Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Animal Flow toma elementos de un amplio abanico de disciplinas, desde la Capoeira hasta el Breakdance y el Parkour.
21/06/2017

Animal Flow, ¿entrenar como animales?

Por Pablo Steinmann l Una nueva rutina propone recuperar los movimientos del “hombre mono” y de otras criaturas, bien cerca del piso y en cuadrupedia. Conocé sus características, pros y contras.

“Un programa de movimientos”. Así lo definió su creador, Mike Fitch, un norteamericano que no sólo acumula lindas fotos en Instagram (centradas en sus viajes por el mundo y también en sus abdominales) sino también muchos años (más de 20) en la industria del fitness. Entrenador y atleta, cuenta que su máxima epifanía llegó cuando tuvo en sus manos el libro Move your DNA (aún no traducido al español), de la especialista en Biomecánica, Katy Bowman. “Siempre fui fanático de trepar y colgarme  en barras pero no fue hasta que leí ese libro que entendí la importancia de balancear nuestra postura. Pasamos la vida entera sentados o parados y olvidamos que en nuestro propio ADN existe un patrón de movimiento más “primario”, asociado a la cuadrupedia y al desplazamiento animal. Este método intenta recuperar esa riqueza y variedad”, sentencia.

Vuelta a las fuentes
En algún punto, Animal Flow se inscribe en una tendencia más macro -y de mayor alance- del mundo fit: la vuelta a lo “natural”, que prescinde de maquinarias y aparatos sofisticados y sólo utiliza la propia potencialidad del cuerpo. Crossfit, Funcional Gym e incluso Zumba, por nombrar algunos de los métodos más exitosos de los últimos años, son parte de esa misma lógica.
“El fitness se preocupó mucho por realizar programas en donde el cuerpo vuelva a recurrir a los registros de nuestra infancia como trepar, saltar y agacharse, algo que hacíamos de forma bien natural, fluida y flexible. Lo que pretende esta tendencia es derrotar a la “rigidez” que se va apropiando en nuestras vidas por tantos compromisos laborales y sociales que, en su mayoría, le dan de forma sedentaria”, comenta el entrenador Pablo Bendabiba.

Este nuevo método se inscribe en una tendencia más macro del mundo fit: la vuelta a lo natural, que prescinde de maquinarias y aparatos sofisticados y sólo utiliza la propia potencialidad del cuerpo.

Super curioso de las nuevas tendencias, Benadiba es uno de los pocos expertos de la Argentina que tuvo la posibilidad de conocer de cerca los beneficios de Animal Flow. Fue el año pasado, en una convención de IdeaFit en Washington. “Me pareció novedoso y muy atractivo para un público joven, sobre todo para los llamados millennials”, comenta. Párrafo aparte: gran parte de las rutinas de Animal Flow circula como videos en la web y en las redes sociales. Su creador, Mike Fitch, es un verdadero promotor de esa viralidad 2.0, ya sea desde su cuenta de Instagram o de su canal de Youtube.

Atractivos
En concreto, ¿en qué consiste este método que según todos los consultados toma elementos y técnicas de un amplio abanico de disciplinas, desde la Capoeira, hasta el Breakdance y el Parkour.   Benadiba describe: “Es un entrenamiento que se realiza en su mayoría en posición de cuadrupedia, utilizando el cuerpo como principal vehículo, a través de una serie de movimientos muy específicos y prolijos, casi coreográficos y al ras del suelo. ¿Beneficios? Mejora la movilidad en general, fortalece las articulaciones, la fuerza muscular y la flexibilidad”, enumera a la vez que señala lo que quizá sea uno de sus principales atractivos: “Es divertido. Imita movimientos de animales que pueden ir desde una rana, a un escorpión, gorila o cangrejo. Es muy dinámico y vigorizante”, sentencia.
Si bien su falta de aparatología lo hace, en teoría, muy accesible (“se puede practicar en tu cuarto o el living” señalan sus defensores), lo cierto es que sus movimientos requieren una técnica muy depurada y específica, que sólo puede ser guiada por un profesional. Además, como en la gran mayoría de estas nuevas disciplinas, una mala ejecución de sus rutinas puede llevar a lesiones en tendones y articulaciones.
Por ahora, nuestro país no tiene sedes oficiales donde se puedan seguir esta método pero tanto desde Megatlon como de Sportclub revelaron que “estaban trabajando para incorporar Animal Flow a su grilla de actividades”. Los box de Crossfit son otros posibles canales de propagación, aunque por ahora la cosa no pasó allí de un par de cursos introductorios y sólo para instructores (no para público general). Todo esto no impide pensar que esta nueva técnica desembarque con todo en el país en un futuro cercano, tal cual pasó con Crossfit o Zumba. “Sus atractivos, más la tendencia general de tomar el cuerpo como un “todo” hacen pensar que sí, que en breve la tendremos entre nosotros”, sentencia Benadiba.

Edición Nro:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *