nosotros usarla a ella. La pregunta es: ¿quién tiene el control en tu vida?

La aceptación puede ser una herramienta.  El simple hecho de pensar: “y bueno, si me agarra coronavirus, me agarra”, nos da una sensación de alivio porque dejamos de resistir mentalmente. 

La resistencia mental de una situación que ni siquiera existe consume más energía que cuando estamos efectivamente lideando con una experiencia real, ya que nuestro cerebro genera mayor cantidad de sinapsis nerviosas al imaginarnos todos los posibles escenarios y desenlaces. 

Por lo tanto, al haber tomado las medidas de prevención necesarias, “rendirse” es el siguiente “paso obligado”. La paz que experimentamos al dejar de resistir nos hace estar más alerta al momento de tomar acción, en el caso que fuera necesario, y no quedarnos paralizados por el miedo ante cualquier contratiempo. En otras palabras, hagamos prevención en su justa medida. 

“La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”, la cita procede del Preámbulo de la Constitución de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Acorde con esta definición, el coronavirus ataca la salud en sus tres aspectos, ya que no solo nos puede provocar una afección física al contraer el virus, sino que aunque nunca nos contagiemos del covid-19, nuestra salud mental y social en este preciso momento ya está siendo desafiada por el aislamiento social obligatorio. 

Con las herramientas adecuadas es posible hacer del aislamiento una etapa que haya sumado en nuestro crecimiento como persona y nos haya enseñado a vivir mejor. 

*Florencia Serritella Coach Transformacional formada en Animas School of Coaching en Reino Unido. Master Practitioner en PNL formada y avalada por su co-creador de la PNL, Richard Bandler (Instagram: @delmiedoaltriunfo)

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.