Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

“Cada vez que le hacía un favor, medianamente importante, a alguien le daba un palito de helado con mi nombre y le pedía que haga lo mismo con otra persona, agregándole su propio nombre. Uno de los últimos palitos lo entregué en Córdoba capital. Me topé con una señora que había perdido su micro a Traslasierra y ahí nomás le dije: ‘te llevo’. Y así fue, previa autorización de su marido, claro”.

Imagen siguiente
“Lo mejor de la vida está fuera de uno”
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.