Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

05/05/2018

Perfumarse “sin perfume”, la nueva tendencia

Por Fernando Gomez Dossena l Para los que prefieren las notas frescas, los que buscan otras texturas o simplemente una experiencia diferente existen las brumas, los mist, los body splash y hasta las cremas súper aromáticas que suplen a los perfumes tradicionales.

Los perfumes nos acompañan en nuestra rutina de belleza diaria, son regalos suntuosos, compra obligada en el Duty free de los aeropuertos y nuestro primer acercamiento a las marcas de diseño de lujo. Pero en estos últimos años el universo de las fragancias se fue ampliando muchísimo. A las tradicionales colonias y perfumes se le sumaron body splash, cremas con aromas, mist capilares, brumas corporales y hasta desodorantes y perfumes en crema (una variante que hidrata y no contiene alcohol). Mismo los jabones en pan, los geles de ducha o las cremas hidratantes sumaron acordes potentes y con personalidad para que la fragancia se sienta por mucho más tiempo que después del baño.

Claramente perfumar es una tendencia y ya no son los tradicionales perfumes nuestros únicos aliados. “Es importante tener en cuenta que la importancia de la fragancia deriva del sentido del olfato, el sentido más desarrollado al momento de nacer. Los bebés huelen, reconocen a la madre, huelen la comida y luego deciden si la quieren comer o no. Es el más primitivo de nuestros sentidos, y fundamentalmente el más alerta, el que manda enseguida un mensaje al cerebro. Por ello es tan importante en nuestras vidas. La tranquilidad y la armonía se logra con perfumarse y perfumar nuestro hábitat”, señala Marta Harff, creadora de Perfumum Bue. En tanto, el especialista en fragancias de la compañía Firmenich Bernardo Conti aporta: “Muchas marcas apostaron a la perfumación más democrática que ofrece muchas variantes para coleccionar, empaques fáciles de llevar en una cartera y novedades continuas. Los body mist en vaporizadores y los perfumes tipo aerosol están dominando un mercado muy grande de alto consumo”, cuenta el especialista.

Para este tipo de productos no suelen utilizarse mezclas de muchas notas, sino que se elige un acorde preponderante. Los más comunes son: la lavanda, la rosa, el jazmín y las notas frutales como la sandía, el melón y la verbena. Lo que se busca es sensación de frescura y perdurabilidad.

“Por su concentración el body splash reemplaza al agua colonia y resulta grato su uso por ser liviano y refrescante; en tanto, las brumas buscan hidratar y mejoran y protegen la piel. Su objetivo no es sólo perfumar”, detalla Harff. Por su parte Conti aporta que este tipo de cosméticos lograron entrar al mercado porque garantizan un combo infalible que es el precio, la calidad y la durabilidad de la fragancia. “Se adapta cada producto a un momento del día o a una situación especial y se puede adquirir tanto en perfumerías como en el supermercado”, apunta Conti.

Edición Nro:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.