Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Pocos tienen la posibilidad de pasar, al final de la adolescencia, seis meses en Europa junto a sus padres en plan de paseo. Pero menos aún son los que lo aprovechan al máximo y hasta terminan de definir qué harán con sus vidas de ahí en más gracias a la experiencia. Esto le sucedió al chef mexicano Gerardo Rivera Gutiérrez, de visita en Buenos Aires: “El hecho de haber pasado varios meses afuera nos dio la posibilidad de disfrutar de la vida cotidiana y eso incluye las comidas de los diferentes países, lo que me resultaba muy atractivo. De por sí, siempre había visto a mis padres que cocinaban muy rico, y yo los ayudaba. Era una casa donde se disfrutaba de preparar platillos. Cuando volvimos de Europa, ya sabía que me quería dedicar a la cocina”, cuenta Rivera

Imagen anterior
Imagen siguiente
¡Viva el sabor!
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.