Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

“Estábamos en Colonia, Uruguay, vimos la mesa ratona, nos encantó, y sin dudarlo la cargamos en el auto y nos la trajimos en el ferry”, cuenta la dueña de casa.

Imagen anterior
Imagen siguiente
Espíritu infantil
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.