Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

24/06/2017

Descubrí al nuevo Hombre Araña

Por Pablo Steinmann l Británico y fanático del baile (¡fue Billy Elliot!), el protagonista de Spider Man: De regreso a casa revela su historia, sus sueños y “poderes”.

Con diferencias, su historia bien puede emparentarse con la de Billy Elliot. Salieron, es cierto, de lugares casi opuestos (de la pobre y fabril Inglaterra del norte el inquieto Billy y del aristocrático municipio de Kingston Upon Thames, el pequeño Tom) pero los une un inquebrantable amor por la danza. Tom Holland la descubrió a sus ocho años y desde entonces es su actividad preferida. A los 10, tras una muestra en su escuela de baile, fue descubierto por un famoso coreógrafo británico que le acercó su primer papel profesional, nada menos que en un mega éxito del West End (y luego de Broadway): sí, ¡Billy Elliot! Al principio interpretó a Michael, el fiel amigo de Billy, hasta que en 2010, tras dos años de aplausos, fue elegido para personificar al famoso personaje principal. Su siguiente aventura fue el cine, en una película que en principio iba a ser “pequeña”, pero que terminó convirtiéndose en un suceso global. Dirigida por el español Juan Antonio Bayona, Lo imposible relató de forma conmovedora -y espectacular a la vez- la odisea de una familia madrileña en el recordado tsunami de Tailandia de 2004. Su papel, como el hijo mayor del matrimonio de Enrique (Ewan McGregor) y María (Naomi Watts) le valió muchísimos premios y elogiosas críticas. Luego trabajó en diversos filmes hasta que el año pasado sorprendió al mundo con un inesperado cameo en la tercera aventura de Capitán América, donde interpretó a un jovencísimo Hombre Araña. “¿Se viene una nueva franquicia del famoso arácnido?”, fue la pregunta de muchos en aquel entonces. Y la respuesta era afirmativa. El próximo jueves 6 de julio, este joven fanático de los perros y el fútbol que sólo estuvo de novio una vez (y en el secundario) encabezará Spider Man: De regreso a casa, película que mostrará la vida “normal” del superhéroe, entre su tía, el colegio y los cuidados especiales de Iron Man (Robert Downey Jr.).

-Para empezar, contanos tu primera experiencia con El Hombre Araña. ¿Fue a través del cine o de las historietas?
-Es curioso porque la primera vez que me topé con El Hombre Araña fue en las películas de Sam Raimi, a comienzos del nuevo milenio pero aún en ese momento recordaba muchos juguetes y disfraces suyos. Creo que aún hoy si le preguntás a cualquier niño de ocho o diez años cuál es su color favorito te dirá que rojo o azul. En una época me gustó Batman bastante, pero luego volví a ese primer fanatismo con El Hombre Araña.

-Y ahora te toca interpretarlo, ¿cuál es el principal desafío a la hora de encarar un personaje tan famoso?
-La originalidad, sin dudas. Es difícil lograr un contenido que sorprenda con El Hombre Araña por lo que profundicé mucho en mi investigación para encontrar cosas inéditas y llamativas, tanto de él como de Peter Parker. Creo que hacerlo más joven fue una decisión inteligente por parte de Marvel, en muchos sentidos. Es interesante ver como alguien tan increíble como El Hombre Araña al final del día (o al comienzo) debe lidiar con las mismas experiencias que viven los jóvenes. Todos fuimos a la escuela, todos sabemos de qué se trata.

“Siempre fui muy estudioso y con el tiempo descubrí que eso podía ser objeto de burlas en el colegio. Pero por suerte, y supongo que también gracias al deporte, ése no fue mi caso”.

-Hoy en día se habla mucho del bullying en los colegios. ¿Cómo fue tu experiencia escolar?
-Asistí a una escuela privada desde los 7 a los 11 años. Luego llegaron mis hermanos por lo cual mis padres tuvieron que cambiarme a una institución estatal, que en realidad me encantó. Hubo un par de años difíciles al principio, pero después entré a los equipos de rugby y de cricket y terminé pasándola muy bien. Siempre fui muy estudioso y con el tiempo descubrí que eso podía ser objeto de burlas. Pero por suerte, y supongo que también gracias al deporte, ése no fue mi caso.

-Trascendió que casi no utilizaste dobles de acción…
-Es cierto, cuanto más me desafíe a mi mismo, más feliz soy. No sé vivir sin adrenalina (ríe). De todas maneras, confieso que me costó mucho lograr la flexibilidad que necesitaba este personaje. En general soy bastante rígido, ni siquiera puedo tocar las puntas de mis pies con las manos y a veces me pedían aterrizar en posiciones increíbles. ¡Incluso para mi entrenador de parkour eran difíciles de lograr! A pesar de que realmente me esforcé, algunas secuencias necesitaron un retoque digital para mejorar mis movimientos. ¡Espero que también me hayan dejado más lindo! (risas).

Edición Nro:

 

 

Un pensamiento en “Descubrí al nuevo Hombre Araña”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *