Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

“Tenía miedo del encuentro con Raquel Pacheco (la verdadera Bruna) pero salí fascinada
con ella. En un momento me dijo que durante toda
esta experiencia (que duró varios años y
que terminó cuando se enamoró de un cliente) ella
había perdido la inocencia para siempre pero yo creo
que no es tan así, todavía vi mucha ternura y dulzura
en sus ojos”.

Imagen siguiente
“Vender el cuerpo nunca es una decisión feliz”
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.