Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

07/04/2017

El auge de los bares de cerveza artesanal

Por Andrea Arbelaiz l Los locales de cerveza proliferan en los barrios más visitados y no es casual. La refrescante bebida se posiciona como la predilecta de los millennials y este estilo de bares es el elegido para pasarla bien.

Según un estudio de mercado realizado por Oh Panel sobre un universo de 500 mujeres argentinas de 18 a 60 años, el 55 por ciento elige beber cerveza en encuentros y salidas informales. El estudio, encargado por Cerveceros Argentinos, arrojó también que el 92 por ciento la elige fines de semana, el 32 por ciento la prefiere para cualquier comida y el 73 por ciento la incluye en la preparación de sus platos. Frente a este auge que cada vez más es compartido por ambos sexos, lo cierto es que la proliferación de cervecerias, y especialmente las de tipo artesanal, es notable y se posicionan como una interesante alternativa a la hora de salir.
Hay muchas ya consagradas y otro tanto que irrumpen con verdadera sorpresa y originalidad. Entre las últimas está El Galpón de Tacuara en el bajo de San Fernando (Arias 710). De noche, el lugar que está a metros del histórico club de la zona, es tranquilo, algo oscuro y rodeado de casas bajas. Pocos pueden imaginar que detrás de su fachada de chapas y su diminuta puerta de entrada se esconde un espacio divertido donde reina la buena onda y se puede degustar un menú descontracturado y rico. Sebastián Furnari se reconoce un devoto de la cerveza y con tres amigos más idearon el proyecto que en un principio fue sólo elaboración artesanal. Luego se animaron a más y pusieron tímidamente unas mesitas. “La noche de la inauguración literalmente explotó. Teniamos cien personas adentro y otras cien esperando afuera”, cuenta. Esto rápidamente los convenció de mudar la fabrica a Martínez y lo que antes era para elaboración a puertas cerradas hoy es un local concurrido por gente que quiere pasarla bien.

Las variedades de cervezas van desde la Honey o Blonde (más suaves para los que no tienen mucha experiencia) hasta las Ipa (lupulada e intensa) o la Porter (negra, con dejo a café y más maltosa). La más reciente innovación es que ya se las puede elegir a gusto y llevar enlatada en el momento. Otro punto muy interesante es la velocidad con la que trabaja la cocina “Nos tomó algunos meses aceitar el equipo, pero hoy tenemos un sistema que si algo se demora más de 24 minutos nos tira alarma. Por lo cual la mayoría de los pedidos llega a la mesa entre los 10 y 18 minutos”, relata Furnari.

Para ello, el local que abre sus puertas a las 18 hs, comienza a trabajar a las 10 con el corte de papas, ensaladas, bastones de mozzarella, cebolla, bollos, hamburguesas etc. Un sistema muy ágil para abastecer la demanda de 350 comensales que es el promedio que recibe, por ejemplo, los viernes. ¿El nombre? Tacuara es una caña que crece en el Delta y “como todos los socios somos de Tigre, nos pareció buena la idea de buscar este referente”, concluye.

Dejando la Zona Norte y adentrándonos en Palermo Soho, se encuentra La Birrería (Honduras 5618), que funciona como un imán para los fanáticos de de los video juegos con consolas de los años 80 hasta la actualidad. Gaby Prada, uno de los socios fundadores, nos cuenta que la escenografía juega un papel fundamental al replicar una ambientación neoyorquina con madera, hierro y ladrillo a la vista simulando un galpón fabril. Graffittis de artistas como Joey Ramone y Mariano Antedomenico se integran al lugar que se completa con tachos de acero como mesas, mesas comunitarias y una terraza a cielo abierto. Pero no todo es beber en estos lugares que rinden culto a la cerveza. La Birrería incluye las clásicas opciones: papas, nachos, aros de cebolla, panchos y 5 variedades de hamburguesas.

En cuanto a la calidad de una cerveza y sobre el diferenciador entre lo industrial y lo artesanal, Pablo Rodríguez socio fundador de Antares, es concreto: “de una cerveza artesanal esperamos que sea sabrosa. En Antares se realiza sin aditivos ni conservantes y que respete las recetas originales y el espíritu del home brewing. En terminos generales -agrega- es considerada artesanal cuando se hace con practicas tradicionales, sin colorantes ni saborizantes”.

