Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

27/11/2018

Nuestro Hombre

Luciano Pereyra: “Sueño con un amor de película”

Por Pablo Steinmann | Está en plena etapa de festejo por el éxito de su último disco y por sus 20 años de carrera. Soltero y enamoradizo, habla del presente, de su salud, de su estilo antiguo para relacionarse y da su mirada sobre el machismo.

En modo avión. Así está Luciano por estos días, en medio de una gira casi interminable con la que celebra su último disco La vida el viento pero sobre todo sus 20 años de carrera. No sólo recorrió con ese tour toda la Argentina (algo habitual en él) sino que hizo lo propio por nuestros vecinos del sur y también del norte, pasando por países como México, Estados Unidos y Cuba (donde incluso grabó el videoclip de Que suerte tiene él). Hace semanas estuvo en Uruguay y ahora partirá a Chile, para participar en su famosísimo Teletón. Casi sin tiempo libre (y extrañando siempre a su amada Luján), Luciano se hizo un tiempito en su agenda para hablar de todo ello y también de su gran cierre de año, el próximo sábado 8 de diciembre nada menos que en el Estadio Vélez Sarsfield. “Vivo la previa de ese show con mucha ansiedad y también con una enorme responsabilidad. Es como hacer una fiesta en tu casa, en este caso un fiestón, lo único que querés es que absolutamente todos los invitados la pasen bien. Estoy feliz, claro, por lo que significa tocar en un estadio así por primera vez y porque también siento que el país está carente de afecto y de festejos. Espero poder aportar y contagiar algo de toda la alegría que llevo dentro”, afirma.

-¿Sentís que a tus 37 te agarra mejor parado este renovado furor por tu música?
-Me agarra más viejo, no sé si mejor parado… Fuera de broma, es indudable que tengo más experiencia. El tango dice “que 20 años no es nada”, pero yo siento que ya pasó de todo en ese tiempo, giras, discos, shows… Y en el medio no sólo me fui formando como músico sino también como persona, y eso es fundamental.
-Hablando de todo lo que pasó en estos 20 años, imposible no recordar tus serios episodios de salud…
-Sí, son parte de mi vida, sin duda. Es lo que me tocó enfrentar y así lo hice. Siempre pensé un poco lo mismo: si a todo el mundo le toca pasar por momentos duros, ¿por qué a mí no? Por suerte los pude superar y hoy tengo todas las energías y ganas necesarias para enfrentar lo que viene que no es poco. Soy súper consciente de que si no tenés salud, no podés hacer nada. Eso hace que hoy disfrute el triple de mi trabajo.
-Siento que tu último disco se anima con todo a la cruza de géneros, tomando muchos elementos del pop e incluso el reggaetón latino ¿coincidís?
-Mirá, yo creo que es mi disco más folclórico. En serio lo digo. La raíz del álbum está bien atada a la tierra. Mi esencia no cambia, sólo se va adaptando y nutriendo con los cambios que están ahí afuera y que sería muy necio no incorporar.
-Respecto a tu esencia, es indudable que el amor sigue siendo tu gran manantial…
-Sí, aunque por supuesto cambió y mucho el modo de abordarlo pero porque lo fui viviendo de diferentes maneras. En mi primer disco, por ejemplo, sólo había una canción de mi autoría, y hoy en día son todas. Necesitaba crecer, enamorarme y vivir para escribir.
¿Y qué tal está hoy tu relación con el amor? ¿Seguís soltero para empezar?
-Sí, estoy soltero y sigo creyendo a full en el amor. Sueño con un amor de película. En serio, incluso creo que la realidad puede llegar a ser más linda que eso. Me considero un apasionado total, me gusta el romanticismo, hablo y escribo sobre estos temas todo el tiempo. Me encanta compartir la vida con alguien. Pero no me desespero si esa posibilidad no aparece. Sobre todo porque me llevo muy bien conmigo mismo.
-La ansiedad también puede ser ajena…
-Uff. ¡Los demás se ponen insoportables! (ríe) Mi tía siempre me dice: “Luciano, quiero comer una rica torta de boda”. “¡Te la compro ya!”, le respondo (ríe). Hablando en serio, no me desespero, sé que llegará.
-¿Creés posible un flechazo al estilo de lo que se ve en el video de tu canción Que suerte tiene él o el hecho de ser conocido complica algo así?
-No, ser conocido no tiene nada que ver con esto. Es un complemento de mi trabajo pero antes que todo eso soy un tipo muy enamoradizo. No descarto algo así, para nada. Cuando aparece esa conexión mágica, aparece y punto, ya sea través de una mirada, un perfume, una caricia… Lamentablemente muchas de esas situaciones hoy están en riesgo de perderse por la preeminencia del celular en nuestras vidas, que mediatiza cada vez más las relaciones. Cuando escribí esa canción justamente lo hice pensando en estas cosas, primero en mi viejo, que encontró una increíble compañera de vida en mi madre, y después en una situación que viví en un aeropuerto: me topé con una mujer realmente hermosa, divina, que estaba con su novio que no soltaba el teléfono. Ella le hacía mimos, le demostraba todo y él nada, no sacaba los ojos de la pantalla. De ahí salió ese título: ¡qué suerte tiene él! (sonríe). Yo soy bastante chapado a la antigua, creo a full en el poder de una mirada, del contacto real.
-En tiempos de tanta discusión en torno a la igualdad de género, ¿creés que nuestro folclore tuvo o tiene un sesgo machista?
-Mmm no creo. Horacio Guarany, que siempre fue el potro y el salvaje, tiene las canciones de amor más dulces que yo he escuchado… Y por el contario, hoy escucho ciertos temas de reggaetón, muy exitosos, y no puedo entender como cosifican así a la mujer. El verdadero macho es el que trata bien a la mujer, el que la quiere y valora. Que la tiene al lado no como una cosa o un complemento, sin por una elección de vida, conjunta. Me parece muy loco todo lo que hemos tardado en incorporar una noción tan básica como la igualdad de género. Por fin llegó, eso es bueno. Hay que cuidar y respetar a la mujer. Ni siquiera acuerdo demasiado con ese reclamo tan típicamente masculino de “no entiendo a las mujeres”. No tenés que entenderla, tenés que quererla y punto.

Edición Nro:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.