Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

“Vi una ciudad distinta: todas las boites estaban cerradas, pero a cambio pude disfrutar de los barcitos y cafecitos divinos que tiene la ciudad en cada rinc贸n”, dijo Papaleo.

Imagen anterior
Imagen siguiente
La otra isla de la fantas铆a
 

Deja un comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.