Cambio de piel

La proximidad de los días de frío reclama una renovación en el vestuario. Una paleta de tonos suaves y neutros hace más fluida esta transición, en la que conviene incorporar los ítems imprescidibles del próximo invierno: alguna túnica, pantalones de tiro largo, mocasines y chalinas largas de
telas livianas, especiales para
las tardes de otoño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *