Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

01/06/2018

Especial Sopas

7 recetas de sopas cremosas para resguardarse del frío

Por Lucila de Hoyos | Una guía que invita a cocinar variedad de deliciosas sopas en casa de forma sencilla para sobrellevar la época invernal.

Con la esperada llegada de las temperaturas bajas, las comidas pueden ser el mejor abrigo del cuerpo. Quedan atrás los alimentos fríos que le dan paso a la estrella de la temporada: la sopa. Este clásico puede tener propiedades nutritivas, desintoxicantes y dar la sensación de saciedad, pero sobre todo, puede ser exquisito. Además, gracias a la gama cada vez mayor de electrodomésticos de cocina, cocinarlas en casa es cada vez más simple. ¡Te invitamos a descubrir las más innovadoras recetas de sopas cremosas!

–  Sopa de calabaza

Si de clásicos se habla esta es la opción más contemplada, popular en todo el mundo. Por su sabor exquisito y su riqueza en fibras y minerales, es ideal para mimar al cuerpo y al paladar.

Ingredientes: 2 calabazas, 1 zanahoria, 1 apio, 75 gramos de queso parmesano, agua y sal.

Paso 1: Cortar la zanahoria y el apio en rodajas y hervir en una olla, agregar sal a gusto.

Paso 2: Colar el caldo de las verduras y reservar.

Paso 3: Pelar, sacar las semillas y cortar las calabazas en rodajas.

Paso 4: Cocinar las rodajas de calabaza a fuego lento.

Paso 5: Licuar la calabaza con el caldo en la licuadora según la consistencia deseada.

Paso 6: Verter la crema, calentar la sopa sin dejar que hierva y revolver.

Paso 7: Servir y agregar queso parmesano rallado y hojas decorativas a gusto.

–  Sopa de champignones

Para facilitar la falta de tiempo de dedicación a la cocina, Yelmo impulsó una Sopa de Recetas con ingredientes originales y resultados exquisitos. Incluso, con el fin de reivindicar el consumo de comidas caseras, se puede participar a través de sus redes sociales para encontrar la sopa ideal para cada uno. En este caso, su componente principal, rico en fibras y sodio, tiene la deseada cualidad de disminuir el apetito. ¡Rinde hasta para ocho porciones!

Ingredientes: 2 litros de caldo de verdura, 400 gramos de champignones, 75 gramos de hongos secos, 225 gramos de cebollas, 1 papa, 3 dientes de ajo, 1 cucharada de aceite de oliva, 2 cucharadas de manteca, 3 cucharadas de hojas de romero, 350 centímetros cúbicos de vino blanco, 200 centímetros cúbicos de crema de leche. Sal y pimienta a gusto.

Paso 1: Hervir agua, volcar sobre los hongos secos en un recipiente mediano y dejar remojar. Luego de que estén hidratados, colar y enjuagar con agua fría. Cortarlos en trozos pequeños.

Paso 2: Pelar y cortar las cebollas y las papas en cubos. Cortar la mitad de los champignones en cuartos y la otra mitad en láminas. Picar el ajo.

Paso 3: Calentar el aceite en una cacerola a fuego lento y derretir la manteca. Agregar la cebolla y rehogar hasta que esté casi transparente. Luego, agregar los champignones en cuartos y el ajo picado. Rehogar la mezcla hasta que los champiñones liberen su líquido. Agregar la papa y la mitad del caldo, asegurando que las verduras queden cubiertas. Cocinar durante 50 minutos a fuego lento agregando caldo paulatinamente para que las verduras se mantengan cubiertas.

Paso 4: Derretir una cucharada de manteca en una sartén a fuego bajo, saltear los champignones en láminas y agregar romero. Mezclar y reservar.

Paso 5: Una vez que las papas estén tiernas, triturar la preparación con una licuadora hasta lograr la consistencia de un puré. Agregar las rodajas de champignones con romero y triturar un poco más dejando trozos más grandes.

Paso 6: Incorporar el vino blanco y el resto del caldo. Condimentar con sal y pimienta.

Paso 7: Agregar la crema de leche y revolver bien. Servir caliente.

–  Sopa cremosa de pollo con Mac & Cheese

Una tradicional opción con un dejo de cultura estadounidense que invita a toda la familia a sobrellevar el frío a la vez de combinar ingredientes ricos y sanos.

Ingredientes: 1,5 tazas de macarrones, 0,5 pechuga de pollo deshuesada, 150 gramos de manteca, 1 cebolla pequeña, 1 pimiento rojo pequeño, 225 gramos de queso cheddar extrafino, 2 tazas de harina, 4 tazas de leche entera, 4 tazas de caldo de pollo, pimienta negra molida, 2 cucharadas de mostaza, 1 brócoli pequeño, cebolla de verdeo para decorar, sal a gusto.

Paso 1: Cocinar la pasta y reservar.

Paso 2: Pelar el pollo y cortar en cubos.
Paso 3: Derretir una cucharada de manteca en una olla grande a fuego medio para cocinar el pollo de 6 a 9 minutos y condimentar el pollo con sal y pimienta.

