Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

23/07/2018

Valentina Zenere: “Sueño con ganar un Oscar”

Por Fernando Gomez Dossena | Es la villana del éxito juvenil Soy Luna de Disney. A los 21 años se transformó en la actriz más querida de una generación. Amor adolescente, su vida de gira y una familia particular forman parte de la alocada rutina de est ídola teen.

Dice que nació con la convicción de querer ser actriz. Que jamás se le cruzó otra idea por la cabeza y que su mamá recuerda perfectamente el día en que se decidió. Cuando Valentina tenía 9 años fue a su primera clase de teatro, al salir miró a su madre y le dijo: “Este es el aire que necesito para respirar”. Y desde ese momento nunca más paró. Comenzó haciendo publicidades y a los 13 años fue elegida para formar parte del elenco de Casi ángeles. Luego llegaron proyectos como Los únicos y Aliados hasta que se presentó al multitudinario casting para Soy Luna (la tira de Disney que iba a seguir -y siguió- los exitosos pasos de Violetta). En el mientras tanto había terminado la escuela secundaria y, como no tenía trabajo fijo, se anotó en la carrera de Psicología. Pero el día en que tenía que pagar la inscripción recibió un llamado de la universidad al que respondió: “No me llamen más, no voy a anotarme”. Acto seguido cortó el teléfono, rompió en llanto y rezó mucho para que llegué el llamado que sí esperaba. El pálpito y la ilusión los tenía vivos, pero la confirmación tardaba muchísimo en llegar. Pasaron varios días hasta que finalmente la factoría Disney la convocó y se transformó en poco tiempo en una estrella que trasciende fronteras. Mientras la tercera temporada del programa sigue al aire, el equipo completo está de gira por Latinoamérica, llenaron 14 Luna Park y 7 veces el Auditorio Nacional de Ciudad de México. “Cuando estábamos allá me hicieron firmar un libro de invitados en el que estaban Sting y Justin Bieber. Cuando vi eso me di vuelta y le dije al dueño, ¿para qué querés mi firma?”, cuenta Valentina (21), que aún no dimensiona el fenómeno del cual es parte.

Ámbar, la villana de la tira, es su personaje, y contrariamente a lo que suele suceder, el público la ama tanto como a la “buena” (Karol Sevilla). Valentina tiene una explicación sobre el tema. “Realmente hasta Disney está sorprendido con lo que sucedió con mi personaje. Yo entiendo que la historia esta vez se contó de otra manera, se mostró el motivo porqué Ámbar es mala. Tuvo una infancia compleja y no recibió nada de cariño, no es la cheta y odiosa de la escuale sin motivo alguno”, explica Valentina, que enseguida se refiere a su familia como totalmente antagónica al de su personaje. En la casa Zenere en Pilar viven ambos padres y la hermana menor de la actriz. “Tuve una infancia maravillosa, mis papás todavía me acompañan y me apoyan en todo lo que hago”, cuenta y revela: “Tengo una familia particular, en la que no existen los tabúes. Mis padres son como mis amigos. En la cena podemos hablar de cualquier cosa, ¡hasta de sexo! Mis amigas a veces vienen a comer y no pueden creer los temas que se tocan y las cosas que digo yo. Igualmente, ya estoy más grande y aprendí a ponerme un poco más de filtro”.

Valentina se considera una verdadera fashion victim, tiene muchísimas ropa, ama estar subida a tacos altos y siempre que viaja es la que lleva la valija más grande y más pesada. “Soy así, me encanta la moda y vestirme bien. Antes de salir de mi casa me tomo unos minutos para ver el look que elegí y agregarle o cambiarle algo”, explica, quien en materia de belleza -y claramente por su corta edad- usa solamente una crema hidratante y máscara de pestañas. “En mi cartera siempre llevo un arqueador de pestañas y glitter, también”, apunta esta actriz que mezcla sangre ucraniana e italiana. En su tiempo libre -que cada vez es más escaso- Valentina prefiere no hacer nada y dormir, sino se junta con amigas o sale a entrenar, hoy está haciendo con un personal trainer gimnasia modeladora. Cuando está de gira, en cambio, elige salir a caminar y de esta manera conocer la ciudad en donde está alojada y de paso practicar algo de ejercicio. Más de cinco millones de followers la siguen en Instagram, pero ella confiesa no sentir la presión y responsabilidad a la hora de comunicar. “No monto un personaje, soy auténtica y creo que eso a las chicas les gusta. Entiendo también que trabajo para una tira infantil y no podría postear un video de reviente en un boliche, tampoco lo hago porque no es mi forma de divertirme”, cuenta, quien no se considera adicta a las redes, pero sí a mirar cada tanto las cuentas de modelos y marcas de ropa. “Me copan las chicas que muestran su guardarropas, ahí miro algunas prendas y después cuando viajo al exterior me las compro”, confiesa y suma: “Está buenísimo que las redes nos permiten llegar a todos lados, pero también hay que tener cuidado porque cualquier puede hacerse famoso de la noche a la mañana. Sólo con followers no se llega a ningún lado, hay que demostrar que uno es mucho más que una cuenta de Instagram”. Valentina como buena capricorniana es cabeza dura y sueña en grande. “Me veo ganándome un Oscar”, lanza sin problemas la actriz que sabe que su próximo paso -aunque escucha ofertas en Argentina- es poner un pie en el exterior. “No sé si lo voy a lograr, pero voy a morir intentándolo. Tengo ganas de hacer trabajos más adultos y comprometidos, de mostrar otra faceta. Tengo gente alrededor mío de todas las edades y, a pesar de tener 21, me doy cuenta de que siempre pase lo que pase la vida está llena de quilombos. Eso tengo ganas de mostrar”, apunta. La estrella de Soy Luna está en pareja con un chico que conoció a los 15 años. “Él iba a un colegio cercano al mío, nos conocimos y se cambió. Fue mi compañero de banco y hasta nos macheteábamos juntos en la clase de matemáticas. Sabe todo de mí”, detalla. Si bien estuvieron un tiempo separados, volvieron a encontrarse y hoy están mejor que nunca. “Me enamoré dos veces de la misma persona, ¿qué voy a hacer? Estoy segura de que es el amor de mi vida”, sentencia esta chica súper poderosa, que sin dudas con su belleza, talento y determinación se va a ganar un lugar de estrella mucho más allá del universo adolescente.

 

Edición Nro:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.