Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

17/12/2019

Salud

«Leche» de almendras, una bebida que suma adeptos

Técnicamente es una bebida vegetal, no una leche. Y su consumo va en aumento. Cuáles son los beneficios y también las contraindicaciones de este alimento.

Últimamente la bebida vegetal de almendras –a la que por un uso y costumbre seguimos llamando leche aunque debe quedar claro que no lo es– viene ganando adeptos, por lo que en revista LUZ consideramos necesario conocer bien sus pros y sus contras. Superliviana, aromática y plena de beneficios, le suma mucho a tu alimentación, aunque no seas vegana, pero sí amante de la cocina saludable.

La de almendras, como cualquiera de las otras bebidas vegetales (de soja, avena, castañas, coco) no es técnicamente una leche sino una bebida obtenida a partir de moler el fruto seco y mezclarlo con agua para obtener sus jugos. Pero no contiene las propiedades de la leche ni la reemplaza.

Beneficios

– 1 taza aporta solo unas 40 calorías. Si no se le agrega azúcar, el contenido calórico es de 30 por taza.

– Aporta vitaminas D y A, B2, proteínas, omega 6, zinc, magnesio. La presencia de vitamina B2 ayuda a que las uñas y el pelo se fortalezcan y a que la piel tenga una mejor hidratación.

– Presenta hidratos de carbono y también proteínas (verificar cantidad en el rótulo).

– Es considerada una bebida astringente y, por su elevado aporte en potasio, es ideal para casos diarreicos, vómitos, tratamientos con diuréticos en los cuales existe pérdida de potasio.

– No contiene gluten, por lo que es apta para los celíacos.

– Es útil para ser consumida por enfermos cardíacos, debido al bajo aporte de sodio.

– Regula la velocidad de absorción de los azúcares.

– Baja el colesterol malo (LDL) y aumenta el HDL (bueno) y disminuye los triglicéricos.

– No contiene grasas saturadas.

– Presenta un alto porcentaje de fibra, favoreciendo la evacuación intestinal.

– Es ideal para quienes tienen intolerancia a la lactosa, ya que no presenta este componente y es fácilmente digerible.

Es beneficiosa para el cerebro. Presenta sustancias antioxidantes naturales, fundamentalmente vitamina E, que ayuda a retrasar los procesos de envejecimiento celular y a prevenir el cáncer, siempre y cuando se verifique en el rótulo la no existencia de aditivos cancerígenos.

Contraindicaciones

Algunas a tener en cuenta antes de consumir leche de almendras:

– No pueden consumir esta bebida quienes sean alérgicos a las frutas secas.

– Tampoco quienes tienen alteraciones de las glándulas tiroides (las almendras contienen sustancias químicas naturales que pueden inhibir la absorción adecuada y el aprovechamiento del yodo y esto puede dañar las glándulas).

-No hay que administrarla a bebés, ya que no aporta los nutrientes necesarios, ocasionando desnutrición y complicaciones en la salud durante toda su vida.

Usos

La podés usar para mezclar con el café, el té, en batidos, jugos, sopas, postres e incluso para hacer panqueques, budines, tortas, etc. También para sumarle a un smoothie energético, así como para rehidratarte después del entrenamiento.

Las hechas en forma casera son totalmente naturales, vegetales y equilibradas y no contienen conservantes ni aditivos, tampoco gluten, lactosa o colesterol. Pero también existen en el mercado, en dietéticas y cada vez más, en algunos supermercados, leches de almendras de distintas marcas. La última en lanzarse, por ejemplo, es Silk, marca internacional dedicada a la elaboración de productos de origen vegetal que desembarcó en Argentina presentando su línea de alimentos a base de almendras y coco, en sus distintas variedades y dentro de cuyas variantes están las opciones sin azúcar y las endulzadas con azúcar de caña, presentadas en un envase reciclable de 946ml.

Al comprar, leer bien las etiquetas. La marca internacional Silk ya está en Argentina.

A la hora de comprar una leche de almendras es importante que te asegures de que no tengan aditivos ni conservantes para saber que tienen todos los beneficios propios de las almendras.

El consumo de la leche de almendras es recomendado cuando no se puede ingerir la habitual leche de vaca, la cual contiene lactosa que reacciona indisponiendo el aparato digestivo durante la digestión. Pero recordá que que no es verdad que esta bebida pueda reemplazar a la leche de  vaca en el contenido de calcio. La bebida de almendras aporta cada 100 cc, 200 mg de calcio (Ca) y de fósforo (P) 400 mg. Y esto hace que el calcio no se fije en el organismo y que no se realice la activación de la vitamina D.

Cómo hacerla en casa

Necesitás 1 taza de almendras (150 g), 3 tazas de agua (750 ml), canela en rama (opcional) y 1 cucharadita de esencia de vainilla (opcional).

Poné las almendras en un bol y llenalo con bastante agua hasta cubrirlas bien porque se hinchan y van a absorber. Dejá en remojo durante la noche. A la mañana siguiente lavá las almendras, escurrilas y colocalas en la licuadora. Agregá los750 ml de agua y procesá todo junto hasta que esté bien mezclado y las almendras trituradas.

Pasar a una jarra con un colador para eliminar la piel u restos de las almendras. Y listo.

Conservar en botella o frasco de vidrio estéril. Podés agregarle canela y también miel (dos cucharadas) si te gusta dulce o perfumar con esencia de vainilla o cacao en polvo. Antes de usar, agitar la botella ya que por la diferencia de densidad las sustancias se separan. En heladera, dura hasta 5 días.

Archivado en: , , , , ,

 

 

4 pensamientos en “«Leche» de almendras, una bebida que suma adeptos”

  1. Muy buena informacion, la uso por la mañana en avena y cafe, sin azucar, la hago yo en casa, es deliciosa, me controlo la diabetis 2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.