Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Lejos de los clichés, Gabriel Oggero, cuenta que luego de tres años de éxito sostenido en la primera locación de Crizia, en pleno centro porteño, se trasladó a Palermo para sólo servir cena y atender eventos “porque no daba más; trabajábamos 16 horas por día, siempre a full.”

Imagen anterior
Aires de mar
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.