Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

“Yo sabía que para muchos hombres sólo era un par de piernas y tenía que ser el doble de fuerte. Me ponía las minifaldas más cortas, pateaba talones para subir al escenario y ahí arrancaba. Así fui durante mucho tiempo, hasta que comencé a entender que el camino del afecto genuino es mucho más vital e importante”.

Imagen anterior
“Los excesos nunca fueron lo mío”
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.