Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

El Templo San Bernardino en su altar mayor es un catecismo abierto, sin el Cristo crucificado, porque a los jesuitas les resultó difícil convencer al nativo de que Jesús había muerto en la cruz. Para ellos no había vida después de la muerte.

Imagen anterior
Asunción: la gran escapada
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.