Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

09/11/2017

Osteoporosis: también cosa de hombres

Si bien afecta mayoritariamente a las mujeres, hoy se sabe que los varones también son blanco de esta enfermedad. Por el aumento de expectativa de vida, se estima que el número de afectados crecerá en los próximos años. En esta nota explicamos las razones y qué se puede hacer para frenar su incidencia.

Casi todas las publicidades televisivas que hablan de la importancia de prevenir la osteoporosis tienen como protagonista a una mujer que se sirve un vaso de leche fortificado con calcio o recomienda comer un yogurt al día. Y esto no es casual, ya que se trata de una enfermedad que se relaciona, por excelencia, con el género femenino.
Creencia asociada a que el principal factor que determina el descenso de la masa ósea es la disminución de estrógeno, algo que ocurre con la llegada de la menopausia. Si bien en los varones no hay una caída de hormonas sexuales tan importante, un grupo de ellos sí presenta disminución de los niveles de testosterona por debajo de lo normal (andropausia) lo que también acarrea pérdida de la masa ósea.
Según Pablo Costanzo, médico especialista en endocrinología, andrología y osteología del Hospital Italiano, también hay otros factores predisponentes como: la edad, los síndromes de mala absorción intestinal, el sometimiento a tratamientos crónicos con glucocorticoides, bajos niveles de vitamina D, pérdida excesiva de calcio por orina, tabaquismo y alcoholismo.

La enfermedad silenciosa
El 20 de octubre se celebró el Día Mundial de la Osteoporosis. Una enfermedad que se caracteriza por el deterioro de la microarquitectura del tejido, que conlleva un mayor riesgo de fractura porque el esqueleto se torna frágil, y hasta un pequeño golpe o caída puede ocasionar una quebradura. Como no presenta signos, ni síntomas antes de la fractura, se la suele denominar “enfermedad silenciosa”.
“La osteoporosis afecta todos los huesos del cuerpo; sin embargo, las fracturas se producen con mayor frecuencia en la columna, seguida por el aplastamiento de las vértebras“, explica Claudio Bustamante, médico especialista en ortopedia y traumatología del Hospital Bernardino Rivadavia.

Diagnóstico a tiempo  
“Para su detección, el estudio que debe realizarse es la densitometría ósea (DMO). En la actualidad, la comunidad médica no tiene como rutina pedir este estudio a los varones mayores de 70 años, como es aconsejable, ni tampoco los pacientes saben que deben hacerse estos controles. Por eso la consulta por parte de los hombres a su médico, es fundamental para despejar dudas“, explica Costanzo.

En Argentina, en un estudio de investigación que incluyó 318 hombres mayores de 50 años de la comunidad, sin antecedentes de enfermedades o consumo de medicación que afecte el metabolismo del hueso, se encontró que el 7.8% tenían osteoporosis y un 49.4% padecía de osteopenia. Es decir, más del 50% de los hombres mayores de 50 años presentan baja masa ósea y no lo sabían.
“La mayoría de las fracturas ocurren con densidad mineral ósea en el rango de osteopenia. Dado que existe mayor número de pacientes en este grupo, la detección de factores de riesgo por parte del médico y el conocimiento de los factores predisponentes por parte del paciente se vuelve entonces una herramienta indispensable para  decidir el tratamiento adecuado y así evitar las fracturas“, afirma Costanzo y explica que la principal complicación en pacientes con osteoporosis es la fractura ósea que ocurre espontáneamente o ante un trauma mínimo y acarrea complicaciones importantes: internación, inmovilidad, falta de recuperación de la vida habitual previa a la fractura e incluso, en ocasiones, la muerte (en este caso el riesgo es dos o tres veces mayor en varones que en mujeres).

Mejor prevenir 
Hay muchas alternativas a la hora de contrarrestar este proceso: la actividad física, alejar hábitos como el alcohol y el tabaquismo y por supuesto cuidar la alimentación: “Se recomienda que a partir de los 50 años se consuman 1.200 mg de calcio por día. Se puede obtener de los lácteos o con suplementos farmacéuticos bajo indicación médica“, recomienda Valeria Pastorino Casas, médica endocrinóloga de INEBA quien explica que la Vitamina D es fundamental además del calcio: “La obtenemos de la exposición al sol o en alimentos como el salmón, la sardina, la caballa, el atún… también el médico nos puede indicar ampollas de vitamina D“.

 

El desafío de cuidar la calidad de vida

En 1950 había, en el mundo, cerca de 90 millones de hombres de 60 años o más. Con el cambio de siglo, hubo casi 275 millones y para 2050 habrá más de 900 millones de hombres que habrán ingresado en su séptima década. Un cambio demográfico de tal magnitud crea desafíos que, con absoluta certeza, traerán  una explosión en la incidencia de enfermedades crónicas que aquejan a los hombres mayores, y la osteoporosis estará a la vanguardia de esta batalla que se debate entre cantidad y calidad de vida desde la medicina. 
La población de hombres mayores de 60 años con riesgo potencial de sufrir fracturas por fragilidad continuará creciendo en Europa, América del Norte y Oceanía, mientras que en Asia y Latinoamérica, la tasa de crecimiento de la población masculina de 60 años o más será exponencial.

La osteoporosis ocasiona fracturas por fragilidad, que suelen producirse a causa de una caída desde mayor o menor altura. Sin dudas, la  más severa es la de cadera (un tercio de todas las fracturas de este tipo ocurren en hombres).
Como las fracturas indudablemente impactan sobre la productividad de los hombres en cuestión, es importante la información, la prevención y el diagnóstico a tiempo para desterrar el mito de que esta es una enfermedad que solo ocurre en las mujeres. 

Los cuatro aliados 

Además del yogurt y la leche estos alimentos son fundamentales:

1 Sésamo negro: Estas semillas son ricas en antioxidantes y calcio, el mineral más necesario para los huesos. Lo ideal son 2 cucharadas al día.

2 Almendras: Los frutos secos contienen altos niveles de calcio. Un puñado al día, de ser posible con un remojo previo de ocho horas en agua para activarlas.

3 Cereales integrales: Algunos aportan más proteínas que otros, pero comprar una buena variedad y consumirlos tres veces por semana garantiza un aporte importante a una dieta contra  la osteoporosis.

4 Espinacas: Son ricas en vitamina K2,  que interviene en la formación de hueso. Además, las hojas verdes en general contienen una gran cantidad de calcio y minerales necesarios para el tejido óseo.

Edición Nro:

 

 

Un pensamiento en “Osteoporosis: también cosa de hombres”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *