Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Dylan Minnette, el ya famoso Clay Jensen de la serie.
12/05/2017

Actualidad

13 Reasons Why: hablan sus protagonistas

Por Pablo Steinmann (Desde Miami) | La serie de Netflix no para de sumar adeptos, detractores y polémicas. En exclusiva, hablamos con dos de sus figuras sobre todo ese ruido.

“Siempre supimos que la serie podía molestar. Era un costo que había que pagar”. La frase sale de boca de Christian Navarro -Tony Padilla en 13 Reasons Why- y resume un poco el sentir de todos los presentes en Miami. Allí, en el tradicional Four Seasons Hotel de Brickell, se reunió parte del elenco de la serie de Netflix y LUZ habló en exclusiva con Navarro y Dylan Minnette, el ya famoso Clay Jensen de esa ficción. Basada en el libro homónimo de Jay Asher y producida por Selena Gomez (lo que le dio quizá un gran empujón inicial), 13 reasons why ha conseguido la atención de un público global (y multietario) ¿Su fórmula? Hablar del bullying en la secundaria pero a través de un guión sin medias tintas: su protagonista se suicida. Así, burlándose de cualquier spoiler, arranca la historia de Hannah Baker, que en principio iba a ser interpretada por la propia Selena Gomez pero que luego recayó en la australiana y debutante Katherine Langford. ¿Es una afrenta contra el bullying o una apología del suicidio adolescente? Los partidarios de ambas posturas (y de otras tantas más) se han enfrentado y lo siguen haciendo en redes sociales, foros y también en escuelas, provocando la atención de educadores y hasta gobiernos. Además de confirmar hace apenas unos días una segunda temporada, Netflix salió a defender su postura inicial -que podría resumirse en “esta serie abrió conversaciones que antes no se daban”- con un estudio propio que sostiene que el 80% de los padres ve las series preferidas de sus hijos, cosa que ellos agradecen. Asimismo habilitó un sitio específico (http://13reasonswhy.info) para los casos en los que la historia dispare reacciones que merezcan un cuidado especial.

-Con todo esta carga encima, ¿cuáles dirían que para ustedes fueron los principales desafíos de esta primera temporada de 13 Reasons Why?

-Dylan Minnette: Clay fue un enorme desafío para mí. No sólo por lo que le sucede sino por el hecho de tener que contar todo eso en dos tiempos diferentes. Mi cabeza estuvo cerca de explotar en varios momentos (ríe). Su personalidad cambia mucho de una parte a la otra. En algún punto, que sería difícil de identificar, Clay despierta, crece y decide luchar por Hannah. Es un personaje muy especial, hasta ahora nunca me había pasado esto de necesitar saber toda su historia hasta el final. Con él fue así, sentía que no podía hacerlo si no sabía hacia dónde se encaminaba.

-Christian Navarro: En mi caso fue el contrario, yo fui desarrollando a Tony a medida que recibía los guiones. Fui evolucionando con los libros, lo cual no deja también de ser un un enorme desafío. Más allá de eso, debo decir que el mayor reto para mí era sensible con el material, y con el tema que toca. Eso fue crucial. Desde el vamos supimos que la serie podía molestar, lastimar y despertar polémicas. Pero era un costo que había que pagar para poder afrontar el tema con honestidad. Con crudeza y sensibilidad a la vez.

“Desde el vamos supimos que la serie podía molestar, lastimar y despertar polémicas. Pero era un costo que había que pagar para poder afrontar el tema con honestidad”.

-¿Cuál el es gran tema de la serie para ustedes? ¿El bullying, el suicidio adolescente, el abuso sexual?

-CN: Es una pregunta difícil pero cada vez que pienso en ello, vuelvo a lo que le escuché decir alguna vez Jay Asher, el autor del libro original. Al igual que él, siento que 13 Reasons Why habla del poder de nuestras decisiones diarias. Por más que parezcan insignificantes cada una de ellas tienen un impacto real en la gente. Por eso mismo, siempre hay que intentar ser buenos y comprensivos, aunque cueste el doble. Seguramente es más sencillo ser cruel o resentido pero hay que tener la valentía de decirle que no a ciertas cosas, de no sumarse a un bullying general, por más popular que sea. Para mí ese es el subtexto que pervive durante toda la historia.

-DM: Coincido plenamente con Christian, y creo que lo mejor que tiene esta serie es que hoy estamos todos más alertas y comprensivos como seres humanos. Los actores solemos decir: “nuestro trabajo no es salvar al mundo”. Y es cierto. Pero hay algunos casos, como éste, en los que al menos podés salvar a una persona. Y eso es impagable.

-¿Por que la recomendarían?

-CN: Creo que el factor de identificación es muy importante. En todo sentido. El arte es un gran catalizador, siempre, y en este caso creo que muchos chicos que están sufriendo pueden encontrar un interlocutor posible en alguna de estas historias. Más allá de eso, creo que como sociedad debemos seguir sumando información sobre temas como abuso y bullying. En las escuelas, en los hogares… En algún punto todo empieza en casa, no? Yo tuve suerte de contar con padres que jamás me dejaron ser un tarado que acosa a los demás. Y eso es lo que hay que incentivar. Ser padre no es simplemente pagar las cuentas o tener un plato de comida lista en la mesa, es involucrarte, hablar con tus hijos, saber qué les pasa, cómo se comportan… Ojalá esta serie lo genere o incentive.

“Al día de hoy, seis de mis ex compañeros de secundaria han fallecido, la mayoría por sobredosis de drogas, por lo que tengo bien presente lo difícil que es el pasaje de la juventud a la adultez”.

-¿Qué tal fueron sus propias experiencias escolares?

-DM: Yo hice la secundaria en una escuela charter y la mayoría de las materias las cursé a distancia. De todos modos, debo decir que tuve mucha suerte porque los pocos compañeros que tuve allí se convirtieron en grandes amigos. Con casi todos ellos sigo en contacto al día de hoy.

-CN: Yo fui a la secundaria en Manhattan y al día de hoy, seis de mis ex compañeros han fallecido, la mayoría por sobredosis de drogas, por lo que tengo bien presente lo difícil que es el pasaje de la juventud a la adultez. Es por eso que me enorgullece tanto poder contar esta historia, por ellos y también por mis tres hermanas más jóvenes, que seguramente están lidiando hoy con algunos de los problemas que hablar la serie. Gracias a este personaje caí en la cuenta que nunca les había preguntado con sincero interés: ¿qué tal te va la escuela? ¿Sos víctima de bullying? ¿Le hiciste bullying a alguien? Poder hablar de todos estos temas es lo que va a hacer la diferencia en un futuro.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *