Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

“Al principio fue difícil por mi propia sensación de ser la única mujer joven en un mundo de hombres. Trataba de pasar inadvertida porque me daba un poco de vergüenza tener una profesión tan ´masculina´. Pero yo estaba muy convencida de lo mío”, declara. “Así, poco a poco me fui abriendo paso. Luego surgieron otras fotógrafas y me sentí más acompañada”, confiesa.

Imagen anterior
Imagen siguiente
Emociones
tras un click
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.