Apasionado por lo que hace Rodríguez asegura que la elección de una u otra variedad depende que que tan refinado esté el paladar del consumidor. De ahí que los más entrenados optan por versiones complejas, con ingredientes como miel, especias o frutas, o bien las lupuladas con gran aroma. El menú que sirven en Antares (Armenia 1447) no está tomado a la ligera. “Buscamos platos y postres que armonicen con las diferentes cervezas y, si la salsa o aderezo del plato contiene una versión de cerveza, le advertimos al consumidor para que continúe con la elección. O bien ingredientes típicos de la zona como los ahumados que se sirven en nuestro local de Bariloche”.

En cuestión artesanal el único límite es la creatividad del maestro cervercero. Hoy se elaboran con frutas, hierbas, flores y madera y hasta se pueden añejar en barricas de roble. Lo que antes parecía ciencia ficción ya no lo es ya que Antares descubrió en las barricas de whisky un aliado que aporta carácter de malta destilada, vainilla y dulce de leche. Centinela roble 2015 es la primera creación de una serie de guarda, para coleccionar.

El espíritu lúdico de las cervecerías parece ser una constante muy valorada por los consumidores. Juegos como Metegol, Sapo y Daytona forman parte del entorno de los refugios Patagonia que, además de replicar el clima de la micocerveceria de Bariloche, suman bandas musicales y decoración típica como mesas y sillas de madera e hierro, lámparas Edison para un toque industrial y paredes intervenidas con el mapa del Circuito Chico donde está emplazado en bar original que tiene una de las vistas más bellas y privilegiadas de lagos y montañas.

Nicolas Morelli, director de Cerveza Patagonia, enfatiza que en los 11 refugios de de Buenos Aires, se quiso replicar los códigos del diseño de Bariloche: explorar, compartir, cuidar el medio ambiente, vivir experiencias, convertirse en un viajero cultor del placer.

La cerveza tirada cambia por estacionalidad y es un arte del maestro cervecero Diego Bruno. “No se puede saber de antemano qué variedades van a estar en las chopperas de cada refugio. Es cuestión de ir y dejarse sorprender con una Weisse, una Porter, una Barley Wine”, relata.

Algo muy interesante es que los refugios hacen alianzas con los restaurantes de la zona. Tal es así que se arman combos en conjunto y desde la barra se ocupan de pedir la comida que desean los clientes. El diferenciador es emplear ingredientes autóctonos como frutilla (Bang Bang), Pino (Pine Pale Ale) o Sauco (usado en la variedad 24,7).

Entre las novedades del mercado, además de los sabores innovación y las aperturas, hay más. La tracicional cerveceria Buller, por ejemplo, se mudó a un nuevo local de Recoleta (Junín 1747) con más capacidad. Aunque sigue ofreciendo las cervezas Hefe Weizen (de trigo alemán) , Amber Ale (notas de caramelo), Indian Pale Ale (originaria de Inglaterra) y Stout (oscura y amarga) promete innovaciones en breve que ya se piensan desde su nueva fábrica de Ezeiza. Y en Palermo, el pub inglés Sherwood abre su jardín (Salguero 1358). Allí, a la casona reciclada se le suma un deck exterior con livings fabricados con pallet reciclados y 8 canillas de cerveza artesanal con barra de cocktails, y finger food. Completan su carta hamburguesas de cordero, BBpork sandwich, papas con cheddar y verdeo y batatas con salsa de miel y mostaza.

Por su parte, Growlers (Gurruchaga 1450) rinde culto al street art y a la cocina simple con Burguers, pollo frito y candy bacon, con 20 canillas de cerveza artesanal que rotan cada semana. ¿El plus? El cliente puede llevarse a casa la cerveza en growlers de 1,9 litros. Sin dudas, la cerveza más que nunca es la compañera ideal de las comidas relajadas y de los gratos momentos.

 

 

Un pensamiento en “El auge de los bares de cerveza artesanal”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *