Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

25/08/2018

Cuatro ciudades europeas con legado judío

Por Fernando Gomez Dossena l Museos, barrios y templos forman parte del recorrido que descubre las luces y sombras de la historia de este pueblo de cara al próximo Rosh Hashaná (Año nuevo).

Europa Central fue el escenario en donde se desarolló la llamada modernidad judía, que tuvo lugar desde la Ilustración hasta la Segunda Guerra Mundial. La riqueza literaria, intelectual y científica de esa época tuvo cita durante años en países como Alemania, Polonia y la ex Checoslovaquia. Lamentablemente a causa del Holocausto la cultura del pueblo judío fue casi destruida, pero a pesar de eso quedaron vestigios y lugares dónde las luces y sombras de la herencia aún dicen presente. Moreshet significa legado en hebreo y es el nombre del proyecto que organiza travesías que fusionan la historia, el turismo y el placer por caminos europeos. Tres son los tours que se organizan: Mitteleuropa, Las juderías de España y Portugal y La vida de los judíos en Italia. A través de charlas, entradas exclusivas a diferentes museos o sinagogas, guías especializados y personalidades judías destacadas en diferentes rubros se conoce a fondo el aporte de este pueblo, así como también las huellas del antisemintismo y el genocidio nazi.

Berlín

A pesar de haber sido uno de las ciudades más relevantes del nazismo, antes del Holocausto la capital alemana fue cuna del desarrollo de la cultura judía. Scheunenviertel se llama el barrio fundado en el siglo XVII y en el que hoy se encuentran el Museo Judío de Berlín, la Nueva Singagoga Central de la urbe (que fue reconstruida sobre la destruida) y varios monumentos que recuerdan la Shoá (aniquilación de los judíos). Las paredes del barrio, ubicado en la parte oriental, tienen pintadas y graffities alusivos, así como bares y restaurante con comida kosher. La muestra Tipografía del terror y el gran Monumento al Holocausto (al lado de la Puerta de Brandenburgo) son también highlights del recorrido por Berlín.

Varsovia

La capital polaca fue destruida casi en su totalidad durante la Segunda Guerra Mundial, pero fue reconstruida de manera majestuosa y hoy es una de las urbes más pintorescas de Europa. Existe una ruta para seguir los vestigios judíos -ya que la comunidad más grande del mundo vivía aquí- que comienza en los barrios Muranow, Mirow y Wola en donde están el monumento a los héroes del gueto, el muro de Umschlagplatz, la sinagoga Nozyk y el cementerio judío. Para entender la cultura y su influencia en Polonia es imprescindible acercarse al Museo Polin. De la mano de un guía especializado se conocen los más de mil años de historia judeo-polaca. A apenas media hora de Varsovia se encuentra la ciudad de Lodz con el cementerio judío más grande de Europa y la estación de trenes Radegast, de donde salían los trenes al campo de concentración de Auschwitz.

Cracovia

En esta ciudad del sur de Polonia quedaron vestigios de la herencia judía a pesar del paso de la Segunda Guerra Mundial. En el barrio judío Kazimierz hay siete sinagogas, la más antigua construida en el año 1500. Muy cerca de allí se emplazan lugares de interés como el Museo Judaíco y la plaza Wolnicka. El río Vistula separa la ciudad en dos, de la vera derecha (la que no es tan céntrica) llama la atención el quartier obrero Podgórze, en donde se estableció el famoso gueto. Allí, se encuentra también la ex fábrica de Oksar Schindler.

Praga

El siglo X fue de esplendor judío en la capital checa y más que nada en el barrio Josefov. Allí nacieron el genial escritor Franz Kafka y el Golem, un ser místico creado por la comunidad de la época y que hoy sigue siendo un ícono del barrio judío. La excursión por este sector de la metrópoli incluye una visita a la antigua sinagoga y al cementerio, que debido a la antigüedad de las lápidas se encuentran encimadas en un terreno un tanto ondulante. Alrededor de esas atracciones hay edificios cubistas y algunos de art nouveau de finales del siglo XIX y principios del XX que le dan un toque especial al paseo.

 

 

Edición Nro:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.