Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

24/09/2017

“Pico es un bombón y trato siempre de devolverle todo el amor que me da”

Por Fernando Gomez Dossena | Año de cambios y desafíos para Pampita. Es jurado de Showmatch, conduce su propio programa y en breve debuta con un protagónico hot en cine en Desearás al hombre de tu hermana. Y, además, está en pareja con “Pico” Mónaco.

No para un segundo. Y siempre mantiene su sonrisa ganadora e irresistible. Después de un año y medio bastante turbulento -el que incluyó mundanza, divorcio, escándalos mediáticos y mucho más- se refugió ciento por ciento en su carrera. Volvió a ser jurado de Showmatch, lanzó una colección cápsula de carteras y de pijamas, se animó otra vez a la conducción con Pampita Online (todos los días de 20:30 a 22 por el canal KZO) y filmó la película Desearás al hombre de tu hermana, protagonizada también por Mónica Antonópulos, Juan Sorini y Guilherme Winter y basada en la exitosa novela de Erika Halvorsen. Y, como si esto fuera poco, oficia de madre de tres varones: Bautista (9), Beltrán (5) y Benicio (2), y de novia del ex tenista Juan “Pico” Mónaco. Reconoce que sus semanas son súper intensas (“Trato de concentrar todo mi trabajo entre lunes y miércoles para después disfrutar al máximo del resto de la semana”, confiesa) y que encontró en su profesión (y en el amor, claro) otra vez un espacio para sentirse fuerte y con esa energía que siempre la caracterizó.

-¿Cómo te llegó la propuesta de Desearás al hombre de tu hermana?
-Desde el año pasado tenía muchas ganas de actuar. Había tenido una propuesta para hacer una novela en Chile, pero como me mudé a Argentina no se pudo dar. Mi representante se puso a buscar guiones, leí este y me fascinó. Me gusta el texto de Érica Halvorsen, cómo escribe, cómo cuenta todo lo que les pasa a las mujeres sin tapujos. Audicioné y empezó el proyecto.

“No descarto convertirme en madre con “Pico”, pero no siento que tenga que ser ya. Hace poco volví a tomar las riendas de mi carrera y tengo miles de proyectos. estoy con una pareja joven que no tiene hijos, así que siento que en un futuro se va a dar”.

-¿Qué te interpeló de la historia?
-El vínculo de estas dos hermanas tan distintas pero que se aman profundamente y no pueden dejar de estar juntas. Como se complementan, como goza una a través de la otra…Es una película contada desde la mirada femenina…detalla cómo vivimos el sexo, el amor, la pasión, lo prohibido…¡es intensa, no da respiro!

-¿Qué aporta esa mirada femenina que mencionás?
-Nos anima a liberarnos, a atrevernos, a ser auténticas, a contar las cosas cómo las vemos nosotras sin el velo masculino. Es nuestro momento y esta película lo refleja.

-¿Cómo fue protagonizar escenas tan hot?
-Tuvimos coreógrafo para las tomas de sexo (N de la R: Carlos Casella), entonces fue como hacer un baile. Todos nos vemos divinos porque está muy cuidado, es casi un cuadro renacentista. Nada es osado ni burdo. Estoy muy sensual y los voy a sorprender (risas).

-La autora dijo que le gustabas porque veía en vos una mujer con mucho hambre, atrevida…¿te sentís así?
-Sí. Esto fue algo muy nuevo para mí, entonces como además iba a haber mucho prejuicio quise ponerme a la altura de las circuntancias y me lo tomé muy en serio. Atreverse es todo, siempre podés hacer algo nuevo o distinto, aunque parezca súper insólito.

-¿Estás menos pendiente del qué dirán?
-No, al revés. Me siento muy sensible y a flor de piel de cara al estreno de este proyecto.

-Pero, ¿no te fortalecieron los años en el medio y todo lo que pasó el último tiempo?
-No me concentro en eso. Yo busco conquistar al público. No soy una actriz cool que no me importa nada (risas). Todo lo contrario, quiero gustar, sorprender… Juro que todo me importa y si a alguien no le gusta me va a romper el corazón. También aprendí que si por miedo no te animás, te perdés un montón de cosas.

-Estás repleta de trabajo, ¿cómo organizás tu vida?
-No lo sé (risas). Mi prioridad es la maternidad, cuido mucho mis espacios personales y trato de estar mucho con los chicos. Pero trabajar me encanta. En este año y medio volví a recuperar el tiempo perdido y empecé a ilusionarme con lo más lindo que tiene mi trabajo: la diversidad.

