Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

08/03/2018

Tatuajes: la revolución feminista se lleva en la piel

Por Florencia Rodríguez Petersen | La lucha por la igualdad de derechos y en contra de la violencia sobre la mujer se manifiesta en todos los ámbitos y cada vez son más las que imprimen en sus cuerpos las consignas que defienden.

¿Moda o revolución? Quizás, un buen mix de ambas y su consecuente sinergia. Cada vez son más las mujeres que se tatúan expresiones como Girl Power (también su abreviatura, grl pwr), variantes del tradicional símbolo de Venus que identifica a la mujer o la tradicional imagen del We Can Do It -popularizada tras la segunda guerra mundial, adquirió nuevos sentidos en estos tiempos de feminismo combativo-. “Son consignas poderosas”, señala Bárbara Villagrán, ilustradora y tatuadora, al tiempo que destaca cómo cada mujer le va imprimiendo su toque personal a esos símbolos. “Una chica me pidió que agregara un bebé a la mujer del puño levantado porque quería que representara su maternidad”, cuenta.

“Hoy la idea es alzar nuestras voces y tatuarse visibiliza la lucha”, dice Valeria Fukunaga.

Según Valeria Fukunaga, profesora de pintura y tatuadora de Would Tattoo Studio: “hay una tendencia global a hablar un poco más de la igualdad, la lucha por los derechos y un montón de temas afines”. En 2017 preocupada por la cantidad de femicidios convocó a tatuadores amigos para una jornada de tatuajes feministas. “Se llamó Que nuestros cuerpos hablen. La idea surgió cuando me enteré de que encontraron muerta a Araceli Fulles. La noticia caló hondo en mí. Tenía que hacer algo y pensé que ya que lo que hago son imágenes que circulan, tenía que sumar a la lucha desde ese lado”, recuerda. Enseguida delineó algunos dibujos: motivos que hablaran explícitamente de feminismo, con líneas simples (es decir, que no requirieran demasiado tiempo, ya que la idea era cobrar sólo los materiales) y aptos para replicar hasta el infinito. Cerca de cincuenta mujeres pasaron ese día por el estudio y los preferidos fueron: la palabra sororidad (concepto que refiere a la hermandad entre mujeres) y un grupo de mujeres abrazándose.

Fukunaga cree que más allá de ese encuentro, hay una revalorización de los tatuajes. “Antes se usaban de modo más decorativo. Hoy la idea es alzar nuestras voces y tatuarse visibiliza la lucha”, reflexiona. En esta línea, Villagrán añade: “La clave es manifestar el poder de lo femenino, el empoderamiento. Lo que importa es el mensaje”. <

Edición Nro:

 

 

Un pensamiento en “Tatuajes: la revolución feminista se lleva en la piel”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.