Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

27/03/2019

Actualidad

Empleos: llegan los nuevos «gefes», gestores de felicidad

Por Soledad de la Torre | La figura del jefe como alguien inaccesible y temido está siendo reemplazada por la del gestor o gerente de felicidad (GEFE), un líder de bienestar laboral que es tendencia en el mundo. Acá, un repaso por sus beneficios, dilemas, ejemplos y perspectivas (incluso para la Argentina).

Con la llegada de las nuevas generaciones de empleados y las brechas multiculturales presentes en el mercado de trabajo, la búsqueda del bienestar durante las horas laborales parece ser una cuestión central. Por un lado, porque promueve la permanencia de las personas en sus puestos, evitando la rotación, y por otro, porque beneficia el clima interno. En este contexto, suena cada vez más fuerte el concepto de GEFE (Gestor de Felicidad o Gerente de Felicidad) o CHO (Chief Happiness Officer), una persona que se dedica a crear un entorno favorable en los distintos aspectos del desarrollo del capital humano de una empresa.Lejos de los tradicionales jefes con J, estos nuevos líderes no provienen necesariamente del área de recursos humanos y tienen como principales características “una marcada aptitud de servicio, cercanía y empatía con los trabajadores, habilidades blandas muy desarrolladas (comunicación, entendimiento e inteligencia emocional) y preparación en temas clave como negociación, coaching, counselling (consejería psicológica), creatividad e innovación”, detalla Daniel Colombo, máster coach especializado en
alta gerencia, comunicador profesional y conferencista internacional, demostrando que existe un nuevo modelo de empresa dispuesta a dejar de poner el acento en las cifras para focalizarse
en las necesidades de las personas que ayudan a generar productividad.

Países pioneros
Aunque por estas latitudes el término esté resonando en los últimos años, la aparición del CHO fue una de las grandes novedades empresariales que trajo el nuevo milenio, y encontró en Estados Unidos, específicamente en Silicon Valley (California) –sede de las casas matrices de las principales compañías de tecnología del mundo–, el espacio ideal para surgir y desarrollarse. En cuanto a América Latina, Colombo asegura que hay buenas experiencias con GEFES en firmas de Colombia, México y Chile, y explica que en Argentina se ven en algunas multinacionales:“La base de su trabajo está muy marcadaen empresas grandes lideradas por millennials, donde, si bien no tienen institucionalizado el cargo, hay una tendencia a la práctica”. Brenda Gendin, licenciada en Relaciones del Trabajo, magister en Coaching y Cambio Organizacional y fundadora de la plataforma MiBucle, concuerda: “En nuestro país cada vez más organizaciones empiezan a tomar conciencia de esta necesidad. Todavía nos queda un largo camino por recorrer para lograr un verdadero cambio de actitud, pero es esperanzador que se comiencen a aplicar medidas relacionadas con la flexibilidad, como el trabajo remoto y la posibilidad de aportar valor trabajando interdisciplinariamente y capacitándose”. Desde su experiencia como dueña y cofundadora de una consultora de servicios en ambientes laborales -DDH Wellness Consulting-, Alejandra Faienza agrega que las firmas nacionales aún miran con escepticismo los programas de bienestar, pero confía en que esto se irá modificando. “Quienes toman decisiones tienen que comprender que las personas son su capital más importante, y que para cuidarlas deben ofrecer beneficios. La felicidad de los trabajadores es también la retención de los talentos”.

Claves para el bienestar
Mariela Mociulsky, fundadora y directora general de la consultora Trendsity, indica que según estudios recientes, una persona motivada rinde un 80% de su tiempo frente al 50% de una no reconocida profesionalmente. La especialista revela cómo lograr mayor bienestar en el trabajo, lo cual contribuye al éxito de la organización:

  • Crecimiento profesional y personal.
  • Trabajo estimulante y desafiante.
  • Aprendizaje y desarrollo (motivación).
  • Equilibrio entre la vida personal y laboral.
  • Autonomía en la toma de decisiones (inclusive con permiso para el error).
  • Empoderamiento: Delegación real de responsabilidades.
  • Valores compartidos con la organización. Sentido de pertenencia.
  • Reconocimiento de los logros, feedback constante, seguimiento.

Las dos caras de la moneda
No todas las voces expertas en el mercado laboral se muestran a favor de la tendencia: “Todo empleo debe ofrecer las condiciones adecuadas para trabajar bien. Lo importante es poseer una cultura sana, valores lógicos, no ser hipócrita, pagar decentemente y que los jefes sepan que tienen colaboradores y no esclavos. Pero, como empleado, nadie necesita que le gerencien su propia felicidad”, afirma categórico Andrés Hatum, especialista en jefes, profesor de management de la Universidad Di Tella y autor de El anti líder (Vergara). Al respecto, Oscar Freigedo, socio director de Savvy HR Consulting, expertos en Experiencia de Empleo, reconoce que el rol del GEFE es quizás uno de los más controversiales en el mundo de los negocios, aunque alienta a considerarlo. “Para algunos representa una señal de que el trabajo sobre el compromiso con los empleados comenzó a tomarse seriamente. Pero para otros es una tendencia fastidiosa porque las empresas juegan con las emociones de su personal. En todo caso, ambas posturas pueden resultar parciales y, como toda novedad, habrá que descifrarla y adaptarla a los diferentes contextos”, sintetiza. –

Las primeras 
Trendsity destaca algunas de las empresas reconocidas por la implementación de programas de bienestar:

  • Google: tuvo mucho impacto cuando comenzaron a mostrar sus instalaciones descontracturadas, con espacios de juego y partidos de ping-pong. Sus directivos habían entendido que el modelo del empleado atornillado a su silla no aseguraba productividad.
  • DreamWorks: Sus ejecutivos promueven la creatividad alentando a los empleados a asumir riesgos. La empresa tiene un índice de retención de personal del 97%.
  • Páez: La firma argentina tiene un Gerente de Felicidad y Cultura cuyo objetivo es armar una vida feliz. Esta empresa se propone ser la más amada del mundo, para eso, la gente que trabaja tiene que amar lo que hace. El GEFE se ocupa de mimar a los empleados, los escucha y sabe qué les está pasando en todo momento. Además, procura generar proyectos para que el clima de trabajo sea armonioso y que los empleados estén motivados.
  • Zappos: Esta compañía argentina fue ubicada por 6 años consecutivos dentro de las 100 mejores para trabajar según Fortune. Se describe como una familia y tiene sus 10 valores fundamentales manifestados en un manual compartido con el mundo.
Edición Nro:

 

 

3 pensamientos en “Empleos: llegan los nuevos «gefes», gestores de felicidad”

  1. deseo trabajar como gerente de felicidad, tengo mucho q entregar y dar a las personas para uba vida personal y laboral plena y en equilibrio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.