-¿Qué hacés en tus momentos libres?
-Sábado y domingo los tengo siempre liberados y juro que no hago nada. Me levanto, me pongo un jogging y a lo sumo salgo a la vereda a andar en bicicleta con los chicos o jugar a la pelota. A veces vienen amigos a comer, leo o miro series… mi adrenalina está en cero los fines de semana.

-¿Sos la mamá que querés ser?
-Siempre cargo con la culpa de no ser lo suficiente buena y presente que una quisiera ser, pero me quedo feliz con verlos contentos, educados, alegres… Eso me da bastante orgullo. Me acompañan a todos lados y saben muy bien cuál es mi trabajo. Entienden que soy famosa, pero para ellos soy y seré siempre su mamá. Los más chiquitos se pelean mucho y escucho mamá 60 veces por hora. Es la palabra del momento. Con el más grande estoy atrás de las tareas, de que estudie y de administrar la Play Station.

-¡Qué tema!
-Sí, la maternidad es un trabajo tremendo, pero el más lindo del mundo. Incluso cuando tengo que retarlos me río por dentro. Soy brava y de poner muchos límites. El otro día el más grande me dijo: ¿Para qué me regalaste la Play si me la vivís quitando? (risas), pero bueno, es mi única arma de amenaza.

-Luego de la separación y con el bebé en camino de Benjamín Vicuña, ¿cómo imaginás la familia ensamblada? ¿se vuelve complicada la organización tras la separación?
-Por respeto a Benjamín no hablo sobre esos temas públicamente. Lo charlo con mis más íntimos, son situaciones que no hace falta exponerlas.

-¿Sos de lookear mucho a los chicos?
-Durante la semana están todo el día con el uniforme del colegio y los fines de semana no logró quitarles las camisetas de fútbol, ¡no hay manera! Los persigo con una remera de algodón y no hay forma. Sino directamente los más chicos salen disfrazados de superhéroe. No me dejan meterme.

-¿Y con “Pico” te pasa igual?
-¡No! Tiene buen gusto naturalmente, sabe combinar y qué usar para cada momento. ¡Y la percha, se pone una remera blanca y es una bomba! Él me la hace muy fácil.

“Soy demasiado romántica. Me pasé en mi infancia
leyendo novelas y tuvieron su efecto. Para los sueños
no tengo límites y las expectativas son siempre
demasiado grandes”.

-¿Cómo hacés para entre medio del trabajo y la familia encontrar el tiempo para el amor?
-Me las arreglo, siempre (risas). Con ese bombón al lado me pongo las pilas y trato de devolverle todo el amor que me da. Es un divino total y llegó a mi vida como un regalo.

-¿Te sorprendió?
-¡Claro! Hay gente que está alerta o en la búsqueda, pero a mí me llegó de repente. Ni siquiera sé si estaba preparada, pero me animé a transitarlo. Lo sorprendo mucho, le regalo o preparo cosas chiquitas, trato de ser femenina, de estar siempre impecable, de ceder en cosas que lo hagan feliz… Soy simple, pero muy atenta.

-¿Sos romántica?
-Demasiado, una romántica empedernida. Lamento que me hayan hecho leer tantas novelas de chica. Soy del campo y mi abuela era la directora del colegio de mi pueblo, Doblas (La Pampa). Como los veranos eran muy calurosos, nos pasábamos toda la tarde leyendo. Eso tuvo efecto, soy re sensible y tengo mucha fantasía romántica. Para los sueños no tengo límites y las expectativas son siempre demasiado grandes.

-El año que viene cumplís 40, ¿cómo te llevás con el paso del tiempo?
-Re bien, pasan los años y estoy llena de energía y más creativa y encima el trabajo se diversificó muchísimo.

-¿Y qué aprendiste con el tiempo sobre el amor?
-Es una escuela hasta el final de los días. Va cambiando con los años, cambian las expectativas, lo que esperás del otro… se vuelve más simple, más sencillo. Ya no pretendés tanto de tu compañero y eso es bárbaro. Te relaja al máximo.

-”Pico” no es papá, ¿te gustaría ser mamá de nuevo?
-No podría decir que no, pero no siento que tenga que ser ya. Hace poco volví a tomar las riendas de mi carrera y tengo miles de proyectos a los cuales dedicarme. En lo inmediato no lo veo, pero estoy con una pareja joven que no tiene hijos, así que creo que en un futuro se va a dar.

-Él tiene 33, ¿te contagió energía más juvenil?
-Yo ya tengo demasiada (risas). Pico es súper tranquilo, yo soy explosiva y me potencio con todo lo que hago. Llega a casa, me da unos mates, me calma, es cero enroscado. Soy re libre en mi carrera, no tiene prejuicio con nada con lo que encare. Tiene una energía increíble.

 

 

Un pensamiento en ““Pico es un bombón y trato siempre de devolverle todo el amor que me da””

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *