“Soy la
mamá más malcriadora del mundo”

Aunque compara a su bebé con un tierno demonio de Tasmania, es la típica madre canguro que no puede despegarse de su hijo. Sólo le pide permiso para conducir Gracias por venir, gracias por estar (Telefé) y hacer sus trabajos como modelo. Con 32 años “Juli” (como a veces la llama su hijo) cuenta el paso a paso de cómo fue cumpliendo todos sus sueños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *