Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

14/10/2017

“Cuando hago escenas hot en lo último que pienso es en sexo”

Por Fernando Gomez Dossena l Es una estrella en Brasil y en nuestro país acaba de estrenar la película Desearás al hombre de tu hermana. A los 38 y con acento casi porteño, el ex galán de Moisés cuenta cómo es su vida en Río de Janeiro; además, revela que es un músico frustrado y que está en sus planes ser padre junto a la actriz Giselle Itié.

A sus 22 años trabajaba en un resort en Salvador de Bahía. Era el encargado de la escenografía y puesta de todos los shows que ofrecía el hotel cada noche. Un día vio a los actores sobre el escenario y sintió que quería estar ahí. Previamente había estudiado Diseño industrial en San Pablo y había soñado con convertirse en skater profesional, pero la curiosidad por la actuación le ganó a las demás aficiones. En Brasil -y toda Latinoamérica- se hizo súper famoso por protagonizar Moisés y los diez mandamientos, novela en la que se enamoró de la actriz Giselle Itié. Mientras en Brasil es parte de un nuevo suceso televisivo -la serie Apocalipsis, que trata sobre este hecho bíblico, pero visto desde la actualidad- en Argentina acaba de estrenar la película Desearás al hombre de tu hermana junto a Pampita, Mónica Antonópulos y Juan Sorini.

-¿Por qué aceptaste el proyecto del filme?
-Me encantó el guión de Erika (Halvorsen) y siempre quise trabajar con el director Diego Kaplan. Además, es mi debut en cine y, encima en Argentina y con un creador tan prestigioso e importante. Es algo que jamás imaginé, ni soñé, es una gran sorpresa para mi carrera.

-¿Te identificó algo de tu personaje Andréas?
-Sí, la espontaneidad y la libertad para decir lo que quiere. Soy muy transparente, no concibo fingir nada… No puedo disimular, si está todo mal se nota en mi cara.

“Mi gran pasión es la música. Toco guitarra y tomo clases en Rio, mi ritmo es el blues. Soy un músico frustrado, las melodías son lo que me conmueven más rápidamente, me llega directo al corazón”.

-¿Cómo fue la experiencia de filmar las escenas hot?
-Cuando hago ese tipo de tomas lo último en lo que pienso es en sentir algo. Hay tantos elementos a los que hay que prestar atención que te olvidás de que estás desnudo: la luz, los técnicos, la fotografía, la posición de la cámara, es casi una coreografía… te preocupás por tu partenaire, lo último que se te cruza por la mente es el sexo y ¡todos piensan lo contrario! No son escenas fáciles de hacer, son realmente complejas.

-¿Cómo fue trabajar con Pampita? Sabés que ella es una gran figura aquí…
-Es una persona muy simple, humilde y simpática. Muchas veces quedaba tensa con algunas escenas y siempre intenté estar abierto para ayudarla. Además de ser una profesional muy seria y comprometida, fueron dos meses de filmación realmente mágicos.

-Mencionaste la pasión, ¿sos un hombre apasionado?
-(Piensa). No lo sé, disfruto mucho el momento, me gusta estar con personas que quiero mucho como mis amigos, mi novia y mi familia. Mi gran pasión es la música. Toco guitarra y tomo clases en Río, mi ritmo es el blues. Soy un músico frustrado, las melodías son lo que me conmueven más rápidamente, me llegan directo al corazón. Más que el teatro y el cine.

-¿No hay chances de que te dediques a eso?
-Ya tengo algunos temas, pero sólo pienso lanzarlos a través de Spotify y sólo como realización personal. No pretendo hacer una carrera musical.

-Hiciste Moisés… y ahora Apocalipsis, ¿sos creyente?
-No, soy más racional. Creo que Dios somos nosotros y la naturaleza. Lo que vemos, tocamos y tenemos. El poder de crear, hacer y deshacer está dentro de uno. Soy católico de nacimiento, pero no soy practicante.

-En Brasil sos una gran estrella, ¿cómo te llevás con la fama?
-No me desvela. Soy muy tranquilo y trato de no ir a fiestas ni salir demasiado, soy low profile. Sí soy cálido con mis fans, intento devolver todo el cariño que me dan. Procuro ser lo más grato posible.

-¿Qué hacés cuando no trabajás?
-Paso mucho tiempo en mi casa en Río, si no elijo viajar a lugares tranquilos o escaparme a Nueva York que me encanta. ¡No conozco Europa! Va a ser mi próximo destino. Leo mucho, voy al teatro o al cine, también. Dibujo, me gusta el arte figurativo, hago personas y retratos, estudié dos años de Dibujo en San Pablo y sigo tomando cursos. Aparte, ando en skate, no tanto ni tan riesgoso como antes que me subía a escaleras y demás, pero le hecho ganas.

-¿Sos romántico?
-Tengo una visión de la vida romántica, soy soñador.

-¿En qué aspectos?
-En el amor, soy sensible y mi gusto por el arte también me ayuda a conectarme con ese costado.

-¿Cómo te cae el paso del tiempo?
-Estoy tranquilo, pero cada vez que pienso que tengo casi 40 me asusto. Tengo menos energía, el cuerpo se cansa… De todas maneras me siento activo y pienso tener hijos más adelante.

-¿Volverías a trabajar con tu mujer, Giselle Itié?
-¡Por supuesto! Es una gran compañera de trabajo, nos conocimos así, tuvimos una conexión muy especial. Tengo ganas de volver a tener otro proyecto con ella.

 

Pasión por Argentina

Antes del éxito de Moisés y los diez mandamientos “Guille” (como se hace llamar en nuestro país) había visitado Argentina sólo una vez. Pero gracias al culebrón que batió récords de audiencia tuvo la oportunidad de viajar varias veces más. “Mi primer contacto fue a través del fútbol, soy fanático y admiré siempre a jugadores como (Mario) Kempes, (Diego) Maradona, (Pablo) Aymar y ahora (Lionel) Messi”, revela, quien además es fanático del tango y del folclore. “La comida es riquísima y la gente me encanta, son inteligentes, cálidos y muy abiertos. Tengo muchos amigos argentinos que me van a durar para toda la vida”, cuenta.

Edición Nro:

 

 

Un pensamiento en ““Cuando hago escenas hot en lo último que pienso es en sexo””

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *