Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

“Cuando conocí a la madre
y tía de mi marido me quedé impresionada por la suavidad de sus rostros. Se los comenté y me pasaron su receta: un peeling casero hecho a base de azúcar y avena”.

Imagen anterior
«No hay mejor cosmético que una buena sonrisa»
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.