Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

26/10/2017

Runners que corren para ayudar

Por Flor Rodríguez Petersen l Ellos no corren para ganar, pero cada vez que llegan a la meta celebran la victoria obtenida. No se trata de títulos o medallas sino de ayudar a quienes más lo necesitan.

RODRIGO NARDILLO

Multiplicar kilómetros

“Empecé a correr hace 12 o 13 años, primero hice 10 kilómetros y luego fuí aumentando la distancia”, recuerda el corredor quien colabora con Banco de Alimentos y Banco de Sangre. “Cuando le contaba a la gente lo que hacía sentía que había una onda positiva y pensé que si eso entusiasmaba a los otros, había espacio para hacer algo solidario. En 2015 iba a correr mi primera carrera larga: 101 kilómetros en el ultra trail de Mont-Blanc (Francia).

“Pensé que si eso entusiasmaba a los otros, había espacio para hacer algo solidario”

Era muy desafiante para mí y era importante contar con el apoyo de los demás. Conseguí sponsors individuales que iban a donar una suma pequeña de dinero dependiendo de la distancia que yo corriera”, explica y sigue: “Siempre en la mitad hay fantasmas que te hacen pensar en abandonar, son competencias de un día o más y hay un desgaste fuertísimo, por eso es bueno tener el valor extra de haberme comprometido con mucha gente. Sé que el límite siempre está más lejos de lo que uno supone. El que corre, sabe que sufrir es parte del menú, pero cuando llegás te alimentás de eso: sabés que no fue fácil pero valió la pena”, remata y adelanta que sus próximos desafíos serán en Mendoza y Suiza, ya que aprovecha para combinar turismo y deporte.

 

 

EVELINA CABRERA

Todo por una sonrisa

Lo suyo es el fútbol, pero como está al frente de la AFFAR (Asociación Femenina de Fútbol Argentino) y es entrenadora de un equipo de jugadoras ciegas no puede competir. Entonces, hace poco menos de dos años, empezó a correr. “Me parecia importante hacer otra actividad. Servía para entrenar y todos decían que hacía bien”, cuenta.

“Siento que con esto que hago ayudo a alguien y me sirve a mí”

“La primera competencia en la que participé fue la carrera de Mc Donald’s. Son sólo 5 kilómetros. Fue muy emocionante cruzar la línea de llegada y estaba destrozada aunque era una distancia corta. Eso me motivó a entrenar más”, comenta y recuerda que en esa época estaba tratando de conseguir que una marca de galletitas ayudara en un comedor. “El chico de la fábrica me dijo que corriera a cambio de donaciones. Le dije que no estaba preparada para largas distancias y me dijo que no importaba cuántos kilómetros hiciera sino que cruzara la meta”. Cada vez que la deportista termina una carrera, la marca dona 50 kilos de galletitas a un merendero que ella elige. “Siento que con esto que hago ayudo a alguien y me sirve a mí”, reflexiona.

 

 

JUAN CRAVERI

Charity racing

Este año corrió el Epic5 -consiste en hacer cinco Ironman (en días consecutivos) en cinco islas de Hawaii- y, como ya había hecho en 2006 cuando corrió su primer Ultraman, vendió sus kilómetros a compañías como Reebok, Toot, Richmond, Roemmers, Casasco, Baliarda, Raffo y hasta a la empresa familiar que él mismo dirige. Todo fue a beneficio de Fundación Flexer que recibió $750000 tras la competencia.

“¿Cómo voy a abandonar porque me duele el cuerpo si esto lo elegí y -en caso de terminar- estoy ayudando a niños que luchan contra una enfermedad que no eligieron?”

“En 2001 retomé la actividad física luego de varios años sedentarios y como fumador. En 2003 corrí mi primer Ironman”, cuenta antes de explicar: “En larga distancia las probabilidades de abandonar crecen en forma exponencial ya que al estar más tiempo compitiendo la posibilidad de que ocurran imprevistos es mayor. Igual pasa con la cabeza: solemos decir que estas carreras son 90 por ciento mentales y que el 10 restante está en la cabeza. Cuando uno flaquea y quiere abandonar, es bueno tener una causa más grande que lo evita. ¿Cómo voy a abandonar porque me duele el cuerpo si esto lo elegí y -en caso de terminar- estoy ayudando a niños que luchan contra una enfermedad que no eligieron? Ahí se acaban las excusas”, concluye.

 

 

SEBASTIÁN ARMENAULT

El mejor premio

“Toda la vida busqué mi lugar en el mundo y a los 45 años, en el medio de una carrera, encontré lo que me apasionaba y quise intentarlo”, dice quien cambió la oficina por las pistas más exóticas del planeta (los desiertos de Gobi y Sahara, entre otros; en el Polo Sur, el Amazonas y el Cañón del Colorado sirven como ejemplo).

“Mi podio es llegar a un hogar de ancianos y recibir el abrazo de un abuelo que recibe anteojos de lectura”

El punto de inflexión fue cuando cruzó la meta tras 170 kilómetros en Omán. “Fue una carrera muy dura. A la vuelta me senté con el presidente de la empresa en la que trabajaba y le dije que quería armar un proyecto en base a distancia recorrida. Renuncié y me dediqué a entrenar. Cada kilómetro que corro sirve para donar a quién más lo necesita”-comenta- “Siempre llego entre los últimos pero mi podio es llegar a un hogar de ancianos y recibir el abrazo de un abuelo que recibe anteojos de lectura. Entonces sí, me siento campeón del mundo. Cuando corrí 250km el ganador recibió u$s5000. Llegué 793 y por completar el recorrido doné tres defibriladores, tres cardiógrafos, tres respiradores artificiales, 250 pares de zapatillas, 250 pares de anteojos recetados, leche en polvo, cereales y eso suma más de u$s150000. Entonces pregunto: ¿quién creen que ganó?”.

 

 

MARÍA JOSÉ RUTILO

A favor de todos

“Si corrés conocés bien la necesidad de hidratarte”, arranca la impulsora de Zapatillas Verdes, ONG que junta las botellas de plástico descartadas durante las carreras para donarlas a cooperativas de recuperadores que luego las venden a plantas de reciclado que, finalmente, las devuelven al circuito de fabricación de envases PET. “Unimos nuestra pasión por el running y nuestro amor por la tierra concientizando y capacitando a los distintos actores involucrados. Además ayudamos a diseñar protocolos para replicar la experiencia. Creemos que es una idea redonda”, señala y agrega: “El objetivo de la organización es concientizar a deportistas, organizadores de eventos deportivos y a la población en general de la necesidad de reducir, separar y reutilizar residuos”. La ONG tiene un programa de radio en Ambiente Radio (FM 88.9) en el que entrevistan a deportistas, empresarios y políticos con el anhelo de difundir la magnitud del problema medioambiental y promover soluciones.

 

 

Marea rosa

El próximo sábado a las 17 hs. las chicas tenemos cita en Puerto Madero. Una nueva edición McDonald’s 5k se realizará en Buenos Aires. Aparte de promover una actividad saludable, la competencia sirve para recaudar fondos para la Asociación La Casa de Ronald McDonald, que brinda apoyo, contención y alojamiento a familias que deben relocalizarse para acompañar a sus hijos cuando tienen que afrontar tratamientos de salud lejos de sus hogares. La inscripción a la carrera se realiza en www.5kmcdonalds.com/ar/ba y los kits se pueden retirar jueves 26 y viernes 27 de octubre en el Patio de Comidas de Abasto Shopping.

 

 

 

Edición Nro:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *