Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

06/02/2019

Chica de Tapa

Gimena Accard: “Nunca fui ambiciosa ni rencorosa”

Por Malen Lesser | Tiene 33 años y casi 20 en el medio. Feliz por el estreno del filme Anoche, confiesa que su amor con Nico Vázquez es “una elección cotidiana”, habla de su relación con la “China” Suárez y afirma que se siente una mujer empoderada desde muy chica.

Muñeca brava. Así podría titularse la charla con esta morocha que se muestra bien plantada, con un trayecto recorrido en su carrera y en su vida, del que está orgullosa, y sin pelos en la lengua para tocar ningún tema. Familia, feminismo, desilusión, engaños y proyectos. Cualquier disparador le provoca una catarata de reflexiones a toda velocidad, tras la cual se ríe de sí misma: “Hablo más rápido que Enrique Pinti”. Dueña de un humor ácido, se ríe de sus propias afirmaciones burlándose de sí misma. “¿Qué decís? ¿Quién sos, Norma Aleandro para elegir tanto tus trabajos?”. Se ríe a carcajadas, toma Coca light y se tienta con mirar el celular cada tanto, “un poco adicta soy, como todo el mundo”, apunta resignada. Se la ve cómoda en sus zapatos, alegre, aunque no esquiva ni niega los momentos difíciles, y trata de poner el acento en lo positivo, en lo aprendido de lo que no fue bueno. En la charla dirá muchas veces que se siente “privilegiada”, que se define como una “eterna aprendiz” pero que se siente “más madura”. Que actuar es lo que la hace feliz y que ama no tener planes, porque aprendió que fluir con el destino es mucho mejor que planificar demasiado. “Vivo el presente”, dirá casi como un lema.

-Venís del éxito Mi hermano es un clon en tevé y de tres años de romperla en teatro con El otro lado de la cama, ¿te enseña más el éxito o el fracaso?
-Siempre aprendés. Que te vaya bien, obvio, es lindo, pero no sería valorable si de vez en cuando no estás en proyectos a los que no les va tan bien. Este trabajo es así, fluctuante en todo, los horarios cambian todo el tiempo, de repente te levantás a las 6 de la mañana todos los días porque grabás muchas horas, o no tenés fines de semana porque hacés teatro, no existe la rutina, ni lo seguro. Lo elijo con todo lo que implica porque actuar es lo que más me hace feliz.

-¿Te cae mal cuando te critican?
-Si es una crítica constructiva de mi trabajo no, para nada. De hecho, me encantaría ser directora de actores, te nutre. Estudié cine, y más que la dirección, eso es lo que me tira, tener la visión de la obra o de la peli y ayudar desde ahí a armar la historia, desde lo que pasa con la actuación. Ahora, si hablás de agresiones en las redes, por suerte casi no las recibo, pero cuando es así, directamente te bloqueo. Mi red favorita es Instagram. Si recibo un comentario violento, antes me tomaba el tiempo de contestar y siempre del otro lado recibía disculpas. Estaba más conciliadora, tampoco me afectaba, pero ahora bloqueo como una bajada de línea. Mirá si vas a entrar en el perfil de alguien para agredir. Estoy como en otra etapa, apago la negatividad, lo tóxico, no da para entablar ningún vínculo con quien procede así. La violencia siempre me resulta insólita. No conduce a nada.

-¿En qué etapa estás? ¿Despliegue, repliegue, piloto automático, buscando cosas nuevas…?
-Estoy más madura, de edad y de vida. Viví, trabajé, amé, pasé situaciones difíciles. Ahora estoy centrada en hacer sólo lo que me haga feliz. A todos nos tocan cosas en la vida que nos rompen, que nos hablan de la urgencia de sentirnos plenos hoy, no vivir en un futuro que vendrá. Yo tengo la suerte de que puedo elegir en el trabajo, soy una privilegiada. Aparte,trabajé muchos años para que así fuera, esta película, Anoche, por ejemplo me hace feliz. Trabajar con gente que quiero, admiro y respeto como sus directores, Paula Manzone y Nicanor Loreti, mis colegas Benjamín Rojas, Vale Lois, Diego Velázquez. Es un plus enorme.

-¿Pensás tu carrera en términos de un rumbo o un estilo que querés lograr?
-No soy aspiracional ni ambiciosa. Nunca lo fui, dejo que el destino vaya actuando solo y yo voy con lo que me parece que es para mí en determinado momento. Lo que siento, si miro para atrás, es que crecí, que sigo creciendo y que hubo cosas que hice un millón de veces, como tiras diarias, que me enfoqué en el teatro cuando descubrí que amo vibrar ahí con la gente, que adoro la comedia, y en el cine también me estoy sintiendo cómoda, explorando ese terreno. Esta peli en particular me atrajo porque es muy teatral, todo transcurre en tiempo real y en una noche. En un decorado y con sólo 4 personajes.

-Tu personaje engaña. ¿En la vida real, qué te pasó más, ser engañada o engañar?
-No creo en los malos y en los buenos. Ni en las películas ni en la vida real. Somos seres humanos y todos tenemos errores. En este caso, errores grandotes, pero siempre hay que saber que todo sale a la luz. Yo tuve muchas parejas y también he engañado, lo terminé contando porque no podía vivir con eso. Seguramente me han engañado también. Nunca me enteré ni enganché nada, pero me parece que en la juventud lo vivía como una catástrofe y ahora en la adultez entiendo que son cosas que pueden ocurrir.

-¿Y perdonás o sos rencorosa?
-No soy rencorosa en nada en mi vida. Suelto rápido y puedo perdonar. Eso sí, si eso dañó el vínculo ya no será como si nada hubiera pasado. Todo tiene una consecuencia. No es mi rencor, es tu acción. No te juzgo, lo entiendo, puede pasar, pero yo decido qué hago con esa relación después. Así con la familialos amigos, la pareja… Puedo no tener rencor, disculparte, pero igualmente alejarme. No voy a seguir en el vínculo haciéndotela pasar mal. O se corta o se empieza de cero y está todo bien.

-¿Con la “China” Suárez no pudieron seguir el vínculo?
-No. Nos cruzamos en el Rex y está todo bien, conocí a la beba, divina, la felicité, charlamos, todo más que bien, pero el vínculo no volvió a ser lo que era, obvio.

-¿Creés en el amor para toda la vida?
-Creo que dos personas pueden amarse toda la vida, sí. No me casé por eso, me puedo divorciar mañana sin ningún tipo de problema y seguramente reconstruiré mi vida feliz, no pasa nada, eso no me da miedo. No me atan los mandatos ni una firma, ni una libreta ni un anillo. Nada. Me casé para celebrar el amor, para compartirlo con amigos en una fiesta que nos merecíamos, pero no para que sea para toda la vida. El amor es una elección cotidiana, en la que nada está involucrado excepto Nico y yo. Estamos juntos hace once años y medio, en ese tiempo el amor cambió. En muchas cosas es mejor, lo que sentís es diferente el primer año, a los cinco, a los diez. Porque crecés, nos pasan cosas, por suerte siempre nos pudimos acompañar, seguimos disfrutando uno del otro, aceptando como somos, sin pretender cambiar al otro.

“Con Nico somos el uno para el otro, siempre lo sentí así. Sigo eligiendo todo de él, aunque no todo me guste, por supuesto”.

-¿Esa es la clave?
-Yo creo que sí, no hay secretos de nada que hagamos para seguir juntos a través de los años. Sólo nos amamos, disfrutamos estar juntos, nos elegimos, sabemos respetar la forma de ser del otro, sin pretender cambios y si hay algo que no comparto de Nico, no quiero que lo modifique por mí, si él lo quiere modificar que lo haga pero por él. En mi caso tiene que ver con haber dado con la persona indicada. Nos encontramos. Somos el uno para el otro, siempre lo sentí así. Es él. Sigo eligiendo todo de Nico, aunque no todo me guste, por supuesto. Ocurre también que la mayoría son cualidades positivas y amo cómo es.

-¿Qué planes tienen juntos?
-Viajar… y no muchos más. De trabajo, después de tres años era el año de ir cada uno por su lado. Lo demás, disfrutarse hoy. Nos encanta estar juntos y compartir laburo también, nos llaman mucho más de lo que la gente piensa para hacer cosas los dos, pero tampoco queremos hacer de la pareja una dupla comercial. Decimos mucho que no, sobre todo en publicidad. Tiene que ser un proyecto que esté bueno como actores para ambos. No queremos agotar ni es nuestra prioridad.

-¿Cómo te ves en el futuro?
-Ojalá me sorprenda el futuro, y sea feliz.

-¿Deseos delirantes?
-Que me llame Pedro Almodóvar para filmar una película loca e inolvidable y trabajar con Leo DiCaprio, que de su generación es un tremendo actor dejado de lado a veces por ser carilindo.

-¿Te interesa el feminismo?
-Soy una mujer empoderada desde muy chica, me hago respetar, conozco mi valor, defiendo mis decisiones. Sin embargo, como a todas las mujeres me pasaron situaciones incómodas; que me digan guarangadas, que me muestren el pito, que me toquen el culo. La estadística no falla, nunca encontré una sola mujer a la que no le haya pasado algo. Entonces me parece espectacular que esto comience a ser visible, que las mujeres entendamos que no estamos solas y dejemos de callar. Nunca me pasó nada grave, pero creo que está excelente que se rompan estos silencios culturales que hacían que la mujer tuviera miedo de contar, que naturalizara. Súper a favor. De todas las luchas que tengan que ver con la libertad de la mujer, que de una vez por todas se respeten nuestros derechos. Increíble tener que aclararlo ¿no? –

 

 

Edición Nro:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.