Paso 4: Picar la cebolla y el pimiento.
Paso 5: Cocinar en otra olla el pimiento y la cebolla con la manteca restante a fuego medio de 3 a 5 minutos. Una vez blandos, agregar la harina y revolver durante un minuto. Sumar leche y mostaza y cocinar a fuego lento hasta lograr un espesor deseado, de 7 a 8 minutos.

Paso 6: Cortar el brócoli en cuatro partes y agregar a la cocción a fuego lento junto al pollo reservado durante 5 minutos. Retirar del fuego y dejar reposar.

Paso 7: Agregar la pasta cocida y verter lentamente el queso. Una vez derretido, condimentar con sal y pimienta. Adornar con cebolla de verdeo.

– Sopa de coliflor y manzana

Una buena razón para que los más chicos coman sus frutas y verduras es que sean parte de una sopa increíble. ¡Disfrutar de una sopa rica en vitaminas es posible con recetas simples!

Ingredientes: 100 gramos de manteca, 1 coliflor pequeña, 1 litro de caldo de verduras, 2 papas pequeñas, 3 manzanas, 4 cucharadas de yogurt, 1 puñado de copos de almendra, sal, pimienta.

Paso 1: Cortar la coliflor en trozos pequeños, pelar y picar las papas.

Paso 2: Disponer la manteca en una cacerola y freír la coliflor y las papas.

Paso 3: Hervir el caldo de pollo. Agregar los ingredientes fritos y cocinar a fuego lento.

Paso 4: Pelar y cortar dos manzanas y media, sumar a la mezcla y preparar en la licuadora. Sumar sal y pimienta.

Paso 5: Revolver la mezcla con yogurt y espolvorear con copos de almendra.

Paso 6: Cortar la mitad de la manzana restante para decoración.

– Sopa griega

Para aquellos que no quieren dejar de lado los sabores cítricos y refrescantes del verano pero buscan refugiarse del invierno, esta sopa originaria de Grecia saciará sus ganas de comer rico.

Ingredientes: 250 centímetros cúbicos de jugo de limón, 1 limón entero, 1,25 litros de caldo de pollo, azafrán molido, 150 centímetros cúbicos de crema de leche, 2 yemas de huevo, mostaza en polvo.

Paso 1: Calentar en una olla el caldo de pollo hasta punto de ebullición. Luego, reposar hasta que se entibie.

Paso 2: Batir la crema en una licuadora junto con las yemas y la mostaza en polvo. Añadir la sopa tibia y volver a batir.

Paso 3: Rallar la cáscara del limón para decorar.

– Sopa de crema de tomate

¿Quién dijo que la sopa de tomate solamente se puede comer fría? Durante el invierno también se puede disfrutar de esta comida placentera y fácil de preparar.

Ingredientes: 2 cebollas, 100 gramos de manteca, 3 cucharadas de harina, 2 cucharadas de ketchup, 500 gramos de puré de tomate, 500 mililitros de caldo de verdura, 400 mililitros de leche, sal y pimienta.

Paso 1: Picar la cebolla. Derretir la manteca en una olla e incorporar la cebolla picada. Luego, cocinar a fuego medio con sal y pimienta hasta lograr una textura transparente.

Paso 2: Bajar a fuego lento, incorporar la harina y revolver. Agregar el ketchup y el puré de tomate. Continuar revolviendo durante la cocción.

Paso 3: Verter el caldo y la leche y revolver. Una vez que se logra una mezcla uniforme, dejar cocinando durante 40 minutos.

Paso 4: Tamizar y servir.

– Sopa de cebollas caramelizadas

En este plato, un producto que se suele usar como ingrediente es el protagonista para servir una sopa cremosa llena de sabor. Con una potente acción antioxidante, es una comida elegida para las comidas invernales.

Ingredientes: 300 gramos de manteca, medio kilo de puerro, 5 ajos, 2 cebollas grandes, 1 taza de vermut blanco, 4 tazas de caldo de pollo, 1 taza de crema espesa, sal.

Paso 1: Derretir la mitad de la manteca en una cacerola grande a fuego medio. Picar el puerro, cortar el ajo y una de las cebollas en rodajas e incorporar. Cocinar revolviendo ocasionalmente hasta que las verduras estén muy suaves y translúcidas. Luego reducir el fuego y continuar la cocción hasta que los vegetales estén dorados.

Paso 2: Sumar el caldo, el vermut y sal hasta punto de ebullición. Dejar enfriar.

Paso 3: Revolver la mezcla en la licuadora hasta lograr la consistencia deseada.

Paso 4: Derretir el restante de la manteca e incorporar la otra cebolla cortada. Cocinar hasta que esté suave y dorada.

Paso 5: Agregar la mezcla batida a una cacerola con la crema y calentar sin que hierva. Dejar reposar y cubrir con las cebollas caramelizadas.

En materia de comer rico, sano y calentito; las sopas parecen cumplir con todos los requisitos de un plato perfecto para la época de frío. ¡A animarse a cocinarlas en casa!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.